BLANQUINA MARCH: LA MADRE DE LUIS VIVES

El ayuntamiento de Valencia edita una guía literaria para conocer rincones históricos de la ciudad a nombre de la madre del humanista Luis Vives.


Blanquina March, nacida en la  Valencia de 1473, en 1491, ante  la presión inquisitorial, se convirtió en cripto-judía.  Y seguidamente se casó con otro converso,  Lluís Vives Valeriola, comerciante valenciano. en 1492 fueron padres de un niño, Luis Vives. (en foto principal,plaza de la casa natal de L. Vives)

LLuis Vives i March

Pero el padre,   en 1501,  fue detenido y procesado por judaizante  por el Santo Oficio. Su hermano,  Salvador, casado con Castellana Guions, tenía una sinagoga secretísima en casa , de la que era rabino un primo hermano de Juan Luis, Miguel Vives;  fueron delatados.

Luis Vives, no obstante, consigue eludir la pena inquisitorial. Pocos años después, en 1508, su esposa, Blanquina, muere en Játiva, no asesinada por los inquisidores sino víctima de la peste. Fue enterrada en Alcira. Al año siguiente, el padre manda a Luis Vives a estudiar a La Sorbona (París) Una vez doctorado pasa a Brujas, Bélgica, donde se casa con Margarita Valldaura, también valenciana.

Su viudo, el comerciante Vives Valeriola, en 1522 vuelve a ser condenado y, después de que se le confiscaran todos sus bienes,  muere en la hoguera. Los autos de fe de Valencia se perpretaban frente a la Lonja de La Seda, junto al hoy llamado Mercado Central.

Beatriz y Leonor, las dos hijas del matrimonio, reclamaron los 10.000 sueldos que la madre aportó como dote. Y ganaron el pleito, siéndoles abonado el primer pago en 1527. Pero para evitar el pago total, se inicia un proceso inquisitorial contra Blanquina, fallecida 20 años antes. Arnau Alberti, inquisidor de Mallorca, condenó a Blanquina por herejía y apostasía. Desenterraron el cadáver enterrado en el cementerio de Alzira y quemaron sus restos  ya convertidos en ceniza en la hoguera. Luis Vives, que por aquel entonces está en el Reino Unido, a la vera de Tomás Moro y Catalina de Aragón, entra en una depresión y, sabiendo que sería su perdición, rechaza la cátedra de la universidad de Alcalá de Henares. Uno de los mayores humanistas, filósofos y pedagogos de su tiempo. Murió en Brujas en 1540.

Ayer, en el consistorio de Valencia, la concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales o de València ha presentado un guía literaria -conjuntamente con una sobre Azorín-  para que siguiendo los pasos de los Vives se pueda realizar una ruta histórico-literaria que no sólo descubre rincones desconocidos de las calles de Valencia, sino que también descubre aspectos de la historia valenciana que por desgracia han estado ocultos durante siglos. Darlos a conocer es, en última instancia, una forma de incitar a la tolerancia.

La guía de Blanquina Vives ha sido redactada por la arquitecto de la Universidad de Valencia,  Marilda Azulai, miembro destacado de la comunidad ortodoxa de Valencia.