GRACE AGUILAR

 Reseña en memoria de  la injustamente olvidada  escritora sefardí de lengua inglesa que,  en su tiempo,  fue muy apreciada y leída tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, además de traducida.


Grace, primogénita de una familia sefardí, como el resto de sus hermanos, nació en Hackeny cuando esta parroquia aún no era parte de Londres y cuando en el Reino Unido triunfaba la literatura del Romanticismo: 1816. Dada su endeble salud, fue educada en casa;  primero por su madre, Sara,  (que la instruyó en los principios del judaísmo) y luego por su padre, Enmanuel,  enfermo de tuberculosis (que la aleccionó en el mundo de la Historia y Lengua Hebrea ) Ella, a los 19 años, después de sobrevivir a un sarampión del que nunca se recuperaría completamente, empezó a dedicarse en serio a la literatura.

Aunque escribía poemas que se publicaron póstumamente, su primera incursión literaria fue a través de la traducción de Isaac Orobio de Castro, doctor , filósofo y apologista religioso criado en Sevilla y educado en la universidad de Alcalá de Henares, catedrático de metafísica en la universidad de Salamanca; luego fue médico de los Medinaceli, en Sevilla, y acusado por la Inquisición acabó muriendo en Amsterdam.

Poco después consiguió del editor Isaac Leaser publicar en Estados Unidos la «Apología del Judaísmo» en varios volúmenes. Y se hizo amiga de Solomon Cohen, el primer senador estatal judío en Georgia , lo que contribuyó al éxito de su trabajo en el Sur, ya que distribuyeron sus libros ampliamente . En Inglaterra, su ficción doméstica atrajo a los lectores y la aclamación. Sin embargo, aún necesitaba administrar una escuela de hebreo para niños con su madre para ganar suficiente dinero ( una obligación de la que se quejaba amarga y repetidamente en sus cartas a Miriam Cohen, ya que sentía que le quitaba el tiempo que tenía que dedicarle a  escribir) .

Uno de sus intereses literarios era el de la figura femenina -en muchos aspectos fue pionera de lo que hoy conocemos como «femeninismo».  «Mujeres de Israel», es una obra que recopila  las biografías  de mujeres judías sobresalientes y  que fue reconocida más tarde  como su obra maestra.

En 1847, Aguilar sufrió una parálisis espinal; a pesar de la enfermedad, ella siguió adelante con un viaje por  Europa. Antes de su partida, algunas mujeres judías de Londres  fue homenajeada por un grupo de mujeres  en cuyo discurso  relataban los  logros en favor del judaísmo y  de las mujeres judías.  Y partió a  visitar  a Emanuel en Frankfurt, donde se había convertido en un músico exitoso. Al principio parecía beneficiarse del cambio de ambiente y clima, pero al cabo de unas semanas fue a los baños de Schwalbach para recibir tratamiento.  Murió el 16 de septiembre de 1847. Sus restos fueron enterrados en el cementerio judío.

La producción literaria  de Aguilar  versa  principalmente sobre  historias y obras religiosas que tratan temas judíos. De entre los primeros ,  cuentos nacionales al gusto romántico, cuentos basados ​​en la historia de los marranos  y un romance de la historia escocesa, «The Days of Bruce» (1852). El más popular de los cuentos judíos es EL VALLE DE LOS CEDROS, Hª DE ESPAÑA HASTA EL S XV (en inglés original) , que se tradujo dos veces al alemán y una al hebreo.  Otros cuetnos fueron publicados póstumamente, como  «El Edicto»  o  «La Familia Pérez» .