LA TUMBA DEL PROFETA EZEQUIEL

Al Kifl, en Irak o Dezful, Irán, incluso otra población en Irak,  se disputan el honor de ser el lugar donde se venera, aún hoy,  la tumba de uno de los profetas mayores del judaísmo.


Yejezkel Ha´Nabi, el hijo del sacerdote Buzí, de los hebreos deportados al cautiverio de Babilonia, residió, con su esposa,  en Tel Aviv, ciudad caldea a orillas del canal de Kbar, que se ubica más o menos a unos cien kms. al sur de Bagdad.

Su tumba, del S VI a.e.c. se erige en la localidad de Al Kifl, en la ribera del Eufrates ; las más antiguas documentaciones que conocemos sobre peregrinaciones a este lugar datan de la era rabínica de los Gueoním, los genios que interpretaron el Talmud en las academias de Sura y Pumbedita entre el 589 y el 1038 d.e.c., mil años después de ser enterrado. Uno dc los que mencionan la existencia de esta tumba fue por ejemplo Benjamín de Tudela.

A mediados del S XX, unos cinco mil judíos irakíes visitaban el lugar cada año por la fiesta de el ed sayara, o Shavuot, pues el primer día de esta fiesta se lee la Haftará de Ezequiel.

El edificio está construido con planchas de adobe entorno a un gran patio. Hay unas doscientas tiendas que venden velas, perfumes e incluso artículos de primera necesidad. La antigua sinagoga, donde hoy se levanta una mezquita chiita, tiene sobre la sala de oración una torre alminar  del año 1300,  que recuerda a los zigurat. Hay un pozo y una mikve.

Pero sus más importantes elementos decorativos son las baldosas de cerámica. Según relatos de la antigüedad, el suelo del edificio estaba pavimentado con losas en las cuales , como si de escritura cuneiforme se tratara, se había grabado el Libro de Ezequiel. Wn 1935,  David Hacohen, del Líbano, tuvo en sus manos alguna de esas baldosas, que se las confió a Ben Tzvi y algunos de esos azulejos, datados en el S X d.e.c., ahora están en el Instituto ben Tzví.

Judíos en los años ´30 rezan en la Tumba de Ezequiel

La sinagoga estuvo en funcionamiento hasta 1948. Las tiendas de los judíos, no obstante, continuaron abiertas y bajo el gobierno de Sadam Husein se permitió que sus rentas fueran transferidas a los judíos de Irak que ya estaban en Israel o en otros lugares del mundo.

Sólo después de 2007, por presiones de Estados Unidos, y con seguridad privada, se ha renovado la peregrinación a la Tumba de Ezequiel. Pero en 2010 el edificio ha sido reconstruido por una empresa iraní que ha puesto la impronta persa en el mismo.

Inicialmente, algunos temieron que la restauración  anular las muestras de  la historia judía del sitio, pero al final se llegó a un acuerdo: el patio exterior se restauraría como una mezquita, que es la forma en que se usaba, mientras que el santuario interior,  permanecería bajo la autoridad iraquí  que preservaría las huellas hebreas en las yeserías, como en Irán la tumba de Daniel  en Shush o la tumba de Ester y Mordejai en Jamedan.

A continuación una serie de fotografías con las evidencias hebreas preservadas:

This slideshow requires JavaScript.

Al Kifl, en Irak , es considerado el lugar de la Tumba de Ezequiel, pero también el honor de venerar a uno de los profetas mayores del judaísmo se lo disputa la localidad de  Dezful, Irán, e incluso en otra localidad iraquí, Amadiye, donde está la antigua sinagoga de Knis Navi Yehezkel, que es la tumba verdadera para los kurdos, pero que parece ser que es la tumba de otro profeta muy poco conocido, Hazana, aunque  la tradición judía considera que el lugar es la tumba de  de dos hermanos, Hazan David y Hazan Yosef, quienes fueron los primeros en establecerse en Amadiya (Hazan es en el judaísmo kurdo un título casi equivalente a Jajam o Rabino). Hazan David murió según la tradición en el 936 a.e.c y la sinagoga Knis Navi Yehezqel fue construida en 1250 aC, quizás en 1228 a.e.c.

Bibliografía

Yehuda, Zvi. The New Babylonian Diaspora: the Rise and Fall of the Jewish Community in Iraq, 16th-20th Centuries C.E. Boston: Brill, 2017.

Las fotografías pertenecen a Ajam Media Collective