¿SABES LO QUE ES LA HALAJÁ?

 Fundamentos básicos de la Ley Judía: composición e historia.


La halajá que lo resume todo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo

En hebreo hay un verbo, lalejet, ללכת, que en principio traducimos por “ir”, pero que también tiene -con la preposición adecuada – la acepción de “caminar”.  Halajá, así pues,  deriva de ese verbo y en sentido figurado significa “camino” en tanto al rumbo que debe tomar una cosa o persona. Por antonomasia, “el camino” que conduce a Dios, compuesto por una serie de formas de comportamiento, de distinto origen y en continua renovación.

Es decir, la Halajá es el conjunto de leyes que debe regir  la vida diaria de un judío, un camino a seguir y que lleva  a la Haskafá,  el punto de vista que un judío tiene de las cosas)

Este compendio de normas de comportamiento judío es muy variado, pero se compone básicamente de tres grupos :

1. Ley Escrita –  La Torá   (La Ley)  Revelada a Moshé Rabenu en el Monte Sinaí crea el Jumash -de jamesh, cinco, Pentateuco en español- fuente primigenia (en especial el libro del Levítico, Vayikrá , וַיִּקְרָא) de todos los requisitos divinos para el culto, incluyendo el ciclo anual judío con sus fiestas y leyes especiales para los días festivos , Shabat, Rosh Jodesh, etc.  así como las leyes de aptitud para el consumo y uso -la Kashrut;  tras la destrucción del Templo de Jerusalén dará formas simbólicas  para el culto en las sinagogas. Contiene también los 613 preceptos -mitzvot- que un judío debe cumplir cuanto más mejor para el Día del Juicio Final tener, por así decirlo, un buen expediente.

2. Ley Oral -Conocida como  “Torá shebe al pe“, es el corpus  legislativo  necesarias para la aplicación de la legislación bíblica a la vida diaria. De acuerdo con la tradición, Moisés recibió leyes divinas (Deuteronomio 12:21) que no se incorporaron al Pentateuco y que se transmitieron a Josué Ben Nun, su sucesor, los ancianos, los profetas y los hombres de la gran sinagoga. Existía la creencia de que la transmisión de la Torá estuvo acompañada de una explicación, sin la cual no se podrían cumplir los preceptos. Estas leyes fueron consignadas por escrito hasta 125 e.c. cuando la persecución romana amenazaba con destruir el sistema escolástico de los judíos. El rabino Yojanan ben Zakkai inició el proceso de recolectar las enseñanzas y tradiciones. Para el año 200 e.c. rabí Yehuda HaNasi adoptó el proyecto y logró la compilación de las leyes y tradiciones judías en la Mishná, que es la codificación de costumbres, prácticas y juicios no contenidos en la Torá. Durante 300 años, los sabios judíos se dedicaron al estudio, análisis e interpretación de la Mishná para conformar la Guemará (del  término arameo para “estudio”) Ambas, conocidas como Talmud,  constituyen la Ley Oral. Hay dos redacciones, la de Jerusalén y la de Babilonia.  Una secta judía, los karaítas, rechaza la validez del Talmud por ser obra del Hombre y no de Dios.

 

3. Decisiones rabínicas posteriores -Entre éstas destacan:

Responsa. Durante siglos, en las comunidades judías la solución a dudas y problemas se realizaban mediante preguntas y respuestas que fueron cuidadosamente anotadas y que sentaron precedentes para posteriores dudas similares. Las autoridades a las que se les consultaba son los poskím.

Tosafot. (Añadidos)  Son comentarios agregados  al Talmud basados en comentarios anteriores, explicando pasajes talmúdicos antiguos . Todavía se siguen realizando.

Takanot. ( Arreglos) Reglas  suplementarias de la  La  Tora, proclamadas por rabinos competentes y autoridades legales judías. En general se abocan a promover el cumplimiento de los preceptos religiosos.

Costumbres varias. Convenciones generales indiscutibles, que difieren entre las de los azkenazíes, los sefardíes, los yemenitas, eritreos, etc.

Todo este enorme corpus legislativo tiene una historia en el tiempo. En primer lugar, la redacción del Talmud, que marca la primera era rabínica (Jaza´l) Después, en la Edad Media, en Sfarad, la aparición del libro Sefer Ha´Jinuj, El Libro de la Educación, una obra referida a los 613 Preceptos, Mandamientos y Prohibiciones, donde se explican sus motivos, fundamentos y principales normas. Será el libro que sirve de base a Maimónides en Mishne Torá, que ordena la Halajá por temas.

En el  S XVI, Rabi Yosef Caro, toledano asentado en Tzfat (Galilea) redacta Shulján Aruj, La mesa puesta (es decir, ordenada, dispuesta a alimentar el espíritu) que marca el inicio de nuestra época rabínica, llamada de los Ajaroním (Los últimos) De esta obra surgen otras pero que no son de uso general, sino para grupos concretos, como por ejemplo el Shulján Aruj HaRav, del rabino Schneur Zalman de Liadí, seguido por el judaísmo jasídico.