CINCO GENERACIONES DE RABINOS SEFARDÍES EN JERUSALÉN: LOS MIYUJÁS.

 Uno de los muchos hechos históricos -esto es, documentados, archivados- que demuestran que los judíos vivieron siempre en Jerusalén y no en pequeñas cantidades.


El gran puerto anatolio de Esmirna, la perla del Egeo (donde naciera Homero),  fue importante lugar para la judería sefardí en el Imperio Otomano.  Y de allí, en el S XVII, es desde donde llegan a Jerusalén los Miyujás, tanto por imperativo proto-sionista (a la manera de Gracia Nasi y su sobrino en el siglo anterior ) como por huir de la estrechez fiscal del absolutismo del sultán: había que pagarle, además de sus harenes y jaurías, la reanudación de las conquistas y saqueos por Hungría, Silesia y Moravia.

Por otra parte, en Esmirna, había ido a nacer un judío que convulsionó el mundo hebreo autoproclamándose Mesías: Savtai, fundador de la polemiquísima  secta de los sabateos. El escándalo internacional que se deriva de este señor favorece el regreso a la ortodoxia e incluso al judaísmo en sí mismo. Mientras tanto,  en Polonia había nacido Yehuda Ha´Jasid, quien lideró un  movimiento migratorio a Jerusalén por todas estas razones . El viaje desde Polonia pasaba por Tesalónica, la Jerusalén de los Balcanes,  y por Esmirna, La Perla del Egeo; hay hasta cuadros que  atestiguan la presencia de los rabinos polacos en Esmirna;  quizás los Meyujás se movieran con este grupo de askenazím y por eso en su idiosincrasia rabínica vaya implícito el mezclarse incluso para matrinonios, (cosa nada habitual hasta hace relativamente poco tiempo)

El primer grupo llegó el 14 de octubre de 1700 y estaba compuesto por 200 askenazíes y 400 sefardíes. La comunidad judía de Jerusalén de entonces no podía hacerse cargo de ellos -no había tantos medios-y además se sospechaba que fueran un encubierto grupo de sabateos.  Contrajeron deudas irresolubles con los árabes, pues  quisieron construir una pequeña sinagoga, pero no pudiendo asumir el pago de la deuda,   los árabes quemaron en venganza: era la famosísima sinagoga de  la Jurvá, hoy ya inexistente, pues fue destruida siglos después  por los jordanos en la Guerra de la Independencia. Las autoridades otomanas intervinieron en los tumultos de aquel incendio expulsando a los askenazíes , que se fueron a Jebrón, Tsfat, Tiberias.

Casa de los Meyujás, de 1873, una de las primeras en salir de las murallas. Al fondo, Silwan, Siloé. 

Jerusalén, en el S XVIII no era sitio fácil para traer un hijo en una nueva tierra, pero en 1701 nació Rafael Meyujás,  -rav Moshe Rafael ben rabi Shmuel Meyujás- nieto de un notorio  rabino marroquí con yeshivá en Jerusalén, por un lado,  y del gran rabino de Jerusalén, por el otro.  En 1756 fue nombrado Rishon Le´Tzion (el rabino líder de las comunidades sefardíes) cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en 1771. Está enterrado en el Monte de los Olivos.

Hijo suyo fue Moshé Yosef Mordejai Meyujás, nacido en 1733, escritor de numerosos libros que fue el primer Rishon L¨Zion del S XIX, en el año 1803, aunque murió en 1806.

Su hijo, el rabino Rajamím Natán casó con Miriam Pariente, de Salónica; era matarife ritual (shojet) Pero intramuros no había matadero, así que usaba uno cercano a Siloé, extramuros. Como se sacrificaba antes del amanecer para que llegara la carne fresca a primera hora de la mañana, tenía que vivir fuera de las murallas. En 1914 se descubrió que la casa estaba construida sobre las tumbas de la familia del rey David. Actualmente viven allí dos miembros de la familia.

Su hijo, Yosef Meyujás, nació en 1868, y fue profesor y escritor, además de uno de los fundadores del barrio de Sa´arei Tzedk, al oeste del shuk (zoco) Cuñado del rabino askenazí Yejaiel Mijael Pines, cuando los matrimonios mixtos no eran nada comúnes.

Su hijo, y su tocayo, nació en 1929 ;  fue Yakir Yeruhsalyim, algo así como Hijo Predilecto de Jerusalén. Nació en la casa de Siloé. Luchó en el Palmáj (lo que luego sería las FDI) donde desempeñó importantes cargos con las juventudes y se dedicó a cuidar de las condiciones de los niños  pobres. También enseñó en Tánger y en Túnez.

Hoy en día es muy conocido el restaurante de los Meyujás, abierto en la plaza de Moreno Meyujás, centro de Jerusalén, kasher le´mehadrím, donde se sirve uno de los mejores jumus de la ciudad, además de todas las delicias típicas de la cocina sefardí en Jerusalén.