LOS JUDÍOS DE AZEMUR

 Notas sobre el papel de los judíos en una colonia portuguesa en la costa africana


  Uno de los primeros cambios históricos que evidencia el fin de la Edad Media es de orden económico: la presencia del otomano en el Mediterráneo Oriental dificulta el tráfico marítimo  de los mercantes genoveses y venecianos, pero también de potencias emergentes como españoles y portugueses. Obstruida la antigua Ruta de la Seda y de los judíos radanitas, tanto Portugal como España buscan una ruta alternativa para llegar a las Indias; España buscará esa ruta navegando hacia el oeste y Portugal lo hará hacia el este, esto es, bordeando la costa atlántica de Africa para llegar al Océano Indico. Y fue así como levantaron colonias en la costa hoy marroquí.

  En 1497, los hispano-hebreos expulsos de los reinos de Castilla y Aragón en 1492 se encontraron con la misma barca en el mismo río: el rey de Portugal, para poder casarse con la hija de los Reyes Católicos, impone a la judería portuguesa la disyuntiva de la conversión o la expulsión. Comienza entonces un movimiento migratorio  de judíos en diferentes oleadas hacia esas colonias. Una de ellas, Azemur, junto al río Morbeya, a 80 kms al sur de Casablanca. En español, Azamor. Manuel I de Portugal, que no tenía animadversión alguna contra los judíos, sino que había sido obligado por su prometida, concedió privilegios sociales y religiosos a los judíos de aquellas colonias. Los de Azemur los recibieron el 14 de junio del año de 1514.

Hubo judíos que ayudaron a la colonización de la costa atlántica de Africa. En el caso de Azemur, tenemos conocimiento de Jacob Adibe, «Judeu de nação Portuguesa» (según las crónicas). Isaac et Ismaël Benzamerro -originarios de Sevilla en el S XIII y prestamistas de los Reyes Católicos en la Guerra de Granada- en 1510, aún ricos,  fletaron dos barcos con doscientos judíos para ayudar a los portugueses. José Adibe, el padre del ya mencionado Jacob, fue designado rabino de Azemur el 23 de julio de 1514, además de supervisor de la factoría portuguesa. Y su hijo, Yahya, se convirtió en «lingua», esto es, intérprete de las tribus bereberes, con las que los judíos como José Cordilha o Gordilha, Samuel Boqueira, Abraão Carrilho, Abraão Cortidor y Abraão Homem comenzaron a mantener intercambios comerciales. En un status social superior, diplomático -según  José Alberto R. Silva Tavim, Os judeus na Expansão Portuguesa em Marrocos durante o século XVI- estaban el gran rabino  Jacob Adibe, su hermano, Moisés Adibe, y tres intendentes: Jacob Daroque, Juda Budara y  Samuel Palençano (de Palencia). La organización de la judería era copia de la de Fez: con cierta autonomía administrativa y judicial, al estilo de las juderías medievales. Pero al igual que ocurría con el rabino Benzamerro en Safi, el rabino Adibe en Azemur debía obedecer a un superior en la metrópoli, el rabino Abraham Rute, lo cual no siempre fue del agrado de los colonos judíos. Benzamerro escribió una misiva la rey de Portugal donde  califica a r. Rute de enemigo jurado. El rey le concedió el privilegio de emanciparse de las directrices del rabino portugués.

 Otro judío importante de la plaza en cuestión fue Abraham Mulanes (Baal Ha´Nes, «el milagrero») del cual no existen fuentes documentales, sólo legendarias y populares, y que se cree fuera un emisario de Eretz Israel llegado a Azemur en 1870. Su tumba, en el patio de una casa, todavía es objetivo de peregrinaciones el día de su hilulá (su enaltecimiento en el aniversario de su muerte), que tiene lugar en la festividad de Lag ba´Omer.

  El lugar también fue patria chica de Estevanico, el primer africano que puso pie en América, gracias a haber participado en la aventura colombina de los españoles.

Bibliografía básica:

  • Les quartiers juifs de Safi et Azemmour sous domination portugaise.Le développement d’un tissu social original au XVIe siècle, José Alberto Rodrigues da Silva Tavim