R. MENAJEM BEN ZERAJ

Nota biográfica del rabino mayor de Alcalá de Henares en el S XIV  y origen del patronímico Tsarfati entre los sefardíes.


En 1306, el rey de Francia, Felipe IV -Felipe el Hermoso, hijo de Isabel de Aragón- decretó la  expulsión de los judíos franceses, expoliando sus riquezas como anteriormente había hecho con los caballeros de la Orden del Temple. Muchos de esos judíos cruzaron los Pirineos por el Puerto de Roncesvalles, al norte de Navarra -inicio peninsular del Camino de Santiago. Uno de ellos, Aharón ben Zeraj, decidió radicarse en la judería de Estella, que florecía a través del tráfico jacobeo.

Puerta de la judería de Elgacena

La presencia documentada de judíos en Estella data del S XI, como consta que a la aljama se la conocía con el nombre de Elgacena. La actual iglesia de Sta. Mª de Jus del Castillo fue su sinagoga. Veinte años después de la expulsión de los judíos franceses, Elgacena fue asaltada por los cristianos de la población, instigados por un franciscano. La matanza fue brutal. Entre las víctimas estaba el mismo Zeraj, su esposa, cuatro de sus hijos. Uno de los hijos, Menajem, fue herido, pero consiguió salir adelante y convertirse en un gran rabino y no menor poeta. Además, con el nuevo rey francés, Carlos el Calvo,  que entonces era quien regía la localidad, hizo que fray Pedro de Ollogoyen fuera detenido y entregado a la justicia eclesiástica;  cinco civiles participantes en la matanza fuera ahorcados  y se impusieron 10.000 libras de multas entre los responsables del asalto.

Menajem nació en Elgacena al parecer hacia 1315 y  tras la matanza de 1328 fue curado y criado por amigo de la familia asesinada. No obstante, Carlos del Valle ( «Fuentes hebreas de la Historia de España (II): Los relatos de Menahem Ben Zerah (1308-1385)». Boletín de la Asociación Española de Orientalistas, XL, 2004.) no dice nada de esto, sino que a los 16 años se casó con la hija de un rabino y que fue a la edad de 20 años cuando vivió la matanza del 6 de marzo de 1328

Señalética de la judería de Alcalá de Henares

Cuando tuvo edad para ello, le enviaron a estudiar en el Beit Midrash de Toledo, con rabí Yehuda Ben Ha´Rosh. Luego en Alcalá de Henares en lo de rabí Yosef ben Elish. Al fallecer éste, en 1370, fue elegido rabino y maestro de Torá de Alcalá. No obstante, tuvo que dejar Alcalá por la guerra entre Pedro I y su hermano Enrique II, refugiándose en Toledo,  bajo la guardia de Samuel Abravanel, a quien dedicó su obra más conocida Tsidá La´Derej. Esta obra la firmó como Menajem Ben Aharon Zeraj, pero sus cartas las firmaba como Menajem Tsarfati (el francés)

Murió en 1385 -por lo cual no vio la mayor matanza de judíos de la Península Ibérica (1391) y fue enterrado en Toledo.

Sobre su lápida, como estudió Cantera Burgos, un epitafio a la altura de las circunstancias:

“Alza, hombre, los ojos y mira. ¿Dónde está el poeta? ¿dónde el escritor? ¿donde
el mero peón? ¿dónde el rey? Su memoria quedó en máxima vana. La generación justa
cosecha gracia; quien rescata su alma se mantiene al fin de los días con todos los inscritos
en el Libro de la vida. ¡Tierra, tierra, tierra! Escucha, tú que me dices. ¡Yace conmigo!
Mi espíritu tornará a Dios y mi cuerpo yacerá (sólo) hasta el tiempo de mi resurrección”:

Tsidá la´Derej – que fue publicado póstumamente, en Ferrara, en 1553-  es un libro multitemático, dividido en cinco partes muy distintas. Desde temas sobre las bendiciones a disquisiciones sobre La Torá , con un epílogo implorando la venida del Mesíaj. En el prólogo desprecia a los filósofos de su tiempo por desapegarse de la Halajá.

La foto principal es la edición de Ferrara