MOSHE ELIAHU LEVY

Historia de la apasionante vida un proto-sionista  y abolicionista de la esclavitud.


En 1782, cesó la pertinaz sequía que azotó durante largos años la ciudad de Mogador y toda su provincia. El sultán Muhamad III, que había fundado la plaza en 1765 sintió gran alivio; y de igual manera su ministro del dinero, Eliahu Ha´Levy Ibn Yuli, miembro destacado del aristocrático linaje hebreo de los Levy Ibn Yuli, ya potente cuando vivían en Sfarad. Eliahu estaba contento por partida doble: no es que la economía local mejorara sino que acababa de ser padre de un niño al que llamó Moshé. Esta criatura fue criada tanto en la excelencia talmúdica -su tío Shmuel era el «Naguid» de la judería marroquí de entonces- como así mismo criado en la comodidad que su padre podía darle, pues éste no sólo era administrador de las finanzas del sultán sino que también era su más notable diplomático: jugó un relevante papel cuando se firmó un tratado de paz en 1786 con los Estados Unidos. De la madre sólo sabemos que se llamaba Rajel y era de Tánger. Tampoco sabemos el motivo por el cual en 1790 la familia deja Mogador -quizás las violencias del bombardeo francés- y se radican en Gibraltar.

Con el tiempo, Moshé se dedicó al comercio internacional. Mediante sus servicios a la corona inglesa en su colonia española, desarrolló un imperio naviero que le llevó a América: primero, las Islas Vírgenes -entonces colonia danesa, donde se casó con Jana Ibn Danone, hija del importante hombre de negocios David Danone. La pareja tuvo cuatro hijos. Vivieron en Cuba, Puerto Rico, La Florida…En este lugar fue donde al final se asentó en 1820 después de que Dinamarca reconociera su divorcio. Este hecho parece ser que fue un gran punto de inflexión en su vida, produciendo en él un renacer potente de sus raíces judías. Jazar be´tsuvá, podríamos decir.

En 1821 fundó la ciudad de Micanopy -hoy Lake City- y adquirió unos cien mil acres de tierra a las afueras con una idea muy clara: levantar un asentamiento judío para acoger a  los perseguidos por los zares del Imperio Ruso. Esta ciudad judía era un proyecto que había sido concebido como una especie de proto-kibutz. Lo llamó «Pilgrimage», pero también era conocido como «Nueva Jerusalén». Además de trabajar la caña de azúcar, desarrollaron tecnología para poder trabajar mejor bajo los duros soles de Florida. Pero trece años después sobrevino la desgracia: el asentamiento ardió por completo en el marco de la Segunda Guerra Semínola (entre los nativos semínolas y los estadounidenses, que habían comprado La Florida en 1819) Pero Moshé creía en sí mismo y también creía que el Pueblo de Israel tenía que organizarse para poder sobrevivir. Sus biógrafos no dudan en calificarlo de proto-sionista.

David Levy, su hijo

Fue entonces cuando se embarcó en otro proyecto para asegurar el desarrollo de los judíos a través de su unión y colaboración: construyó el colegio e internado judío que sería uno de los primeros grandes centros académicos hebreos en Estados Unidos. Mientras tanto, también se declaró un convencido abolicionista de la esclavitud, como dejó demostrado en su libro  «A Plan for the Abolition of Slavery», que publicó en Londres. Lo cual no deja de ser paradójico, pues él mismo era amo de esclavos. Pero también era muy consciente de la Salida de los Hebreos de Egipto y decidió que la esclavitud tenía que ser erradicada de la sociedad de forma gradual y paulatina.

Su hijo, David Levy Levy, fue el primer judío norteamericano en ser elegido para la Cámara de Representantes del Senado de  EE.UU. (Y del mundo en general)  En la misma importante cámara senatorial se sentó también un pariente suyo, Judah Ph. Banjamin, ministro de exteriores en tiempos de la Guerra Civil Americana.

Moshe Levy murió durante una excursión de verano al complejo White Sulphur Springs en Virginia el 7 de septiembre de 1854.

Bibliografía:

  • Chris Monaco. (2005). Moses Levy of Florida: Jewish Utopian and Antebellum Reformer. Louisiana State University