EL TRITEL: LOS JUDÍOS DE FEZ EN 1912

La judería de Fez sufrió dos sangrientos días de violencia antisemita por la firma del tratado que iniciaba el Protectorado Francés de Marruecos.


El último día del mes de Nisán, recién acabado Pesaj 1912, cuando todavía en el ambiente estaba la animada alegría de la Mimuna, los judíos de Fez sufrieron un ataque que la comunidad judía designa con el nombre de Tritel (palabra del árabe de Marruecos para el término ruso de pogromo, pero que en principio sólo significa “saqueo”)

El motivo de la violencia musulmana fue el de la firma de los Acuerdos de Fez:  el sultán Abdeljafid cedía la soberanía marroquí a la república francesa.  (Alemania recibió  territorios en el Congo y España los territorios que conoceremos como Protectorado Español)

Estado en el que quedó el melaj.

El melaj de Fez, el barrio judío ,  fue  saqueado y atacado por residentes judíos :  51 judíos fueron asesinados y 12.000 residentes se quedaron sin sus viviendas. Por supuesto, no era la primera vez que la judería marroquí sufría ataques en el S XX: en Thaza hubo cuarenta judíos asesinados en 1903, por ejemplo. Y cincuenta en Stat en 1907.  Ataques violentos contra los judíos de Fez hubo en 1465, donde no hubo ni un solo superviviente, y en 1033.

El 30 de marzo de 1912,  tras la crisis de Agadir, se firmó el acuerdo de Fez. La nueva administración -francesa- incluía el nombramiento de un Alto Comisionad, gobernador de facto.  Muchos musulmanes marroquíes no aprobaron que su país se convirtiera en un protectorado subordinado a una potencia extranjera.

En 1912, la comunidad judía de Fez contaba con 12,000 personas ( de una población total de aproximadamente 100,000)

Los disturbios estallaron el 17 de abril de 1912,  después de que el ejército marroquí en Fez se rebelara contra sus instructores franceses y los matara a tiros. Más de 5.000 soldados marroquíes bien armados participaron en el levantamiento. Después, grupos de soldados marroquíes marcharon hacia el edificio de la embajada francesa, pero se encontraron con fuertes disparos de las tropas francesas y se retiraron hacia el melaj, que estaba rodeado por un alto muro y una gran puerta. Muchos judíos residentes  fueron saqueados  durante los dos días siguientes:  casas privadas destruidas, por no decir ya nada de las sinagogas.  Muchos judíos fueron fusilados o golpeados y se produjeron también  violaciones sexuales.

En algunas  otras partes de Fez hubo combates entre las fuerzas francesas y los rebeldes musulmanes. Después de que los franceses comenzaran a bombardear los barrios de Fes al-Jadid y dañaran la torre de una de las mezquitas, se iniciaron negociaciones entre el embajador francés y los dignatarios de la ciudad. Las negociaciones terminaron con acuerdos entre los bandos, y soldados y policías franceses entraron a la ciudad para vigilar y arrestar a los soldados musulmanes que se habían levantado antes.

Un día después de llegada la calma, unos 100 voluntarios judíos fueron requeridos ​​por las fuerzas francesas  para regresar al mélaj  y evacuar los cuerpos de las víctimas. Durante semanas las ruinas fueron retiradas  y con la ayuda de donaciones de otras comunidades judías de Marruecos y otros países, la construcción comenzó de nuevo.

Patio del palacio del sultán, con los refugiados judíos

51 judíos fueron asesinados en los disturbios, incluyendo 18 mujeres y 10 niños. El número de heridos graves fue de 72. Durante los disturbios, los 12,000 residentes judíos del melaj huyeron a las áreas seguras que les asignó el gobierno francés (incluido el zoológico privado del sultán) y permanecieron en las próximas semanas en complicadas condiciones de vida de subsistencia.  Aparte de las víctimas y los daños a la propiedad,  miles de libros y  manuscritos fueron quemados o dañados y perdidos para siempre.

A diferencia de otros ataques a juderías marroquíes, en esta ocasión la prensa internacional se hizo eco de la situación. El periódico yiddish Der Fried describió los eventos del Tritel diciendo: “Kishinev  fue un juego de niños comparado con el baño de sangre que tuvo lugar en el barrio judío de Fez”.