¿DE DÓNDE ES LA»HAGADÁ DE SARAJEVO»?

 Repasamos la transmisión textual de la  que probablemente sea la más antigua Hagadá que conservamos.


La denominada Hagadá de Sarajevo es famosa en todo el mundo: es la hagadá de Pesaj más antigua de la que  hoy tenemos noticia  – S XIV- y está conservada, milagrosamente, en el Museo Nacional de Bosnia-Herzegovina, despúes de haber pasado por no pocas y peligrosas vicisitudes.

Pero la Hagadá de Sarajevo -obra de arte maestra de la tradición sefardí de iluminación de manuscritos-  no se editó en Sarajevo sino en la Barcelona de 1350, entonces bajo la Corona de Aragón.  No obstante hay quien sostiene que no se creó allí sino  en Tarragona.

Aunque no es una tesis completamente demostrada, parece ser que el origen de esta obra fue un posible regalo matrimonial que enlazaba dos linajes, los Shoshán y los Elezaar,  pues en dos esquinas inferiores aparecen sus escudos.

Las páginas – manchadas de vino, evidencia de su uso en las noches de Pesaj de muchos siglos-  son de vitela -estómago de becerro nacido muerto- que son las más preciadas, iluminadas con cobre y oro.

El manuscrito se divide en tres partes. En la primera hay 34 hojas con ilustraciones de las historias de la Torá desde la creación del mundo hasta la muerte de Moshé Rabenu,  detallando  los eventos relacionados con el asentamiento del pueblo judío en Egipto y su partida de  allí.  La segunda parte es una versión decorada de la Hagadá, acompañada de varias ilustraciones, y en la última parte hay un ciclo de poemas litúrgicos y oraciones para los días de la Pascua.

Se desconocen los datos exactos de lo que la filología denomina transmisión textual, pero se especula con que saliera de Barcelona cuando los gravísimos disturbios de 1391 contra la judería de Barcelona, que la arrasó por completo. Otros piensan que fue después del Edicto de Granada de 1492 y que pudo haber salido , en primer lugar, hacia Portugal.

Sí sabemos que luego pasa por Italia. En la contraportada del libro se incluye un régimen de ventas hebreo,  característico de los judíos de Italia,  por el cual sabemos  que el libro se vendió en Italia en 1510. Permaneció en Italia hasta al menos el comienzo del siglo XVII, como lo atestigua una línea de confirmación escrita a mano por un censor llamado Giovanni Domenico Rastorini.

En una fecha desconocida, la Haggadá pasa a Sarajevo y  en 1894 fue vendida en el Museo Nacional de Bosnia en Sarajevo por la  familia Cohen, quienes se vieron obligados a venderla después de que el padre muriera y  la viuda quedara sin medios de subsistencia para los hijos.

La Hagadá entonces suscitó  gran interés en el mundo académico y en 1898 se publicó en Viena un estudio sobre su texto y  sus  ilustraciones , firmado por el investigador David Heinrich Miller y el experto en arte Julius von Schlosser.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el bibliotecario jefe del museo, Darwish Korkut, ocultó la Hagadá  por temor a que los nazis la destruyeran -era muy posible que supieran de su existencia- así que la escondió  en una mezquita en  la localidad de Zenica. La historia de Derviš Korkut  fue contada en un artículo de Geraldine Brooks en la revista The New Yorker. ( El artículo también presenta la historia de la joven judía, Mira Papo, a quien Korkut y su esposa escondieron de los nazis mientras actuaban para salvar la Hagadá. En un giro del destino, siendo ya  una anciana en Israel, Mira Papo se hizo cargo de la seguridad de la hija de Korkut durante la guerra de Bosnia en la década de 1990.)
Acabada la II Guerra Mundial, Sándor Scheiber, director del Seminario Rabínico de Budapest, publicó en 1957 un facsímil de la Hagadá.

En 1985 se imprimió una reproducción en Ljubljana, con 5.000 copias.

Durante la guerra en Bosnia a fines del siglo XX, el bibliotecario Dr. Enver Imamović la escondió  en una bóveda subterránea de una sucursal bancaria. Tras los rumores  sobre una posible venta  del gobierno de Bosnia y Herzegovina para financiar la compra de armas,  el presidente de Bosnia permitió que se usara en el seder de Pesaj de 1995.

Posteriormente, el manuscrito fue restaurado a través de una campaña especial, financiada por las Naciones Unidas y la comunidad judía de Bosnia en 2001,  pasando a exhibirse  permanentemente en el museo  nacional de Bosnia Herzegovina en diciembre de 2002.

El Museo Nacional  de Bosnia autorizó la publicación de un número limitado de reproducciones, cada una de las cuales se ha convertido en un objeto de colección. En mayo de 2006, la editorial de Sarajevo, Rabic Ltd., anunció la publicación de 613 copias  más, en pergamino hecho a mano,  que intenta recrear la apariencia original del original del siglo XIV.

El valor estimado de la obra maestra es de siete millones de euros: fue el importe de la póliza de seguro que realizó un museo español para poder exhibirla en los fastos del Quinto Centenario, en 1992.

Una copia fue entregada al ex Primer Ministro del Reino Unido Tony Blair por el Gran Mufti de Bosnia y Herzegovina Mustafa Ceric durante la ceremonia de entrega de premios del concurso Faith Shorts de la Fundación Tony Blair Faith en diciembre de 2011. El Gran Mufti lo presentó como símbolo de la cooperación y el respeto interreligiosos, al tiempo que relata la protección del libro judío por los musulmanes en dos ocasiones en la historia.  Otra copia fue entregada por el Gran Mufti Ceric a un representante del Rabinato Principal de Israel durante la reunión interreligiosa «Vivir Juntos es el Futuro» organizada en Sarajevo por la Comunidad de Sant’Egidio.