HOSANA RABÁ: LA GRAN SÚPLICA

El último día de la fiesta de Sukot se denomina Hosana Rabá. ¿Pero cuál es su significado  y trascendencia en el judaísmo?


El séptimo día del mo´ed de Sukot -21 de Tishrey- es Hosana Rabá. En arameo original, הוֹשַׁעְנָא רַבָּא. La gran súplica. En la sinagoga, una procesión circular de siete vueltas –  tantas como patriarcas- esgrimiendo el lulav mientras se entonan las hosanot y se sopla el shofar todo alrededor de la tevá (el estrado desde el que se oficia el servicio sinagogal, que también se llama migdal ha´etz, la torre de madera)

Las hosanot –piutím  que se cantan en la sinagoga durante los seis  Shajarit  previos en el mo´ed de Sukot, en este día se intensifican -por eso el adjetivo arameo rabá, grande. ¿Pero qué significado tiene la palabra “Hosana?

La palabra que hoy usamos es una contracción. הושע נא, hosana ná, donde   es una súplica, la petición de un favor.  (Como el Ana del Ana Be´koaj. Por eso hoy en hebreo culto , por favor se dice Na, (Ná minjá,, házme un favor)  Su autoridad tanájica está en el Salmo  118, “אנא ה’ הושיעה נא”, Ana Adonai hoshia na” .  El imperativo Hoshá, cuya raíz está en nombres como Isaías, Oseas, Yehosúa e incluso Moisés, significa salvación.  Hosana Rabá, la gran petición: Te rogamos por nuestra salvación. (La noche anterior a la fiesta se suele leer entero el Libro de los Salmos)

En tiempos del Templo, para Sukot, era precepto llevar  todos los días -excepto Shabat- ramas de sauce  que cortaban de los árboles junto al arroyo de Sorek en lo que hoy es el barrio de Motza, en la autovía 1 que une Tel Aviv con Jerusalén. Frontera de la tribu de Judá y Dan, según el libro de los Jueces.  Esas ramas de sauce debían colocarlas en los dos extremos del altar y entonces los sacerdotes rodeaban ese altar cantando. El primer día se rodeaba una vez, y así sucesivamente, con lo que el día séptimo se daban siete vueltas. (Mishná, Masejet Sucá, perek 4)

Desde que empezó el periodo de  hacer tshuvá hasta ese 21 de Thisrey han transcurrido 51 días. Pero el plazo de la tsuvá no se cierra con la oración de la neilá (cierre) de Yom Kipur, sino el último día de Sukot. Por eso otro nombre alternativo para esta fiesta es El Día del Sello, Yom Jotém, el día que clausura las sentencias del Juicio con una sentencia que ya no es personal como en Kipur, sino general, para todo el mundo, en tanto que comunidad. Como la vida humana depende del agua, se recurre al sauce porque este árbol, a diferencia de los demás, que crecen hacia arriba, necesitan crecer junto al agua para que sus ramas en vez de erguirse se repliegan hacia abajo, hacia ese agua que en el judaísmo purifica como una inmersion en un mikvé. (No olvidemos que el otro gran mo´ed del año, Pésaj, es el de la última lluvia del invierno, dando paso a la primavera, como el mo´ed de Sukot da inicio a las primeras lluvias del otoño. )

En los pitutím de Sukot, las hosanot, que generalmente van en acrósticos ordenados según el alefato, se repite una misma fórmula de enlace: “הושע נא”, Hosá Ná. (En la tradición sefardí estas hosanot son del sidur de Sa ádia Ha´Gaón, del S X, así como de distintos paytaním compositores de pitutím –  de la Edad de Oro en Sfarad)

Aquí una muestra de cómo lo hacen en  la Congregación Sefaradí ” Yesod Hadat ” (templo de Lavalle), Argentina.