BAR MITZVÁ Y BAT MITZVÁ

La ceremonia de Bar Mitzvá (y Bat Mitzvá), punto de partida en el ciclo vital judío para asumir la responsabilidad de cumplir los preceptos.



Bar Mitzvá

Con el término Bar Mitzvá  se denomina la ceremonia en la que los varones  judíos , al cumplir los  13 años de edad , asumen su responsabilidad como judíos para cumplir los preceptos; así  está escrito en el Tratado de Principios (Avot V-25). Dado que ya ingresa como individuo en la comunidad, puede formar parte de un  Minián (grupo mínimo de 10 varones que se reúne para que el rezo sinagogal pueda ser considerado apto).

Es una costumbre señalar ese día en forma pública, no sólo en el seno de la familia como se hacía en la Edad Media avanzada. El primer Shabat  tras el cumpleaños número 13 años, el joven es llamado a leer la Torá, recitando las bendiciones correspondientes; se le honra también con la lectura de la Haftará (porción semanal correspondiente a los profetas). El padre o tutor es el encargado de llevarlo a la sinagoga y acompañarlo en la «Aliá»  a la Torá ( la “subida” a la tevá para leer La Torá). El joven se prepara con anticipación para este evento trascendental en su vida y la de su familia con un maestro especial que le enseña la lectura de la Torá, las bendiciones y a colocarse los tefilin (filacterias) y el talit (manto para rezar).

En muchas sinagogas, ya sean ortodoxas, conservadoras o reformistas, se organizan cursos de Bar Mitzvá, donde se agrupan jóvenes adolescentes que están próximos a la edad y se les enseñan las tradiciones, historia judía y todo lo que tiene que ver con el ritual. En la semana del Bar Mitzvá, el joven, en compañía de su familia y amigos, participa de la oración (tefilá) matutina (shajarit), se coloca los tefilin y toma parte activa en el servicio. A esto le sigue su participación también activa en el Kabalat Shabat (viernes al caer la tarde), que culminará en la mañana del sábado con el protagonismo del Bar Mitzvá en el servicio de Shajarit (matutino), en el que se lo honrará con la lectura de la Tora como queda dicho. También existe la costumbre de que el joven Bar Mitzvá dé una prédica (drashá) de contenido judío o sobre algún tema que aluda la lectura de la Torá de esa semana.

Bat Mitzvá

En los tiempos modernos se realiza también a las niñas la ceremonia de Bat Mitzvá, equivalente femenino de la Bar Mitzvá. Después de esta ceremonia, a partir de los 12 años, las niñas judías son responsables de cumplir con los preceptos y mitzvot, especialmente en todo lo que una mujer judía deberá hacer para vivir su judaísmo en plenitud. En su preparación para esta ceremonia se destaca la enseñanza de la tradición judía, poniendo énfasis en las virtudes de las mujeres ejemplares de la historia judía, comenzando por las matriarcas bíblicas del pueblo judío (Sara, esposa de Abraham; Rivka (Rebeca), esposa de Isaac; Raquel y Lea, esposas de Iaacov), pasando por otras mujeres relevantes como Jana, madre del último juez de Samuel, o Bruria, en tiempos del Talmud, y llegando a las grandes mujeres judías del siglo XX, como Jana Senesz, Golda Meir (que fue primera ministra del Gobierno de Israel) o Ana Frank, joven escritora mártir de la Shoá (holocausto nazi) conocida mundialmente por su famoso diario escrito en Amsterdam en el escondite que compartía con su familia en los malditos tiempos del nazismo.

Esta costumbre de celebrar el Bat Mitzvá tiene relación directa con el avance de los derechos de la mujer y su protagonismo en estos tiempos iniciándose hacia la década del 1920. Se considera a la hija del rabino Mordejai Kaplan como la primera «Bat Mitzvá» conocida públicamente. El rabino Kaplan fue fundador de la línea reconstruccionista en el judaísmo religioso, ubicada entre el judaísmo conservador y el reformista. En ella se otorga un especial protagonismo a la mujer. En ambientes conservadores y reformistas (los más progresistas)las tradiciones y enseñanzas a una niña para el Bat Mitzvá son las mismas que se imparten a los varones, como la lectura de la Torá y las bendiciones. En los últimos años incluso se les enseña a colocarse los tefilin (filacterias) y el talit (manto para rezar).

Entre los judíos ortodoxos esta costumbre es rechazada. Sólo en los círculos de la ortodoxia moderna se celebra algo del Bat Mitzvá, pero se excluye todo lo que tiene que ver con el ritual, el cual sigue reservado a los hombres.

 

© sfarad.es