«MI KAMOJA…»

Piut de Yehudá Ha´Levy tradicional para Purim en la costumbre sefardí.


מִי כָמוֹךָ וְאֵין כָּמוֹךָ מִי דוֹמֶה לָּךְ וְאֵין דּוֹמֶה לָּךְ

 ¿Quién es como Tú que no tiene quien sea como Tú?

¿Quién se parecer a Ti que no tienes quien se Te parezca?

 

 Desde el Shabat anterior a Rosh Jodesh Adar -el mes de Purim-  hasta el Shabat de Rosh Jodesh Nisán -el mes de Pésaj- transcurren cuatro Shabatot  en los que , tras la lectura de La Torá en la sinagoga se leen cuatro episodios relativos al período. Se sacan dos Rollos de La Torá del hejal: en uno se lee la parashá de la semana, como habitualmente, y en el otro se leen esas secciones. (Cuando ese Shabat coincide con Rosh Jodesh, se sacan tres Rollos, en uno se lee  la parashá, en el otro la parashá de Rosh Jodesh y en el tercero, la parashá de Shkalim) Es decir, al Shabat anterior a Rosh Jodesh Adar se llama Shabat Shkalím.

 Al segundo Shabat, el Shabat anterior a Purim, se le llama Shabat Zajor (Recuerda) , pues se lee, además de la parashá pertinente, Deuteronomio 25, 17-19, donde se pide que recuerdes lo que hizo Amalek a los israelitas (Hamán era de la estirpe de Amalek) Es una parashá importante y es mitzvá escucharla por todos, hombres y mujeres. Las otras dos parashot ya tienen que ver con Pésaj .

 Los sefardíes, en Shabat Zajor, cerraban antaño la sección de Psukei Zimrá cantando un piút de rabí Yehudá Ha ´Leví, del S XI, en el que el autor describe el Rollo de Esther. Luego el canto de este poema litúrgico pasó a cantarse antes de empezar la lectura de La Torá (y algunas comunidades, como Túnez, también lo cantan en Purim mismo)

Desde la Sinagoga de Adès en Jerusalén.

El poema consta de 82 estrofas. Cada estrofa contiene cuatro versos. Los tres primeros versos riman entre sí y el cuarto es un versículo de La Torá que termina con el término LO, לו, (a El, para El, por El) Las 22 primeras estrofas forman un acróstico en el mismo orden del alefato; las siguientes 29 estrofas también forman acróstico, pero en este caso no siguiendo el alefato, sino creando la frase «Ani Yehudá Ha´Leví Ha´Katán Be´rabí Shmuel Ha´Leví» (Soy Yehudá Ha´Leví,  el hijo pequeño de r. Shmuel Ha´Leví) Seguidamente , otras 22 estrofas de acróstico según el alefato y ocho estrofas en acróstico que repite «Soy Yehudá. «

 Ahora bien, hay un hecho curioso en todo el poema. Cuando el acróstico del alefato llega al signo Resh, se duplica. La explicación que se le da a esta singularidad es que, por el tiempo en que Ha´Leví componía el piut, estaban buscando marido para su hija. Como no acababa de aparecer un esposo adecuado, decidieron que el próximo que llegara sería el elegido. Llegó -cuando el poeta estaba escribiendo el poema por el signo Resh, un muchacho humilde que no estaba muy ducho en La Torá. Yehudá Ha´Leví se ofreció a enseñarle lo mucho que le podía enseñar. Y el verso correspondiente a resh se duplicó porque lo escribió el yerno de Yehudá Ha´Leví, Abraham Ibn Ezra.