ANTÓN DE MONTORO, EL ROPERO

Poeta con verso y converso. Porque a pesar de los riesgos, nunca ocultó su condición entre sus admiradores: El Marqués de Santillana o Juan de Mena, por ejemplo.


Antón de Montoro en realidad se apellidaba de Baena Ventura -así consta en el testamento que dejó su padre, Fernando Alonso de Baena, que era orfebre ambulante.  Nació en Córdoba inaugurado el S XV y en su mocedad el mismísimo Iñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, ya en edad provecta, le pìdió copia de sus versos, que admiraba y difundió. Para sus enemigos, que por supuesto los tenía, era El Ropero, apodo presuntamente peyorativo en relación a su oficio , que no era otro sino el   que se llamaba  aljabibe, o ropavejero , especie de buhonero que vende ropajes y hasta utensilios de segunda mano.

“Puesto que  la poesía no aumenta mis bienes -decía- adoremos este dado y a la aguja démosle las gracias.”

Que fuera de extracción humilde y se dedicara al comercio ambulante  y encima se enorgulleciera de ser converso sería motivo recurrente de sus colegas detractores, entre los que se contaban otros conversos de gran fama, como Rodrigo Cota, de quien a su vez se reían los poetas orgullosos de ser cristianos viejos. Pero Antón sabía que su lengua era una espada y se defendió de todos ellos con gracia y  donaire.

De otro lado, literatos conversos pre-renacentistas como Juan Alvarez gato le elogia. Y Don Pedro, el Señor  de Aguilar,  padre de Alonso de Aguilar y de El Gran Capitán , Fernando González de Córdoba, le dispensa protección absoluta.

Su testamento

Juan de Mena, también converso, era su modelo de composición, aunque también trató con Jorge Manrique; conservamos 164 poemas en los Cancioneros, con muchas coplas satíricas y poemas del Código de Amor Cortés.  Los últimos poemas, también de tema político, son las tres extensas composiciones que produce entre 1473 y 1474 tras los motines anticonversosde Córdoba y Carmona,  en los que protesta ante Enrique IV, Isabel la Católica y Alfonso de Aguilar, por las persecuciones de que es víctima su grupo. Imploró  piedad a los Reyes Católicos durante las persecuciones de judíos producidas a finales de siglo y se obsesionó profundamente con la situación de los judíos y judeoconversos.

Escapó a la gran masacre de la judería cordobesa de 1473 y al año siguiente, siendo testigo de la entronización de Isabel de Castilla, le dedicó unos versos que eran dardos:

 Que esta muerte sin tregua

llegue a su fin merced a tu piedad

y tu bondad

hasta estos tiempos de Navidad

cuando se saborea el fuego….

Otorgó testamento en 1477, pero murió entre 1483 y 1484 , después de que Sixto IV firmara la Bula de la Inquisición y el Tribunal del Santo Oficio se instaurara en Córdoba.

 

 Aquí un poema que se escribió sobre sí mismo:

¡O, Ropero amargo, triste
que no sientes tu dolor!
Setenta años que naciste
y en todos siempre dixiste:
«ynviolata permansiste»
y nunca juré al Criador.
Hize el Credo y adorar
ollas de tocino grueso,
torreznos a medio asar,
oyr misas y reçar,
santiguar y persinar,
y nunca pude matar
este rastro de confeso