LOS CANSINO DE SEVILLA Y RITA HAYWORTH

 La familia sevillana de los Cansino, cripto-judíos hispalenses cuyo rastro a orillas del Guadalquivir seguimos aquí.

Los tres hermanos Cansino: Rita es la mayor

Sevilla. Un municipio del cono urbano:  Castilleja de la Cuesta, y en esa localidad, la Calle Convento, a unos dos kms. del Guadalquivir.

Estamos ante la sede de un partido político que no viene ni a cuento ni a cuenta. Pero en ese mismo lugar, antaño, allá por los tiempos de la Guerra de Cuba, y hasta bien entrado el S XX, ahí había una panadería: El horno de los Cansino.

No queda nada.  Ligeros trazos de memoria de parientes lejanos que recuerdan que el abuelo de Rita Hayworth , hombre de flamenco, vivía en la casa que hoy ocupa la panadería Prieto, en la plaza de Santiago. Lo cuenta todo Santiago Bohórquez en un blog de flamenco.

En Castilleja de la Cuesta hasta han puesto una placa en la calle Rita Hayworth.

Antonio Cansino, el abuelo, era bailaor y guitarrista lo suficientemente profesional como para tener abierta una academia de flamenco en Sevilla y otra en Madrid. Cuando no les fue bien, con su hijo Eduardo, que también bailaba, se fueron de España y se buscaron una nueva vida en Nueva York. Allí, en 1918, Eduardo tuvo una hija, María Margarita del Carmen Cansino.

En 1927, cuando Rita tiene 10 años, Eduardo Cansino Reina decide trasladar a  toda la familia a Los Angeles, donde dará clases de baile, entre otros, a Jane Harlow. Con la Gran Depresión el estudio de danza quiebra. Fue entonces cuando crea Cansinos Dancing, con su propia hija, aún niña, por lo que actúan en Tijuana, México, donde la ley es más flexible en este momento, y que entonces era un lugar frecuentado por muchos estadounidenses. En 1935, la niña, ya una mujer, rodó junto a la gran Dolroes del Río la película “In Caliente”. En ese lugar fue descubierta por un ejecutivo de la Fox. El jefazo de la Columbia, Harry Cohen, decidió que si ella quería triunfar debería borrar todo rastro de hispanidad. Y entonces , en Brooklyn, nació Rita Hayworth. Su madre era británica y se llamaba Volga. Tuvo dos hijos más, Eduardo y Vernon, también actores.

Margarita y Eduardo en aquellos años del principio

Manuel Rosales Cansino, pariente lejano, contó una vez a un periodista que un jesuita que era amigo del panadero visitó a los Cansino en Estados Unidos y les manifestó las quejas de la familia por no conocer a la joven Margarita del Carmen.

Padre e hija

Rita -o mejor dicho, Gilda- vino a España y se quedó en Madrid. Su primo, Rafael Cansinos Assens, supo de ello, pero un intelectual de su talla, involucrado a conciencia en el judaísmo y la literatura, no sintió deseos de ocuparse de “la farándula”.

La segunda vez que vino a España, se alojó en Sevilla en el famoso Alfonso XIII. A José Polvillo, El niño de la Chacha, se le hizo el encargo de llevarle un ramo de flores para invitarla a visitar Castilleja. Gilda siquiera estaba ya en Sevilla: había huido apresuradamente al saber que en la ciudad estaba su ex-marido , el multimillonario indio Ali Khan. Las flores las recibió la secretaria. Al cabo de unos días la madre del Niño de la Chacha recibió un telegrama de la mismísima Gilda dando las gracias y prometiendo ir a visitarles en una próxima visita a España. Nunca hubo próxima vez.

La panadería, famosa porque desde 1836 hornea famosas tortas de aceite -similares al pan ácimo-  siguió en pie con tres primas,  ya fallecidas. Otro primo, Rafael, también se dedicó al cine: es propietario del único cine privado de verano en Sevilla.

Queda una foto con el torero Miguel Báez , El Litri, en un tentadero de Huelva, año 1952.

Rita falleció víctima del Alzheimer en 1987.

Su padre, Eduardo, murió en Pompano beach, Florida, el 24 de diciembre de  1968, pero está enterrado en Glendale, Los Angeles, junto a las tumbas de sus dos hijos, ambos fallecidos en 1974.  Rebeca Wells, la hija que Rita tuvo con Orson Wells, falleció en 2004.