PARASHAT HA´SHAVÚA: «VA´YIGASH»

Parashá: וַיִּגַּשׁ‎ , Va´Yigash, Se acercó a. Génesis, 44:18–47:27. Haftará sefaradit,  Ezekiel 37:15–28. Darshán:  Morenu veRabenu HaGaón HaTzadik Rabí David Janania Pinto shlita.


“Y de algunos de sus
hermanos, tomó cinco
personas y los presentó ante
el faraón.” (Bereshit 47:2)

Al respecto, Rashí explica: “‘De algunos de sus hermanos’: de los más deficientes de ellos en cuanto a valentía, que no se veían como héroes, pues si los hubiera visto como personas fuertes, los habría nombrado soldados de su ejército. Los que presentó fueron: Reuvén, Shimón, Leví, Issajar y Biniamín”. Yosef llevó ante el faraón parte de sus hermanos, aquellos que parecían débiles, con el fin de que el faraón no viera en ellos que eran personas con mucha fuerza y pidiera que formaran parte de su ejército, porque si así hubiera hecho ¿qué habría sido de la Torá? Pero ante esta interrogante, ciertamente, podemos objetar que Yosef también fue nombrado con un cargo gubernamental, siendo el virrey de todo Egipto. No obstante, Yosef tuvo el mérito de una protección particular por el hecho de que no olvidó la casa de su padre, aun cuando estuvo sumergido en la impureza de Egipto. Del Cielo, le dirigieron las cosas de modo que fuera nombrado “rey” de Egipto. Esto fue con el fin de que su gobierno sobre Egipto fuera la razón por la que Yaakov y sus hijos descendieran allí, lo que después se desenvolvería en la esclavitud en Egipto, el éxodo de allí, hasta la meta final y aspirada, que es el recibimiento de la Torá.

Surge una gran pregunta: ¿cómo pudo pensar Yosef en engañar al faraón enviando solo a sus hermanos más débiles, si el faraón sabía de la gran fuerza de los hermanos de Yosef, la cual era conocida por todo el mundo? Podemos explicar que el propósito de la llegada de los hermanos a Egipto, a una tierra que era extraña para ellos, fue para capacitarlos para la redención y el recibimiento de la Torá. La cura y el remedio del exilio es la sagrada Torá, que tiene el poder de hacer olvidar las aflicciones y las dolencias del corazón.Yaakov Avinu quiso aliviar la gran dificultad que implicaba el exilio en Egipto, por lo que envió a Yehudá en vanguardia “para instruir”, y también les ordenó al resto de sus hijos establecer casas de estudio en la tierra de Goshen con el propósito de difundir la voz de la Torá.

Y el gran poder de la Torá se puede ver en los miembros de la tribu de Leví, quienes, por estar sumergidos en el estudio de la Torá, en el Bet Midrash, no sufrieron la esclavitud física, al contrario de lo que ocurrió con el resto de las tribus, que no se ocuparon de la Torá, lo que causó que se les impusiera el yugo de la esclavitud y del trabajo forzado. Yosef les dijo a sus hermanos que el mensaje principal que tenían que transmitirle al faraón era: “Ciertamente, somos poderosos y valerosos, pero no es a las artes marciales a lo que nos dedicamos, sino a la Torá, que es nuestra guía, que está en la cima de nuestro interés”.

Con el hecho de que Yosef envió a “algunos de sus hermanos” a que se presentaran ante el faraón —de los más deficientes en poderío físico—, él quiso demostrarle al faraón que la fuerza física no era lo que les importaba a ellos, sino solo la sagrada Torá, y, como prueba de ello, ellos no tenían apariencia física muscular. De hecho, el verdadero valor es la superación a la Inclinación al Mal, el poder de someterla y gobernar sobre ella, como dicen nuestros Sabios, de bendita memoria: “¿Quién es valiente? El que conquista su Inclinación al Mal”.

Yosef tenía mucha fuerza, e incluso sus hijos heredaron dicha fuerza. Ello se ve demostrado cuando los hermanos vieron la fuerza de Menashé, pues se dijeron: “Este tipo de fuerza solo se ve en los miembros de la casa de nuestropadre”, ya que aquella era una fuerza particular que no se encontraba con facilidad, sino que la poseían solo las doce tribus. Por su parte, Yosef poseía el poder de resistir y vencer a la Inclinación al Mal, que lo ayudó a salvarse de las seducciones de la esposa de Potifar, quien quiso hacerlo pecar. ¿Por qué Yosef pudo salir victorioso de dicha prueba? Debido a que vio la figura de su padre ante sus ojos. Vemos que las tribus no solo fueron bendecidas con fuerza física, sino, principalmente, con fuerza espiritual: el poder de sobreponerse a la Inclinación al Mal, y ese poder es la verdadera fuerza.

Esto es, entonces, la explicación a lo que preguntamos de cómo Yosef pudo pensar en defraudar al faraón.Yosef no buscó dirigirse al faraón con tramas, sino que quiso demostrarle que la esencia de las tribus era la sagrada Torá y que no eran guiados por la fuerza física, sino por la fuerza de la sagrada Torá, la que los llevaba por el sendero correcto y les proveía incluso de fuerza física para cuando ellos necesitaran de ella para venceral enemigo.