LOS GRADIS

Una dinastía sefardí de la alta burguesía de Burdeos y París, entre las doscientas mayores fortunas de Francia.


Los Gradis,  tras la expulsión, se instalaron en la ciudad de Toulousse, pero después pasaron a Burdeos, donde había una comunidad mayor, con seis sinagogas.

Diego Gradis abrió allí un comercio de telas que heredó su hijo David, quien abandonó las telas para dedicarse a los vinos espirituosos. En 1711, no obstante, cierra el comercio y se instala en la isla de La Martinica, en el Mar de las Antillas, que hace pocos años había sido colonizada por Francia. La población judía de la isla caribeña se había aumentado notoriamente desde el momento en que los portugueses conquistaron los territorios americanos de los holandeses.  David Gradis fundó un comercio allí con sucursal en Sto. Domingo, en la isla de la Hispaniola. De regreso a Burdeos (casado con Sara Mendes Moreno) monta, junto a su hijo Abraham, la Compagnie David Gradis et fils, empresa naviera de creciente importancia que conservará el nombre hasta entrado el S XX, cuando cambia el nombre a SFCO:  Société française pour le commerce avec l’Outre-mer, la Sdad. francesa para el comercio con ultramar.

Abraham Gradis

Abraham Gradis  continuó la labor de armador real con numerosos viajes a Amsterdam, Londres y París, donde tiene grandes contactos con el conde de Maurepas, secretario de estado de Luis XV. La compañía naviera se dedica a abastecer todas las colonias de Nueva Francia, lo que después sería Canadá, todo el archipiélago antillano, el sudoeste africano (sí, trafica con barcos negreros) A su muerte dejó una más que considerable fortuna, además del Hotel Gradis en Burdeos y un castillo. Aunque casado con una prima, Ester Gradis, no tuvo descendencia y dejó su enorme fortuna entre sus cuatro sobrinos (Samuel, Abraham II, Moïse II y  David II) además de considerables cantidades para los pobres, tanto judíos como cristianos.

Le heredó  David Gradis II fue quien heredó la naviera de Abraham. También se dedicó a la vida intelectual, las obras de caridad , además de la presidencia de la comunidad judía de Burdeos bajo el reinado de Napoleón I.

Genevieve

Su hermano Jacob,  que también se casó con una prima, Esther Lopez, tuvo una hija que se llamó igual que la madre, quien a finales del S XVIII casó con Alexandre Rodriguez Henriquez, de la banca sefardí de los Rgez. Henriquez  (fundadores en París con Isaac Pato la Banca Rodriguez Pato y Cia. )  Tuvieron tres hijos: Eugenia, escritora de no pequeña obra,  Hipólito, dedicado al estudio de las religiones comparadas,  y Leonie, escultora, coleccionista de arte y salonnière reconocidísima; se casó con Fromental Ha´Levy, músico, como su padre, hasán de la sinagoga de la calle de la Victoire, compositor de la ópera La Judía y maestro en el conservatorio de Gustave Bizet, que se casará con su hija Genevieve. Tambien fue una gran salonnière y un día se casó con el abogado de la familia Rothschild, Emile Straus (que dicen era bastardo de los Rothschild)  Madame Straus tenía una estrecha relación de amistad mundana con Marcel Proust, quien se valió de su persona para el personaje de su obra En busca del Tiempo Perdido. El hijo de Genevieve con Bizet, Jacques Bizet, era de la misma edad que Marcel, juntos fueron al lycée Condorcet y murieron con pocos días de diferencia, aunque por motivos diferentes: Jacques se suicidó; su madre entró en una depresión nerviosa que la retiró del mundanal ruido, tal como había pasado con su madre, que en la ancianidad tuvo problemas mentales y tuvo que ser recluida.

Gaston Gradis

Por la línea de Abraham, nos encontramos con Henri Gradis, presidente del consistorio israelita de Burdeos hasta el año de 1905;  fue también vice-alcalde de Burdeos y tesorero de la Cámara de Comercio, aunque más conocido por su labor como historiador , tanto de Francia como de Israel, así como autor de dramas como Jerusalem, tragedia en cinco actos.  Su hijo Raúl, pintor, se casó con una tía de Germaine de Rothschild. Era presidente de la comunidad de Burdeos cuando llegaron los nazis a Francia, que le requisaron todo, incluso el castillo que había heredado de su padre. Murió pocos meses más tarde. Su hijo, Gaston, que se refugió de la guerra en Marruecos, donde murió,  es el abuelo del escritor y pintor  Yvan Gradis, nacido en 1958, abanderado de la causa contra los abusos de la publicidad.

Desde 2014 , la SFCO está dirigida por Diego Gradis, que compagina su labor financiera con la dirección , junto a su mujer, de una ONG llamada Tradiciones para Mañana, ligada a la UNESCO. Su hijo Cyril , nacido en 1987, es vicepresidente de la SFCO.