LA FAMILIA JABILIO

Historia de algunos miembros de la familia de los Jabilio, confiteros de Jerusalén desde el S XIX, y uno de ellos agente del Mossad que consiguió sacar de Marruecos a muchos judíos que querían hacer aliá.


La familia Jabilio, originaria de algún lugar  indeterminado del norte de Sfarad, retornó a Israel hace unos setecientos años. Por eso ostentaba el título de Sa´´T, ס”ט, sfaradí tahor, español puro (que para muchos no significa nada); cuando la expulsión de 1492 recalaron en Macedonia, donde algunos miembros de la familia se quedaron y otros prefirieron radicarse bien en Tzfat, bien en Jerusalén.

Rejov Ha´Yehudim a principios del S XX

Nisim Jabilio, alias Papú Nisim (El abuelo Nisim) se instaló a mediados del S XIX en la Ciudad Vieja, concretamente en la  calle de los judíos -la principal del Barrio Judío, sobre el trazado del cardo romano; y allí abrió una dulcería, famosa en la Jerusalén otomana,  donde de la noche a la mañana, niños y mayores, producían y vendían caramelos y  jalva -una de las golosinas más populares del Oriente Medio. Arriba , la vivienda, y abajo, la fábrica y la tienda, que ostentaba el nombre de Yehudit  Nisim Jabilio . ( Hoy, en ese mismo lugar, se ubica una asociación americana de asistencia social a los habitantes judíos de la Ciudad Vieja y no esperes que un guía turístico te hable de estas cosas de la realidad  sefardí desaparecida)

Nisim, pues así lo permitía la ley otomana, tenía dos mujeres: con Sarah Yehudit, que murió viejísima,  tuvo una gran prole , encabezada por un chico, el primogénito,  al que llamaron Shmuel, otro que se llamaba Yosef y que murió de un ataque al corazón en un autobús, y el benjamín, NIsim, que en 1957 se casó con Rajel Bat Shmuel, Davidko, dos hijas, Rivka y Esterina, y Ezra, que acabaría abriendo una fábrica por sí mismo, y Moshé, que dirigía el negocio cuando su padre ya no pudo con él.

Su segunda esposa se llamaba Sarah, pero conocida como Sarina, una muchacha muy pobre venida de Skopie con 28 años, y con la que tuvo también hijos: el primogénito, Shlomó, (fallecido el año pasado)  y del que hablaremos luego porque es el más famoso de toda la familia.

Después, Matilda Ruth , conocida como Rut, secretaria de David Ben Gurion, al menos todavía vivía en 2013, con 94 años. Dedicó su vida a escribir en nombre de Ben Gurion todas las cartas privadas que éste recibía con quejas y súplicas.

Ruth Jabilio y Yosi Jabilio, consejero judicial del ayuntamiento de Jerusalén  hasta dimitir por diferencias con el ex-alcalde Nir Barkat.  Fue candidato a la alcaldía estas pasadas elecciones.

También tuvo otras dos hijas, Regina (Malka) y Margalit. Y un tercer hijo, el benjamín, Abraham, encargado de relaciones exteriores del Partido Mapai, casado en 1963 en Holanda.

Nisim Jabilio, además de ofrecer muy buenas condiciones laborales a sus numerosos empleados, fue un gran benefactor de proyectos: en 1922, donó gran cantidad de dinero para la fundación del Hospital Mishgav Ladaj, o para la celebración del Seder de Pesaj de ese mismo año para judíos sefardíes  necestitados.

La dulcería, cuyos caramelos Roger era famosa entre  los árabes de Nablus y Jebrón para repartir en bodas y eventos varios,  pasó a manos de Shmuel. Para La Guerra del 14 fue reclutado pero sirvió desde su casa. Luego, con las duras condiciones comerciales impuestas por el Mandato Británico, se unió a las protestas de árabes y judíos contra el poder inglés y consiguieron mejorar los pagos de aranceles en la importación de cacao. Luego llegaron los gravísimos disturbios del ´29, con el boicot árabe y las leyendas del contrabando de chocolate, con palizas y tumultos, denuncias a un judío desaparecido dejándole una gran deuda,

En 1936, Shmuel  -sin saber leer y escribir-  obligado por la ley del Mandato Británico, quecerraba las tiendas judías de la Ciudad Vieja, abandonó la sede familiar de toda la vida y  abrió una nueva  en el Majne Yehudá -el suk por excelencia en Jerusalén. En 1943 también abrió otra tienda , pero de salazones, a pesar de tener que estar sujeto a los precios que le imponía el inglés.  Y otra en plena PLaza de Sión, frente al populoso Café Viena y la boutique para señoras Java; en esa sucursal fue donde llegó la novedad del chocolate blanco ,  que en algunos kibbutzs  escondían y comían en secreto porque era considerado lujo burgués. La tienda cerró en 1960, agobiada por impuestos y pérdidas.  La gran compañía elite hizo una propuesta de compra en un momento dado, y aunque al patriarca le parecía bien, los hijos no quisieron vender el negocio familiar, que se fue muriendo por sí mismo, ahogado por dos años de pérdidas.

De entre todos los miembros de los Jabilio, destaca este señor, z´´ l,  Shlomo Jabilio, el israelí que sacó de Marruecos en la clandestinidad a miles de judíos.

Nisim y Sarina fueron padres de Shlomo en 1921; se unió a la Haganá a los 14 años y sirvió en la policía judía de Palestina durante la revuelta árabe. Durante  Segunda Guerra Mundial fue un alto comandante de la Haganá en Jerusalén y como tal fue enviado a establecer una red clandestina judía en Egipto para proteger a los judíos de El Cairo y Alejandría. Un éxito.

Bajo su mando, se tomaron los barrios de Talbiye, Baka, y el campamento de Allenby en la Guerra de Independencia.  Después , se dedicó a la diplomacia, como cónsul en Estanbul. Y embajador en Camerún.

En 1954, el jefe del Mossad,  Isser Harel,  se dirigió a Shlomo Havilio y lo envió a una misión secreta: establecer un movimiento clandestino judío en el norte de África para proteger a los judíos de Marruecos, Túnez y Argelia de los árabes y prepararlos para la inmigración. Y aceptó. Lo primero que hizo fue  visitar las comunidades judías que había entre las montañas del Rif del Marruecos español  (Melilla) hasta las montañas del Atlas en el Sahara. Incluso llegó a la antigua comunidad judía de la isla de Djerba en Túnez. Después, de regreso a Israel, formó a un equipo de especialistas que envió al Magreb, donde su trabajo era integrarse en la sociedad y reclutar a miembros locales. Y así nació “El marco”, el nombre de la operación de ayuda a la aliá de los judíos magrebíes.

Shlomo , con su identidad falsa de comerciante armenio en El Cairo, y Jaya Rosenthal , cairiota que acabaría siendo su esposa. Su boda se anunció en portada de periódicos el día en que se declaró la refundación del Estado de Israel. Llegó tarde a la boda por un atentado en el centro comercial de Mamilla.

En mayo de 1956, los musulmanes arrojaron granadas contra el Barrio Judío de Constantina, en Argelia. Los agentes de Javilio persiguieron y mataron a los perpetradores del atentado. También establecieron un servicio de correo clandestino que permitía a los judíos de Marruecos mantener contacto con sus familiares en Israel cuando las autoridades locales  tenían suspendido el servicio postal con  Israel. A quienes lo desearon se les proporcionó documentación falsa para poder abandonar el país  a través de Tánger, Ceuta y Melilla, con la colaboración de las autoridades españolas. Todas las posesiones que tenían las tuvieron que dejar atrás sin vender. Decenas de miles de judíos sefardíes  llegaron así a Israel.

Falleció a los 96 años de edad, el año pasado, en la víspera del Día de Jerusalén, ciudad que le nombró Hijo Predilecto.  Bendita sea su memoria.

© פדרו הוארגו