CUANDO ESPAÑA ENCONTRÓ A SUS SEFARDÍES

El encuentro casual del Dr. Pulido y r. Bejerano que acabó con cuatro siglos de separación y silencio.


R. Jaím Enrique Beyerano, z´´ l, (Stara Zagora , Bulgaria, 1846) era hijo de Moshé Beyerano -oriundo de Béjar, Salamanca- y de  la hija del rabino de Plevna, Bulgaria, r. Yitzjak Baruj Calderón. Hasta el bar mitzvá, estudió Torá con su abuelo y luego con r. Nisim Alkalai. A los 17  años fue ordenado rabino, profesor de Torá en una escuela primaria  de Ruse y de Lengua Hebrea en la Alliance Israélite Universelle. Durante la guerra ruso-turca de 1877-1878, la ciudad de Ruse  fue conquistada por el ejército ruso. Los Bejerano, golpeados por la muerte de la madre, Kalo Calderón, asesinada en la contienda bélica, decidieron abandonar el lugar y  a través del Danubio comenzar una nueva vida  en la vecina Rumanía.

Allí, en Bucarest,  comenzará un gran rabinato de 32 años como presidente de la sinagoga sefaradí y director del colegio para niños sefardíes, aunque también impartió cursos de hebreo en la facultad de teología de la Universidad de Bucarest, estudió la comunidad sefardí de Valaquia, al sur de los Cárpatos, en el S XVI, cuando sefardíes otomanos proveían al Principado de Miguel El Valiente.

Su erudición y trato eran el motivo por el cual frecuentaba a la reina de  Rumanía, Isabel (quien quizás por eso firmaba sus obras como novelista bajo el pseudónimo de Carmen Sylva) y  se carteaba con Herzl, Nordau y Ben Yehuda. (Con este último, sobre la necesidad de que la rehabilitación del hebreo como lengua diaria tuviera el acento sefardí indefectiblemente, como así ha sido)

El doctor Angel Pulido Fernández (Madrid,1852) era hijo de dos asturianos , Ramón Pulido Inclán, de Soto del Barco, y Teresa Fdez. Blanco, de Cangas de Tireo. Se conocieron en Madrid, donde ambos buscaban medrar, pues eran de extracción humildísima, y allí, en la calle de las Infantas, tuvieron cinco hijos a los que con mucho esfuerzo pagaron carreras universitarias.Se doctoró en medicina en 1873.  Y en la vida, a la vera del Dr. Velasco, que proyectaba su Museo Antropológico, y de Emilio Castelar, presidente de la Primera República Española, que influyó en sus ideas políticas liberales y quien le dio a conocer el tema de los sefardíes ( que él conocía a través de la actitud del partido liberal respecto al judaísmo (España y los judíos a fines del S XIX)

Ingresó en la Real Academia Nacional de Medicina en  1884;  fue senador en las Cortes de la Restauración y subsecretario de la Gobernación, además de ​vocal del Instituto de Reformas Sociales. 

En el amanecer del  24 de agosto de 1903, el dr. Pulido y su esposa se van a embarcar  en Belgrado en un vapor que los habría de llevar por el Danubio hasta Orsova. La luz de la  aurora sobre el Danubio, a pesar del frescor, les hace permanecer en cubierta. Cerca de ellos, hasta el extremo de que se puede oir lo que hablan, una pareja , de cierta edad madura y aspecto triste, llama su atención. Hablan un español distinto. Son judíos españoles, se dice Pulido. Y decide hablarles.

–¿Está enferma la señora?

–No -responde el hombre-está afligida. Acabamos de perderuna hija y viajamos por distraerla y consolarla en su dolor.

Ambos caballeros se presentaron y Pulido -así dice en el relato que escribió al respecto- se maravilló con los saberes antiguos  y legendarios que tenía  su interlocutor, rabí Jaím Enrique Bejerano, quien a su vez les presentó a su esposa:

–¿Ves como la Providencia nos atiende y nos consuela? Hoy nos proporciona la  ventura de navegar en este barco y conocer a estos señores, que son de España, de nuestra querida madre patria, y hacernos sus amigos. ¿Ves qué bueno es Dios?

r. Jaim Bejerano ataviado como suma autoridad rabínica de Turquía: jajam bashi.

En noviembre de ese mismo año, Pulido formuló en el Senado y ante el Ministro de Estado,  la necesidad de proteger el idioma castellano en los países del Este; luego, escribió varios artículos, traducidos y publicados en varias lenguas. En abril sacó un libro, Los israelitas españoles y el idioma castellano, presentó en la Real Academia Española de la Lengua una proposición para nombrara académicos correspondientes, durante un año recibió y contestó  una docena de amplias cartas diarias en los que sefardéis de distintos puntos – de Londres a Tánger y de Jerusalén a Nueva York- contestaban a un formulario, con la gran ayuda social de doña Mika Alcalai, dama de la alta sociedad de Trieste, y en la RAE, deD. Ramón Menéndez Pidal, que se imbuyó en el estudio filólogico del Romancero Sefardí. Para 1905 salió el gran libro «Españoles sin patria y la raza sefardí»  , puesto en el Índice de Libros Prohibidos por un decreto del Santo Oficio el 7 de marzo de 1910 .

Quedaba así instaurada una actitud diferente de España hacia los judíos que expulsó cuatro siglos antes, lo que se dio en llamar la ola del filo-sefardismo, creando a través del rey Alfonso XIII, en 1910, la Unión-Hispano-Hebrea para reconciliar a los serfardíes con España. En el Protectorado español de Marruecos se suscribieron 4.000. Con el patrocinio real se fundaron algunas escuelas para niños sefardíes en Marruecos, y en los Balcanes se dieron ayudas para cátedras de español.

Se creó también en estos tiempos una cátedra de Hebreo para el profesor A Shalom Yehuda, mientras en España se refugiaban de la Primera Guerra Mundial intelectuales como Max Nordau, acogido por Rafael Cansinos Assens y Carmen de Burgos  o  Gabriel Alomar hasta el extremo de fundar la comunidad judía de Madrid. En 1920, por iniciativa de Pulido fue fundada la Casa Universal de los Sefardíes, etc. España había encontrado a sus sefardíes.

Mientras tanto, r.Jaím Bejerano se instaló en Edirne, la antigua Adrianópolis, en Tracia.  Estableció una escuela judía en Edirne y trabajó para ayudar a las personas que sufrieron mucho por las guerras de los Balcanes. Cuando rabino Haim Nahum Efendi salió de Turquía para establecerse en Egipto en 1920, el rabino Bejerano se mudó a Estambul, donde fue nombrado   rabino jefe de Turquía,  jajám bashi, cargo que ocupó hasta el final de la vida.

Y también fue poeta. El dr. Pulido, en 1903, en el Senado de España,leyó estos versos que escribió desde Bucarest r Jaím Bejerano:

A ti lingua santa
A ti te adoro
Mas ke a toda plata
Mas ke a todo oro

Tu sos la mas linda
De todo linguaje
A ti dan las siensyas
Todo el vantaje

Kon ti nos avlamos
Al Dio de la altura
Patron del universo
I de la natura

Si mi pueblo santo
El fue kaptivado
Kon ti mi kerida
El fue konsolado

 

Pulido falleció en Madrid, en 1932. Bejerano, un año antes, en Estambul.