LOS IBN SHOSHAN DE TOLEDO

Tal día como hoy , pero en 1205, fallecía el príncipe de los judíos de Toledo, quien entre otras muchas cosas construyó la Sinagoga Mayor, usurpada en el S XVI y hoy conocida como iglesia de Santa María la Blanca.


Los Ibn Shoshan  son un preminente linaje hebreo; la familia llegó a la Península Ibérica en el S XI –   con la emigración de los sabios talmudistas de Bagdad a la Península Ibérica , huyendo del agobio de un devastador terremoto de 1007 y de la decadencia de la gran ciudad con la diseminación en califatos independientes tras la conquista musulmana (hasta luego ser arrasada por los mongoles) Parte de la familia o bien se quedó en Bagdad o vía diáspora llegaron a Constantinopla y de ahí regresaron a Bagdad para comenzar  la dinastía de los Sasoon

Abraham Even Shoshan -que debía descender de esta familia toledana- filólogo ruso del S XIX y autor del mayor dicciononario etimológico del hebreo, dice que Shoshan no hace referencia a Susa, sino a un lirio que crecía silvestre de norte a sur de la Tierra de Israel: la azucena (Ha´Susen-a, por explicarlo gráficamente) flor famosa por la  blancura de sus pétalos. Como blanca será la Sinagoga Mayor de Toledo, mandada construir por Yosef ben Solomon ibn Shoshan, príncipe -nasí- de la judería de Toledo en el tránsito de los ss. XII al XIII.

Puerta de los Judíos o del Cambrón

Su constructor  tenía muy buenas relaciones con Alfonso VIII , quien a su vez las tenía con los judíos por amor a La fermosa Rajel. Y que además debía a los prestamistas judíos una ingente cantidad de maravedíes -dicen que 18.000- con los que sufragó las empresas bélicas de la reconquista de Cuenca o la gran batalla donde puso en su sitio a los almohades, Las Navas de Tolosa.

Pero vayamos al principio:

El patriarca familiar, Mar Salomon Shaltiel (Mar es como don en español) alias Patish Ha´Jazak – Martillo fuerte-  había nacido en Bagdad hacia 1017 y era hijo de Yitzjak Ben Jiskia, quien era hijo del gaón (genio) Hizkia Al Yerushalmi -nasí de la comunidad bagdadí,  el cual en los últimos años de su vida abandonó el Talmud y se hizo karaíta (secta judía que no reconoce la autoridad rabínica del Talmud)   Toda la familia llegó a Barcelona y algunos

Salomon Shaltiel, en Barcelona, casó con Reina bat Kolominos, de Narbona (aunque el nombre del padre es totalmente griego) Tuvieron cuatro hijos: Druda Reina, Shmuel Shealtiel, Bonadona -que sería esposa de su primo, el nasí de Denia, Oroved ben Reubem Barzilai) y de Yosef ibn Ferrusiel, conocido como “Cidellus”, pues era lugarteniente de El Cid,  visir  y nasí de Toledo; casó  con Bonadona Perfet.

Cidellus y Bonadona tuvieron cuatro vástagos: Solomon Yosef, Shaltiel bar mar Shaltiel, Meshulam Shlomo y Solomon Ibn Ferruziel, que fue quien adquirió el título de nasí de Toledo y creará la rama familiar de los Benveniste.

Meshulam Shlomo casó con Bonadona -otra Bonadona ( no la mujer de Cidellus porque éste vivió 110 años y por tanto no hubo Ley del Levirato, sobre la boda entre cuñados cuando fallece un hermano) Tuvieron tres hijos: Sheshet Benveniste Perfet, Sheshet Perfet Shaltiel, y Yosef Ben Solomon Ibn Shoshán, nacido en Barcelona  y nasí de Toledo, de quien desconocemos el nombre de su esposa, pero fue padre de  Solomon ben Don Yosef ibn Shoshan, Nasi of Toledo, nacido en 1240.

Detalle de la Sinagoga Mayor de Toledo, o Sinagoga de Ibn Shoshán

Y esta es la época de la construcción de la Sinagoga Mayor de Toledo (había otras nueve, una de ellas Sinagoga de Shmuel ha´Leví) Hoy  está en manos de la Iglesia tras apropiársela con los progromos terribles de 1391, instigados por las prédicas antisemitas de Vicente Ferrer, dominico, y Ferrán Martínez, Arcediano de Écija.  En 1550 el hoy Museo comenzó a llamarse Santa María La Blanca -a pesar de lo negro de su pasado. Fue monasterio, almacén de trastos de matar, cuartel militar y hasta hubo épocas en que no fue nada. La comunidad judía en 2013 solicitó la devolución, pero aunque no hubo nunca  la más mínima respuesta, el arzobispo de Madrid declaró públicamente que sería bueno para ambas religiones. El poeta Al Harizi , maravillado con su construcción  dedicó algunas odas a esta sinagoga.

Entre otros miembros de la dinastía Ibn Shoshan  que vivieron en el siglo XIII  la Enciclopedia Judaica menciona a  Abraham, que construyó varias hospederías para los viajeros pobres que llegaban a  Toledo;  Judá, conocido por su generosidad. Sisa, abuelo del escritor Judá ben Moisés de Toledo. Samuel, que proporcionaba  aceite de oliva para lacademias talmúdicas de El Cairo y de  Jerusalén, y que  pereció en una persecución de los judíos en Toledo.

Todos , como   los García de Toledo, los Toledo de San Antolín, los Alvarez de Toledo, los Meneses, los Palomeque y los Ayala, entre otros.partieron a la diáspora con la expulsión de los Reyes Católicos en 1492;  y parece ser que se asentaron en Salónica y en Israel, donde hoy es un apellido de lo más habitual.

En el S XVI, encontramos a uno de sus descendienes, Isajar Ben Salomon ibn Shohsan en Jerusalén, primero, y en Tzfat, después, matemático que confeccionó un calendario publicado en Salónica, primero, y en Venecia, después, con el título Tikún Isajar.

En Salónica, y a fines del XVI, encontramos a David Ibn Shoshan, ciego y rico, erudito al que tenían como maestro incluso los musulmanes, de cuya religión sabía más que ellos mismos; murió en Constantinopla.

Hijo suyo fue Eliezer, padre de David Ben David, rabino de Salónica hacia 1660.