ENRIQUE JAÍM MOSHÉ BEJERANO

 

Nota biográfica del rabino que , de forma casual, desató la ola de filosefardismo en la España de Alfonso XIII


 Aunque su apellido haga referencia a la localidad de Béjar, en Salamanca, Enrique bejor Jaím Moshé nació en Stara Zagora, ciudad tracia (Bulgaria) en un momento dado entre 1846 y 1850. Su madre, Kalo Calderón, era hija del raino Yitzjak Baruj,  de Pleven (Bulgaria) y su padre, Moshé Bejerano, descendiente de unos sefardíes, como ya dijimos, de Béjar. Stara Zagora tuvo desde el S XVII una gran comunidad judía, sefardí en su mayor parte, y creció bastante cuando después del incendio de Edirne (Adrianópolis en aquel entonces) muchas familias sefardíes emigraron a Stara, que seguía dentro de las fronteras del Imperio Otomano.

En Edirne

Sus primeros estudios corrieron a cargo de su abuelo, pero a los 12 años regresó a casa de sus padres y tras estudiar en la yeshivá de Alkalai, a los 17 años fue ordenado rabino. Comenzó a ejercer su rabinato en la ciudad de Ruse,  en la ribera del Danubio, frontera norte de Bulgaria con Rumanía y patria chica de personalidades enormes del judaísmo sefardí, como Elías Canetti. Además de enseñar hebreo en la escuela de L´Alliance de la ciudad, esla época en que se instruyó en inglés, alemán y francés. Español lo sabía de casa.

En 1877, al estallar la guerra entre los imperios ruso y otomano por los territorios de Bulgaria, Ruse fue conquistada por los rusos y su madre fue asesinada por el impacto de un proyectil. Entonces, Bejerano decide abandonar definitivamente Bulgaria y establecerse en Rumanía.

En Bucarest , entonces recién eleegida capital, empezó siendo el rabino de su comunidad sefardí. También se puso a colaborar en el estudio histórico de los judíos de Rumanía .En 1889 participó en la inauguración de la nueva sinagoga de los sefardíes de Bucarest, el Kahal Grande, hoy un edificio de apartamentos. Muchas veces fue invitado al salón de la reina Elizabeth de Rumanía, mujer muy culta. Bejerano, um gran políglota, sirvió como traductor de la monarquía .

También participó en la fundación del movimiento de Jovevei Tsión, pues tenía muy clara su postura sionista y se carteaba con Herzl o Eliezer Ben Yehudá, a quien asesoró sobre la importancia del hebreo de los sefardíes, que es lo que hoy reconoce la Academia de la Lengua Hebrea como normativo.

Además, a bordo de un barco sobre el Danubio, hablando en ladino, conoció al senador español D Angel Pulido, con el que comenzará una intensa amistad y colaboración, momento en que ESPAÑA ENCONTRÓ A SUS SEFARDÍES,  dando pie a el movimiento social del sefardismo a principios de S XX en Sfarad.

A propuesta de Pulido, fue nombrado académico correspondiente de la Real Academia de la Lengua Española; perteneció también a la Società Dante Alighieri italiana al Comité Académico de Historia Internacional de París.

Como autor, publicó un artículo en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza (abril de 1883) sobre la cuestión sefardí, titulado «Los judíos españoles de Oriente»Bejarano es  autor de una colección de  3.600 refranes y dichos populares de los judíos sefardíes y entre las canciones que compuso en ladino, hay algunas que expresan el anhelo por España y el amor por la lengua española. El poema del rabino Bejarano en alabanza al ladino fue leído en 1903 en una reunión del Senado español por Angel Polido:


A ti te adoro
Mas ke a toda plata
Mas ke a todo oro
Tu sos la mas linda
De todo linguaje
A ti dan las siensyas
Todo el vantaje

Kon ti nos avlamos
Al Dio de la altura
Patron del universo
I de la natura

Si mi pueblo santo
El fue kaptivado
Kon ti mi kerida
El fue konsolado

 

Más tarde, en 1913, pasó a ser rabino de Edirne.  En mitad de las convulsas Guerras de los Balcanes, se preocupó de la educación de los judíos levantando una escuela judía. Faltaba un año para que el Imperio Otomano se desmoronase con el embite inglés de la Primera Guerra Mundial. Acabada la guerra, en 1920 muere el Jajám Bashi de Istambul, r Najum Efendi, y entonces Bejerano pasa a sucederle como máxima autoridad rabínica de la República de Turquía.

Falleció en 1931 y fue enterrado en el cementerio estambulita de Arnavutköy.

Su esposa, Reina, le dio tres hijos y cinco hijas.