LA SINAGOGA DE GERUSH SFARAD EN BURSA

Historia de una sinagoga en Turquía que aún hoy está en funcionamiento para la pequeña comunidad de la localidad de Bursa.


Bursa, en la costa sur del Mar de Mármara, punto esencial de la Ruta de la Seda y sede de los mausoleos de lo sultanes otomanos, fue siempre una ciudad de gran desarrollo económico; cuando los judíos hispano-hebreos que optaron por el destierro de los reinos de Castilla y Aragón y  llegaron al Imperio otomano no sólo se asentaron en plazas como Tesalónica o Estambúl, sino que también lo hicieron en localidades como Bursa. No en vano, allí había ya desde antiguo, desde tiempos del Imperio Bizantino,  una comunidad judía , romaniote,  que los acogió a principios del S XVI.

Judíos de Bursa, en 1910.Hermanos Sabán. ©Beit Hatfusot
Entrada a la sinagoga de Guerush Sfarad

Estos judíos del destierro hispánico son conocidos con un término hebreo: los megurashím, los expulsos, es decir, los que vivieron la expulsión de Sfarad, el Gerush Sfarad. Ambas comunidades dispusieron de tres sinagogas: la de Etz Jaím, (la más antigua, destruida en 1940) ,  la Sinagoga Mayor (que también fue construida por los sefardíes)  y la de Gerush Sfarad (la más grande, con cabida para un minián de 500 judíos) Sólo esta última está en activo como sinagoga para la exigua comunidad actual. La Sinagoga Mayor, recientemente reconstruida, es sólo utilizada para realizar la tharat ha´metím, lit. la purificación de los muertos: el acondicionamiento de los cadáveres para el entierro (una de las ceremonias más importantes de la  vida de un judío creyente)

La Sinagoga de Gerush Sfarad es, en esencia, sencilla, básica, un espacio de frescor y limpieza -pureza- pero,  sin embargo, al entrar en ella,  se tiene la sensación de estar en un lugar suntuoso ; esto sin duda es debido a sus altas paredes  y sus esbeltas columnas  blancas rodeando  una gran tevá,  que a su vez  está también rodeada por barandillas de madera y bancos tapizados en  terciopelo del color del cortinón en el  Templo de Jerusalén . Todo ellos bajo una cúpula de gran colorido y las arañas de cristal que la iluminan. El conjunto es de un elegancia notable, acorde con la solemnidad de las ceremonias que allí se realizan y propiciando que los que allí rezan pueden desarrollar con estímulo y  sin obstáculos el cultivo de las KAVANOT

Se cree -dada su evidente antigüedad-  que los Sifrei Torá que guarda su hejal  fueron traídos a Bursa  por  los megurashím  de España.

La tevá elioná, foto de Ida Cowen, 1981. 

Una particualridad de este centro de oración hebreo es que dispone de dos estrados para la Lectura de La Torá, dos tevot (pl. de tevá) Esto es  un rasgo disitntivo que sólo poseen , si es que lo poseen, las sinagogas sefardíes. Una de estas tevot, llamada superior (elioná) está en el piso de la galería de las mujeres , a donde se llega por una serie de escaleras empotradas en los muros. Esta singularidad sólo nos es conocida en  algunas  sinagogas, dos  provenzales – la de Carpentras ,  construida en 1367, y la de Callion, de 1494- y la de Kochín, en la India, de 1568, la más antigua entre las activas en la Commonthwealth of Nations. El uso de la tevá  elioná, a la altura de las mujeres, se reservaba para días de fiesta mayor, cuando más mujeres asistían a la sinagoga.

La sinagoga, así como una yeshivá, fue fundada en tiempos del rabino R. Isaac ibn Lev , donde estudiaron entre otros Abraham Ibn Ya’ish, Moisés Ibn Gamil, Yom Tov Alroyo, Meir Halevi ibn Migash, Moses Shorbiel y Jacob Sirilano. R. Gabriel ben Elia fundó otra ieshivá en Bursa y fue jefe de los rabinos de la ciudad hasta 1560.

Judíos de Bursa en 1994. © Beit Hatefusot.

Ocho judíos de Bursa fueron deportados en 1592  a la isla de Rodas por orden del sultán,  tras haber sido involucrados en un libelo de sangre. Poco después se intentó expulsar a los comerciantes judíos del zoco, cosa que no fue posible porque los judíos tenían en su poder documentos que había firmado el imperio un firmán-  cuando incentivó su asentamiento en Bursa. A finales del S XVI eran casi ochocientas familias las que allí vivían, dedicados a la compra de seda persa para la manufactura en Bursa. Mientras tanto, los sefardíes de Salónica hacían lo mismo con la lana de los búlgaros.

  Los rabinos de Bursa en el la primera mitad del siglo XVII fueron Abraham Algazi y su hijo Judah Algazi (m. 1636) y Abraham Ganso. En la segunda mitad del mismo siglo sirvieron en la ciudad los rabinos Samuel Sagnis e Isaac Raphael Alfandari. Moses Algazi, el padre de R. Solomon Algazi de Izmir, fue el rabino principal de Bursa en 1668.  Raphael Samuel Hadjes fue el rabino principal entre 1672 y 1680. A principios del siglo XVIII, Elijah Joseph Shilton era el rabino principal de la ciudad y Yom Tov Saban ofició en Bursa a mediados del siglo XVIII.

 A finales del siglo XVIII R. jaím Moshé  Galipolity vivió en la ciudad. Este último también era médico.  R, Shabetai Galipolity fue rabino en la segunda mitad del siglo XIX . Otros rabinos de la ciudad durante la última décadas del siglo XIX y principios del XX fueron Nissim Medini, Solomon Uziel, David Papo y Moses ben Habib. En 1883, ya sólo  2.179 judíos vivían en la ciudad; en 1886, 600 familias ( que hace un total de unas 2.800 personas). Toda la comunidad judía vivía en el mismo barrio y era pobre. Antes de la Primera Guerra Mundial, la comunidad contaba con 3500. En 1927, se redujo a 1.865 debido a la considerable inmigración a América del Sur.