LA ANTIGUA SINAGOGA DE SHANGHAI

La sinagoga que el barón lord Yaacov Elías Sasoon construyó para su esposa Raquel (después de haberle dedicado ya la de Elihau en Bombay)


La dinastía de LOS SASOON  se crea en Toledo con la poderosa familia de los Ben Sosán, entre los cuales destaca Yosef, fiel ministro del rey Alfonso VIII y constructor de la sinagoga  toledana cuyo color blanco es el de la azucena (Há Shoshán) y bajo ningún concepto la blancura virginal del expolio católico en dicho lugar de culto hebreo.

Los Ben Shosán habían llegado a Toledo cuando en el S X cerraron las últimas academias talmúdicas de Babilonia, Sura y Pumbedita. Después de la expulsión de Castilla, la familia, vía Kosta,  regresaría a Bagdad cuando ésta fue parte del Imperio Otomano: el banquero Susan Ben Tzalaj, nacido en 1750 fue  desde 1817 representante de los asuntos económicos del Imperio Otomano en Bagdad. Prosperaron tanto que una parte de la familia se radicó en Inglaterra, donde fueron ennoblecidos con el más bajo título nobiliario que existe: la baronía. Cuando aún no existía el Canal de Suez, los británicos llegaban a sus colonias imperiales en La India a través del puerto irakí de Basora. Y muchos judíos de Irak abandonarán Bagdad, atascada en la desidia otomana, instalándose en Calcuta y Bombay.  Parte de los Sasoon , por ejemplo,  Elias David Sassoon, tomaron este camino, dedicándose a la banca en Mumbay. Sus negocios se extendían desde Calcula a Cantón, pasando por Hong Kong y Shanghay. Su primogénito, Ya´acov Elías Sasoon, heredero de los negocios, fue nombrado barón de Sasoon el 9 de febrero de 1909. Y es quien construye, por amor a su esposa, Rajel,  la sinagoga de Shanghay. De ahí el nombre , Beit Kneset Ohel Rahel, la Sinagoga de la tienda de Raquel. Por cierto, la esposa de Sasoon no podía, como Rajel Imenu, tener hijos.

La sinagoga, consagrada en marzo de 1920, fue edificada en  the Seymour Road, en el sector oeste del asentamiento internacional.  Su estilo, algo así como neo-barroco, con sus columnas jónicas. Su primer rabino fue el r Hirschs, el primer rabino sefardí que hubo en Shanghay. En su hejal había ni más ni menos que 30 Sifrei Torá!

Jupá en 1951

Además, al año de empezar se creó un club social bajo el nombre de Ajdut (Unión) en el que socializaban juntos tanto aszkenazíes como sefardíes, aunque predominaran estos últimos. Cuando la comunidad askenazí vio dañadas sus instalaciones por un conflicto bélico en 1932, construyeron junto a Ohel Rahel su nueva sinagoga. Y la escuela de hebreo de Ohel Rahel daba lengua santa a todos.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, las concesiones extranjeras, incluyendo el área alrededor de Ohel Rajel, continuaron bajo control internacional  (incluso después de la victoria japonesa en la Batalla de Shanghai de 1937) . Sin embargo, poco después del ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, Japón invadió y ocupó los asentamientos restantes en Shanghai. La ley impedía  los fondos estadounidenses a la comunidad judía de la ciudad, que además había crecido con miles de refugiados r de Europa.  Los japoneses impusieron restricciones a los judíos de Shanghai y, en 1943, obligaron a la mayoría de ellos a trasladarse al Sector restringido para refugiados apátridas, el Gueto de Shanghai. Este se encontraba en Hongkou,, lejos de Ohel Rachel, que se convirtió en un establo.

Fachada principal en 2013

El partido comunista de China permitió el uso de la sinagoga hasta 1952, en que el edificio fue incautado por el estado y expoliado de sus bienes. Para 1956 casi todos los judíos de la ciudad habían emigrado.  Y la sinagoga, en los años ´60, era un almacén en el que por el suelo había candelabros rotos.

Con el deshielo de las  relaciones chino-estadounidenses,  a fines de la década de 1990, el presidente chino Jiang Zemin invitó a tres líderes religiosos estadounidenses (seleccionados por el presidente estadounidense Bill Clinton) para visitar China en febrero de 1998. Uno de ellos, el rabino Arthur Schneier, obtuvo una promesa del alcalde de Shanghai, Xu Kuangdi, para proteger a Ohel Rachel, restaurarla y abrirla al público. El Municipio de Shanghai asignó 60 000  dólares para restaurar la sinagoga  bajo la dirección de su antiguo cuidador Aha Toeug ( que ya vivía en  Israelí) . Poco después visitaron la sinagoga los Clinton, acompañados por Madeleine Allbright. En septiembre de 1999, se celebró un servicio de Rosh Ha´Shaná en la sinagoga por primera vez desde 1952.  A los pocos meses de eso, la sinagoga fue visitada por el presidente israelí Ezer Weizmann.

Las áreas del edificio  fueron remodeladas para estas visitas  oficiales y se usaron luego como un salón de conferencias, aunque a los judíos se les permitió observar  en ellas días festivos como Purim, Pésaj, Rosh Hashaná y Januká . La sinagoga askenazí, llamada “la nueva”, fue demolida en 1991.