SOBRE LOS JUDÍOS DE ALMERÍA

Entrevista al autor Carmelo López Carrique, presidente de las asociaciones «Maguén Sefarad»  y «Tarbut Almería».


 A primera vista pareciera que la judería medieval de la ciudad de Almería -al este de Andalucía, frente al Mar Mediterráneo- no habría estado muy investigada por la historiografía ni tampoco fuera muy conocida por el público en general; y por eso el almeriense Carmelo López Carrique decidió recuperar la memoria hebrea de la ciudad recopilando todas las fuentes conocidas para la difusión de lo judío en la ciudad, publicando un libro que ya lleva unas cuantas ediciones desde que salió a la luz. Muy amablemente nos ha concedido esta entrevista para difundir la historia de esta ciudad.

Carmelo López

Sfarad.es: –¿Además del trabajo de investigación histórica, en Almería hay alguna otra forma de difusión de la judería almeriense?

 Carmelo López Carrique. –Por supuesto que sí! Desde la asociación cultural «Maguén Sefarad» ofrecemos charlas sobre lo hebreo en Almería y, además,  la posibilidad de hacer rutas guiadas por los espacios de las dos antiguas juderías, la nueva y la vieja. También nos hemos ocupado, junto al ayuntamiento, de señalizar los límites de ambas juderías, por ejemplo.

 S.es: –Que hubiera dos juderías ya dice mucho de su antigüedad, ¿no?

C.L.C.: –La primera data de la época de la propia fundación de la ciudad -el S. X- en lo que luego se conoció como el arrabal del Aljibe (Al-Haw, en árabe), que estaba al lado del arrabal de la Medina. Pero en realidad, aunque esto es una suposición, ya habría habido una comunidad en tiempos de los romanos, pues una de las más antiguas piezas arqueológicas que atestiguan la presencia judía en la Península Ibérica se encontró no lejos de Almería, en la localidad de Adra; hablo de la hoy desaparecida lápida sepulcral de la niña ANNIA SALOMONULA que sólo conocemos por estudios del S XVIII.

S.es: Y por supuesto quedan las referencias historiográficas, como las que hablan de  la comunidad judía del puerto de Urci y después Bayyana,  de las que, entre otros, habla el historiador norteamericano Eliahu Ashtor  en “The Jews of Moslem Spain”.

C.L.C. : Así es. Los judíos estaban en la península mucho antes de la dominación islámica en el Al Alandalus, como muestran las actas de los concilios del Reino Visigodo, por ejemplo.

S.es: –¿Y en qué momento se pasa de una judería vieja a una judería moderna?

C.L.C: –la vieja permaneció en el Aljibe hasta el año 1157; diez años antes, la plaza fue reconquistada por las huestes de Alfonso VII de León y Castilla, pero luego llegaron los almohades,  integristas religiosos bereberes que llegan aquí a imponerse sobre las taifas musulmanas. No permitieron en ningún sitio la libertad de culto y  aniquilaron sistemáticamente a los judíos que quedaban en la ciudad en ese momento.

S.es: –Entonces, cuando la familia de los Ben Maimón de Córdoba abandonan la ciudad por esa llegada de los almohades, se refugian unos años en Almería; es decir, Ha´Rambám (Maimónides) pasó unos años de su infancia en la vieja judería y la familia abandonaría la ciudad para irse a Fez  cuando llegaron los problemas con los almohades.

C.L.C. : –Exacto. Además el gran  poeta judío Ibn Ezra describe en un poema -una kiná- la destrucción de la judería de Almería y otras ciudades por estos almohades. Todos los cronistas de la época -y posteriores- hablan del cementerio hebreo en las proximidades de este antiguo arrabal, pero la arqueología aún no ha podido dar con las tumbas. Posiblemente las lápidas fueran expoliadas y reutilizadas.

S.es: ¿Y cuándo comienza el asentamiento en la nueva judería?

C.L.C. : –Después de la derrota de los almohades en las Navas de Tolosa, es decir, en la primera mitad del S XIII, hay una repoblación en la zona de la Colación o Parroquia de Santiago. De esta nueva judería almeriense da buena cuenta una fuente incuestionable -El Libro del Repartimento de Almería- como demuestra la investigación de Cristina Segura Graiño, Catedrática de Hª Medieval de la Universidad Complutense de Madrid. Ocupaba un espacio que iba desde la Plaza del Juego de las Cañas (actual Plaza de la Constitución) hasta las proximidades de Puerta de Pechina, pasando por la Calle Real de Pechina (Calle de las Tiendas). La señalética municipal que se ha hecho trata de acotar más a o menos el espacio de esa judería en función de los estudios académicos de Cano Pérez y Ferre Cano, de la Universidad de Granada, con la obra publicada por la Diputación de Almería.

S.es: –¿Existe hoy en día una comunidad judía en la ciudad?

C.L.C.: –Sí, existe «Tikún Olam», que ofrece un marco para todos los judíos que viven en la provincia y los turistas que nos visitan a lo largo de todo el año.

 S.es: –Muchas gracias, Carmelo, por atendernos y por tu esfuerzo en difundir la existencia de las juderías de aquellos hispano-hebreos.

C.L.C. :–A vosotros.