YOSEF Y SHLOMO IBN FERRUSEL

 Historia de dos importantes funcionarios  judíos de la corte de Alfonso VI en Toledo.


  Dos días después de celebrar  LA FIESTA DE «LA´G BA´OMER» del año 1108 d.e.c -esto es, el 20 de iyar de ese año, que era un 2 de mayo – la comunidad judía de Toledo quedó, de pronto,  conmocionada por la tragedia y aturdida por la incertidumbre : el sobrino del nasí (o principal) , su valedor y su sumo protector en la corte de Alfonso VI, ha sido asesinado.

Puerta de Alfonso VI, por donde entró a Toledo

En Toledo, en 1108, aún está fresco el recuerdo de los eventos de 1085, cuando Alfonso VI de León, de Galicia y de Castilla ,  la reconquista. Tras la caída del Califato de Córdoba (1031) , el mundo hispano-musulmán se dividió en una serie de reinos llamados «taifas»; la  Taifa de Toledo -un territorio inmenso- ere regida por Al Mamún (El Afortunado) que se la dejó en herencia a su nieto, Al Kadir. Al Mamún, amigo y vasallo de Alfonso VI, fue asesinado en 1074. Al Kadir, víctima de un levantamiento que quería derrocarlo, solicitó la ayuda de Alfonso VI. La ayuda prestada fue sitiar la ciudad de Toledo y reconquistarla el 25 de mayo de 1085. (Al-Qádir fue enviado como rey a Valencia bajo la protección de Álvar Fáñez.) Los musulmanes, aterrados por estos avances de la Reconquista, solicitaron la ayuda de los almorávides, que desembarcaron en Algeciras en julio de 1086. Durante los próximos 30 años la iniciativa militar la van a tener los almorávides. Una de las más famosas batallas en las que los almorávides derrotan a Alfonso VI es la de la Uclés, en 1108.

 Alfonso VI, ya en los últimos años de su vida, trató de rodearsse de grandes hombres que sustentaran la grandeza de su reino. El Cid, por ejemplo. Ibn Ferusel pasó a ser el físico real -el médico del monarca- y ,luego, su consejero, pues no en vano conocía de primera mano a los musulmanes entre los que había vivido. Era tan cercano al rey que le llamaron Cidellus, es decir, el Pequeño Cid, o para más exactitud «El señorito».

Rabí  YEHUDA HA´LEVI por aquel entonces en Toledo, era uno de los intelectuales que quedaban bajo el manto protector de Cidellus. También él  huía de los almorávides y, para su desgracia -así dijo él en una carta- no le había quedado más remedio que ejercer la medicina en Toledo. A su pretector le dedicó una famosa moaxaja con jarcha romance en que el poeta compara a Ferrusel con un salvador divino:

 (…) como varón singular

como amparo salvador en tiempos de aflicción…

Ese mismo año de 1086 empezaron a llegar a la Península Ibérica representantes de la secta judía de los karaítas, los que no reconocen autoridad alguna en El Talmud, a diferencia de los judíos rabanitas. El primero en llegar fue Aben Altarás , según la Hª de los judíos de Vicente Risco. Cuando murió lo sucedió en su tarea de proselitismo su esposa, conocida como La sabia. Tenían sus cuarteles generales en Carrión de los Condes. Y fue Cidellus quien explicó a Alfonso VI quiénes eran los karaítas y por qué debía expulsarlos de su reino, cosa que ya consumó Alfonso VII.

Uclés, Cuenca

La comunidad judía podía estar tranquila, pues por él y su ascendencia con el rey nunca serían tocados. Pero ahora las cosas se torcían de nuevo: el sobrino había sido asesinado. Al dolor de la tragedia le sumaban el miedo de la incertidumbre. 

 Shlomo, que así se llamaba el sobrino, fue asesinado por unos cristianos cuando regresaba a Toledo tras una misión oficial en Aragón. No era la primera vez que lo hacía: ya se le había encomendado una embajada con el reino de Murcia. Yehudá Ha´Levý , en el momento del asesinato, estaba componiendo para él un panegírico que tuvo que convertir en una endecha -una kiná, un lamento, en el mundo de la métrica hebrea.

Vierta Dios lluvia de cólera sobre la gente cristiana,

sea asolada su raíz y su vástagos, cortados,

sobre su seno vengue El con esterilidades y viudez ,

y deribe a sus multitudes a lo largo de todos los surcos de sus campos,

envíe una hoz que vendimie todos sus viñedos,

y en lagar pisotee toda su gente hasta el último rebusco ,

aspresure El el oráculo de sus videntes, convirtiendo en pez sus cvalles

y, a lo largo de sus tierras, con azufre cubra sus pimpollos

(Traducción de Millás Vallicrosa)

Al año siguiente, 1109, fallece Alfonso VI. Y comienzan las revueltas anti-judías sobre los judíos de Toledo. Poco después, en 1147, llega una invasión de bereberes más cruentos, los almohades, que provocan otro movimiento de refugiados judíos en los reinos cristianos (O en el caso de la familia de Maimónides, por ejemplo, el exilio a Fez y luego a El Cairo)