R. JAÍM PALACHE Y SU HIJO, R. ABRAHAM

Historia de dos reputados  jajamím bashi en la Esmirna decimonónica cuyos ancestros hay que ir a buscarlos a la Córdoba del S X.


De los Palache ya se hablaba en la historiografía hebrea del S XII ( vid. LOS PALACHE) dinastía de origen cordobés , los Bene Palyāj, rama de los Abuflaia, emigrada a Portugal y de allí, con los eventos inquisitoriales, diseminada por Holanda, Marruecos e Italia. Y por la Península de Anatolia.

R. A Palache y su comunidad

No se sabe a ciencia cierta cuándo llegan a la costa egea del Imperio Otomano, pero en 1695 consta una carta de Isaac Palache, de Livorno, hacia el cónsul de Amsterdam en Esmirna. Pero sí se sabe que, al menos para la Historia, todo comienza cuando r Isaac Palache se casa en Esmirna con la hija del rabino de la Perla del Egeo, r Yosef Raphael Ben Jaím Hazan, que después de ser jajám bashí de Esmirna lo fue de Jerusalén, donde falleció en 1819.

De ese matrimonio entre r  Yitzjak Palache y  Kali Kaden Hazan. nació, en 1788, Jaím Palache. Ha´Majarjaf. Gaón Dor -lit. Genio de Su generación- y rabino principal de Esmirna.  Formado con el r Pinjas de Segura . Casado a los 19 años con la hija de Yitzjak Rabi.

Su firma

Mientras su padre estuvo en vida se negó a asumir cargo público, pero en 1828 fue nombrado dayán y presidente de la mayor yeshivá de Esmirna, Beit Yaacov Rabi, es decir, el padre de su suegro. También estudio en otra, llamada Beit Hilel. E impartió clases en la de Ets Jaím. La Perla del Egeo no era Salónica, pero no faltaban judíos y estudios rabínicos como para ser renombrada como uno de los principales epicentros del mundo judío sefardí.

El Beit Din de Esmirna estaba compuesto por ni más ni menos que 45 dayanín. Y en 1837 , r Jaím Palache fue nombrado su presidente. En 1855 fue nombrado Jajám bashí, primado hebreo de la comunidad, esto es, no sólo suma autoridad para los judíos de la ciudad sino su representante administrativo ante las autoridades otomanas. Pero hubo dificultades: al poco de comenzar su rabinato , hubo algunas desavenencias con la comunidad y fue despedido. Entonces hubo un gran terremoto, que la gente entendió como una señal de enfado divino por la coyuntura rabínica, y fue reelegido de nuevo, permaneciendo en el cargo hasta su muerte.

Un día, en pleno servicio de Simjat Torá, al leer el versículo que dice «(…) y allí murió Moshé», prorrumpió en llanto. Toda la comunidad supo que se acercaba su fin. Toda la sinagoga se puso a llorar con él. El 17 de Shvat se reunió con sus padres, víctima de la leucemia. Fue enterrado en el viejo cementerio de Esmirna, Gürçeşme , en un funeral de estado, con el ejército otomano en un cortejo de honor ante muchas visitas de autoridades internacionales. Por algún motivo que nadie conoce, mientras que todas las tumbas de ese cementerio, miran hacia el sur, la suya mira hacia el este. Aún hoy es lugar de peregrinación.

Atrás dejó un gran legado. Primero, el recuerdo de un hombre de paz que fue muy querido. Luego, los institutos para desfavorecidos que fundó. Incluso buscó donantes para levantar hospitales que sufragaron Rothschild y Montefiore. Sus enseñanzas y takanot educativas. Sus  ochenta libros. Y sus hijos, Abraham e Isaac.

Abraham nació en 1810, del vientre de Esterula, y teniendo el padre que tenía, desde muy joven ayudó a redactar las responsas que su progenitor recibía. Cuando éste falleció,  le sucedió en el cargo, que ostentó durante 30 años. En principio el sucesor iba a ser otro rabino, calificado por la comunidad como de excesivamente conservador, por lo que al final fue el mismo sultán el que, con lapresión de familias como Argi, Ventura, Israel y Politi , y  después de una reunión con los 45 dayaním del Beit Din de Esmirna, decidió que fuera Abraham quien lo sucediera.

Fue prolífico escritor, pero la gran parte de su obra ardió en el gran incendio de Esmirna en 1841, por lo que tuvo que recomenzar a escribirla. En ese incendio también se perdieron los manuscritos de su padre.

Se casó con un mujer llamada Sarah, que murió, y rehizo su vida con otra mujer que le dio dos chicos y dos chicas.

Para los judíos esmirniotas su rabinato significó un gran paso hacia la modernidad y la educación formal, además de tenerle mucho respeto y consideración por su gran sabiduría talmúdica y tanájica, que era tan grande como para que muchos rabinos de otros países le tomaran como referencia ante dudas.

Manoah Hillel, un filántropo de Bucarest , le donó los medios par que pudiera imprimir la obra de su padre que no desapareció en el incendio y , además, construyera la sinagoga de Beit Hilel.

Algunos discípulos suyos, poco después de  la muerte , z´´l, de r Abraham,  difundieron la idea del Triángulo de Diamante, que consiste en el presunto valor milagroso por la  peregrinación a tres vértices : las tumbas del cementerio, la sinagoga de Beit Hilel, y la mikve, cuyas aguas se consideran milagrosas y ,aun hoy , hay peregrinos que llenan botellas para llevárselas a sus países de residencia.

La sinagoga de Beit Hilel fue una ruina total, como se puede apreciar en estas fotografías, con leyenda en turco. Una de las fotos es de 1986 y otra es de 1990. Los cambios son notoriamente tristes.  Fue incendiada en 2006 y se desprendió el techo. EL ayuntamiento de Ismir decidió recuperar la zona del antiguo ágora y la sinagoga fue reformada en el año de 2015.

En tiempos, llegaron a haber 34 sinagogas en la ciudad. Sólo quedan ocho, todas ellas alrededor del mercado.

Además de sinagoga era beit midrash y a un lado estaba la propia casa del rabino. Hoy se presenta al mundo del turismo como «Rabbi Palacci Memorial House» , y muestra gran número de documentos y fotos de la familia.