LUIS DE TORRES: EL PRIMER JUDÍO EN ASENTARSE EN AMÉRICA

 De los seis judíos que sepamos acompañaran a Colón en su primer viaje, sólo uno decidió quedarse allí.


Yosef ben Ha´Leví,  o también conocido por su nombre de converso, Luis de Torres, era natural de Moguer, hoy provincia de  Huelva; no se sabe cuándo nació exactamente, pero debió ser a fines de la primera mitad del S XV. Se desempeñaba como traductor del gobernador de Murcia, pues conocía además del castellano de entonces  -magistralmente estudiado por Menéndez Pidal en «la Lengua de Colón»- el mozárabe (hablado por los cristianos de Al Andalus)  y el árabe.

  Puesto que Colón,  sin duda,  sabía que  el comercio de las Indias Orientales tenía en los judíos radanitas unos grandes representantes durante toda la Alta Edad Media -mercaderes hebreos en Bagdad que llegaron hasta la China- Yosef  ben Ha´leví embarcó con Colón como traductor  -trujumán , que se llamaba antes- para servir de intérprete con esos comerciantes.

Cuando arribaron a lo que hoy es Cuba, Colón le envió , junto con Rodrigo de Jerez, cristiano de Ayamonte, a inspeccionar la zona y hablar con quienes creían  que era el Gran Jan descrito por Marco Polo. Fueron agasajados durante cuatro días  por los nativos y allí, en esas circunstancias,  fue donde  conocieron el tabaco.

Cuando Colón volvió a España  -el 4 de enero de 1493-    Luis de Torres , marinero de la expedición colombina,  fue uno de los 39 hombres que  decidió no regresar a Europa : se quedó en el asentamiento de «La Navidad», fuerte  fundado en la isla de La Española. Rodrigo de Jerez sí regresó y se dedicó a la difusión del tabaco en el continente europeo, por lo cual tuvo grandes problemas con la Inquisición porque sólo el demonio era capaz de echar humo por la nariz.

Cuando Colón regresó a América,  en lo que conocemos como Segundo Viaje, descubrió que todos los que se habían quedado en el fuerte de La Navidad habían sido asesinados.  Por lo que se supo después, los españoles  trataron de secuestrar a unas mujeres  y sus hombres vengaron la afrenta sin contemplaciones. Pero pudo haber sido cualquier cosa, incluso una matanza ritual de las muchas que se perpetraban en las civilizaciones indígenas en aquellos tiempos.

El 22 de septiembre de 1508, Catalina Sánchez, la viuda de Torres, recibió un dinero del tesoro español en recompensa por los servicios prestados por su difunto marido. Rodriguez de Jerez fue encarcelado por la Inquisición, porque sólo el diablo era capaz de expulsar humo por la boca, así que quien era capaz de imitar esa aberración debía ser un hereje de tomo y lomo.

En recuerdo aquel judío llamado Luis de Torres, en las Bahamas, concretamente en la ciudad de Nassau,  existe hoy  una sinagoga (reformista)   que lleva su nombre hasta estos días.  Y otra en Freeport, también en las Bahamas.

En la Enciclopedia Judía se dice que Luis de Torres  llegó a ser un rico terrateniente en tierras americanas, pero no es así. Es un error derivado de un libro de Meyer Kayserling Christopher Columbus and the participation of the Jews in the Spanish and Portuguese discoveries (1894) En este libro lo confunden con otro Luis de Torres , gallego, relacionado con Cuba, pero que es Luis de Torres Vaez.  También aparece en páginas musulmanas , donde omiten que era judío, pero recalcan que conocía el árabe.

 

Bibliografía:

  • J.B. Vilar. “Noticia sobre el converso Luis de Torres, acompañante de Colón en el viaje del Descubrimento e intérprete oficial de la expedición”. Sefarad, LIV, fasc. 2 (1994)