LA SINAGOGA MÁS ANTIGUA DE LA CIUDAD VIEJA

 La Sinagoga de Rambán, del S XV, en el barrio judío de la Ciudad Vieja, Jerusalén, es hoy por hoy el Beit Kneset más vetusto del epicentro del judaísmo.


Ha´Rambán, como sabemos, es un acrónimo hebreo que se corresponde con Rabí Moshé Ben Najmán, a quien en lenguas europeas conocemos en su versión griega, Najmánides.  (No confundir con Ha´Rambám, que es Maimónides) Nació en Gerona a fines del S XII -dicen que en 1194- por lo cual en catalán es conocido también  Bonastruc ça Porta. Uno de los mayores jajamím de la Edad de Oro de Sfarad. En el verano de 1263 -ya entrado en años- se enfrentó a un fraile dominico, ex rabino convertido al catolicismo, Pau Cristià, en  una confrontación dialéctica de signo religioso que tuvo lugar en el Palacio Real Mayor de Barcelona;  lo que se conoce en la Historia como La Disputa de Barcelona. No hubo ganador. Pero Najmánides decidió abandonar Sfarad y partió hacia la Tierra de Israel.

Jerusalén, en 1267, estaba devastada por la invasión de los corasmios -de la región de la Sogdiana, Persia-  que había provocado la Octava Cruzada;  y por la invasión de los mamelucos, monjes guerreros de las profundidades de Egipto,  que ahora gobernaban desde lo que hoy conocemos como la Torre de David, las ruinas del Palacio de Herodes El Grande.  Najmánides quedó boquiabierto de la desolación de los pocos judíos que había entonces en Jerusalén -de hecho él no habitó allí, sino en Ako-  y decidió que había que construir una sinagoga al menos en la Ciudad Santa de David.

Columna del S XV con inscripciones

Pero aunque esta sinagoga lleve el nombre de Ha´Rambán, el lugar no está exento de  polémica -deporte jerosolomitano por excelencia- ya que según documentos del Beit Din Islámico de Jerusalén, consta que el solar llamado de los asquenazíes fue comprado el 25 de marzo de  1425.

En la década de los años ´30 del S XX,  Jacob Pinkerfeld , el famoso arquitecto, identificó el edificio como  la antigua estructura descrita por el Rambán .  Pinkerfeld publicó su conclusión en su libro “Sinagogas en Israel entre la época delos gaones y la llegada de los jasídicos” (1946)  y especuló  con la idea de que la estructura existente sólo fuera una parte de la misma, que se habría extendido hacia el oriente del edificio actual.  Esta hipótesis  fue demostrada como correcta  tras las excavaciones arqueológicas que tuvieron lugar después de la Guerra de los Seis Días. La conjetura de Pinkerfeld se hizo evidente en la conciencia pública y desde entonces el nombre de la sinagoga  es el de  La Sinagoga  de Ha´Ramban.

 

No todos lo aceptan, no obstante, aunque las pruebas para no aceptarlo sean endebles: la yeshivá de Ha´Rambán estaba en el Monte Sión, hoy fuera de las murallas. ¿Pero no puede haber instituciones distintas con el mismo nombre sin depender unas de otras? Meir Ben Dov, arqueólogo, identificó la sinagoga también en el Monte Sión, en el marco de las disputas entre judíos y cristianos por la propiedad de la Tumba del Rey David. Tras este problema, las autoridades musulmanas expulsaron a los cristiano y judíos de la zona, y éstos últimos se empezaron a asentar en lo que hoy es el Barrio Judío de la Ciudad Vieja: es decir, la Sinagoga de Ha´Rambán habría tenido dos ubicaciones y nosotros sólo conocemos la segunda.

Rabí Basola, italiano afincado en Tzfat, en 1520, escribe que en Jerusalén hay sólo una sinagoga con cuatro columnas de mármol y una cúpula. Pero su existencia como sinagoga en funciones duró poco:

Columnas dóricas del Cardo, la calle principal de Jerusalén en tiempo de Adriano

Según cuenta R. Ovadia Bartenura, el minarete de mezquita que hay junto a la sinagoga tiene una historia. En un principio era la casa de cierto judío que después de una gran disputa decidió convertirse al Islam. Su madre, entonces, dedicó el solar a construir para su hijo una mezquita que llaman de  Sidna Omar.  La sinagoga , que ya había sido destruida en 1474 por una turbamulta de musulmanes encolerizados, fue abierta de nuevo un año después por las autoridades mamelucas regentes, pero en 1587, el gobernador otomano de turno decidió que era imposible mantener una sinagoga junto a la mezquita, y la cerró. Y además prohibió que construyeran sinagoga alguna en cualquier parte de Jerusalén.

En el S XVII, unos judíos la restauraron, a pesar de la prohibición de culto. Se convirtió, así, en un almacén. Y luego fue utilizada como quesería.

Al final de la Guerra de los Seis Días, se decidió reconstruirla ; se realizó  una  prospección y posterior excavación arqueológica   para re-consagrarla   ese mismo año  – 1967- con la idea  de “cerrar el círculo” , ya que se cumplían  700 años  de la llegada  del Rambán a Israel – 1267.

Tras la restauración de la sinagoga se convirtió en  la más concurrida de todas las sinagogas del Barrio Judío,  siendo su rabino  Avigdor Nebenzahl, sin que la sinagoga esté adscrita a ningún rito en concreto, depende del que use el saliaj tzibur. No obstante, los Sábados, las costumbres de la oración son asquenazíes , porque los judíos sefardíes rezan cerca, en el complejo sinagogal de las Cuatro Sinagogas Sefardíes, no lejos de la misma plaza del barrio en la que se levanta la cúpula (y tras la cual está, como recuerdo de la destrucción jordana, el único arco de la sinagoga de la Jurvá)

Antes del ´48

A la puerta de la sinagoga hay una reproducción de la Igueret Ha´Rambán , la carta que le escribió a su hijo, que permaneció en Sfarad