ACOM GANA UNA BATALLA MÁS EN LA LUCHA CONTRA EL ANTISEMITISMO

 ACOM y su presidente, Angel Mas, ganan la batalla judicial por la querella que interpuso Gonzalo Boye por incitación al odio y asociación ilícita.


La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado  que se ha  archivado   la querella  interpuesta por el sr. Gonzalo Boye contra ACOM ,  pues  según se ha hecho publico no hay indicios racionales de comisión de delito de incitación al odio ni ser ACOM una asociación ilícita.

El abogado Boye,  nacido en Chile y conocido en España por ser defensor legal de la causa independentista catalana, arrastra tras de sí un gran curriculum de condenas judiciales en España: en 1996, por ejemplo,  fue condenado por la Audiencia Nacional a 14 años de prisión por colaborar con la organización terrorista ETA en el secuestro del industrial Emiliano Revilla. En prisión cursó Derecho. Fue puesto en libertad en 2006.

El 24 de junio de 2008,  representando al Centro Palestino para los Derechos Humanos, presentó en la Audiencia Nacional una querella contra el ex ministro de Defensa israelí Binyamin Ben-Eliezer, y seis militares más, por el bombardeo del barrio palestino Al Daraj. En 2010 volvería a querellarse contra Israel por  el asunto de la flotilla de Gaza.

También defiende a the Palestinian Centre for Human Rights (PCHR), ligado a la organización terrorista FPLP .

Hasta agosto de 2017 era secretario del consejo de administración de Diario de Prensa Digital,S.L., la sociedad que publica  diversos periódicos digitales de marcado tinte antisemita en el tratamiento de la actualidad judía e israelí.

La querella interpuesta contra Angel Mas y ACOM solicitaba una condena  que podría haber derivado en   pena de prisión de hasta cuatro años , además de  la ilegalización de la organización española en lucha contra el antisemitismo y su diversas formas de manifestación, como el movimiento BDS y demás.

La Justicia española determina, así pues,  que ni la querella inicial ni el posterior recurso son amteria de derecho. Además  se incide en que “ni el ejercicio de la libertad ideológica ni la de expresión” pueden justificar el “menosprecio” o el “sentimiento de hostilidad contra determinados grupos étnicos, de extranjeros o inmigrantes, religiosos o sociales”, por muy opuestos que estos sean a nuestras creencias o sensibilidades.

Desde Sfarad.es, siempre a favor de la lucha contra el antisemitismo, damos nuestra más sincera enhorabuena a Angel Mas por la resolución judicial y por su labor en la lucha por la defensa de los derechos del pueblo judío.

Angel Mas en prensa israelí: En Sfarad la situación es como en Alemania en los años ´30.”