BEN TSION TARAGAN

Reseña biográfica de un gran impulsor de la renovación de la lengua hebrea.


En 1860, Jerusalén, hasta entonces agobiada por el hacinamiento y las pandemias, salió del recinto amurallado, creando el primer barrio extramuros: MISHKENOT SHANAANÍM. Unos de sus primeros y valientes habitantes -hubo que pagar a la gente para que se atrevieran a dormir fuera de las murallas y sus portones-fueron una pareja de honda raigambre en Eretz Israel: Perla Niego y Yosef Rafael ben Eliahu Taragán. Ella, descendiente de los Niego de Adrianápolis -que aún no se llamaba Edirne, en Tracia. El, de la familia Taragán, (de Tarragona) que se considera radicada en Jerusalén poco después de la expulsión de Sefarad.  Abraham Taragan fue agente consular de los intereses ingleses en en Tánger en el S XVIII. (Encyclopedia of Jews in the Islamic World)

Yosef y Perla, diez años después de haber empezado a vivir en Mishkenot Shanaaním, esto es, en el año de 1870, el 18 de junio, les nació un hijo, al que llamaron Ben Tsión. Dos años después tendrán una niña, a la que llamaron Rivka, Zamro de casada.

Robinson Crusoe en ladino

Después de los estudios primarios en el Talmud Torá Sfaradí de Yerushaláim, Ben Tsión pasó a estudiar en el colegio de Doresh Tsión, donde estudiaron casi todos los rabinos sefardíes de la ciudad y todos los que querían, además, estudiar materias profanas necesarias para ganarse el pan un día. Pero él no estudió un oficio allí, sino el departamento de Torá y Malajá de l´Alliance Israelite Universelle (en hebreo, Kol Israel Javerím) No obstante, su padre quería que estudiara en una yeshivá para que fuera ordenado rabino. Al final, ni lo uno ni lo otro, porque a la edad de 17 años se puso a trabajar en la imprenta de los Zukerman, la tercera de la ciudad en sacar a la luz textos en hebreo, en el barrio musulmán de la Ciudad Vieja. La maquinaria había sido donada por Moshé Montefiore, el mismo por el cual se había construido el barrio de Mishkenot.

Trabajando con los tipos de hebreo y la tinta, fue como supo de la existencia de Eliezer Ben Yehuda, semantista entregado a la actualización del vocabulario hebreo (y sólo en ese nivel de la gramática). A Taragan le pareció un proyecto interesante y no cejó en su empeño hasta que pudo formar parte de la redacción del periódico Ha´Tsví (el primero de los que fundó Ben Yehudá) Trabajó allí durante 19 años, incluso como director durante una temporada. Y fue un colaborador constante para el diccionario de Ben Yehudá.

En 1905 fue invitado a ir a Alejandría, en Egipto, para editar la publicación de las obras escritas por los rabinos egipcios. El rabino principal, r Eliahu Bejor Jasán le convenció para que se quedara en Alejandría como profesor de hebreo en el Talmud Torá de la sinagoga alejandrina. Fue el primer profesor de hebreo con el método moderno de hebreo en hebreo. Paralelamente a la labor docente, escribió y publicó libros sobre la enseñanza del hebreo y artículos para ser publicados en Israel, tanto en hebreo como en ladino. Se quedó a vivir allí durante cuarenta años. Durante ese tiempo completó la obra enorme sobre la Historia de los judíos de Alejandría, que sacó a la luz en francés y en hebreo. (Les communautés israélites d’Alexandrie: Aperçu historique depuis les temps des Ptolémées jusqu’à nos jours, Alexandrie: Les Éditions juives d’Égypte, 1932.)

En los ratos libres traducía al ladino obras literarias internacionales o parte de ellas, como puede ser, por ejemplo, Shakespeare, que publicaba en una revista por el fundada «Güerta de Yerushaláim» o las Aventuras de Robinson Crusoe, para que los niños ladino-parlantes desarrollaran gusto por la literatura cuando fueran adultos.

En 1946, regresó a Jerusalén. Y allí murió -alav ha´shalom- el 26 de julio de 1953, a los 83 años de edad, rodeado de sus dos  hijos, nietos y bisnietos. Su hijo Menashe, en el tiempo que estuvo viviendo en Alejandría, fue director de una factoría de algodón egipcio. Se casó con una chica de Rishon Le´Tsion, Alisa, que falleció en 1998. Cuando vivían en Alejandría, su casa estaba abierta totalmente a todos los judíos, por lo que que fueron unos de los primeros que tuvieron que irse de Egipto cuando se re-fundó el Estado de Israel. Otros fueron expulsados con la llegada al poder de Nasser en el ´56.