LOS ALCONSTANTINI DE CALATAYUD

 Primera parte de una aproximación cronológica de la dinastía de los Alconstantini, prominente familia de judíos bilbilitanos  entre Calatayud, Zaragoza y varias aljamas del Reino de Valencia, parte de la Corona de Aragón.


Los  Alconstantini vivieron cómodamente durante unos cinco siglos en la localidad zaragozana de Calatayud (guía de la judería) La romana Bílbilis, conquistada por los musulmanes,  pasó a ser Kalat Ayub, la fortaleza de Ayub,  un complejo de castillos -como señala el historiador Luca Astoli, descendiente de la propia estirpe;  uno de ellos, que era la cárcel,  era  llamado de Constante (diminutivo de Constantinus) De esa edificación  deriva el apellido de los Al-Constantini. El determinante de origen árabe “Al” indica la antigüedad del patronímico, ya que la plaza la reconquista en 1120 Alfonso I. Además, la primera  referencia del linaje es del S XII:  Benjamín de Tudela, en el  “Sefer Ha´Masaot” (Libro de Viajes) -guía de las juderías mediterráneas y medio-orientales-  al hablar de Jerusalén, cita  a Abraham Alconstanini, “pío y asceta” que (…) “guarda luto por la destrucción del Templo”. Cuando habla de Alepo dice  que  uno de sus rabinos es  Moshé Alconstanini.  Existe un calendario ( en Munich)  de 1162, comentado por  Janoj (Enoc) ben Bejai Alconstantini.

En el S. XIII, con la polémica de los lectores de “La Guía de los Perplejos”, de Maimónides, las  comunidades de Monzón, Lérida, Huesca y Calatayud se adhieren a la firma contra el  decreto de expulsión de la comunidad judía -jérem. El primer firmante es el ministro de la corte de Jaime I, Bejai Alconstantini,  hijo de Moshé ben Solomon Alconstantini. El primero en firmar en  la comunidad de Calatayud es el propio padre del anterior, Solomon ben Alconstanini; es decir,  los hermanos Alconstantini, Bejai y Solomón ,  alfaquines del rey Jaime I en la corte zaragozana, eran bilbilitanos,  oriundos de Calatayud, mientras que los dos hijos de Bejai, Moshé ben Bejai y Solomon ben Bejai, ya habrían sido zaragozanos.

Sinagoga

Los Alconstantini estaban ligados a la aristocracia cristiana por ser una de las pocas familias judías exentas de pagar impuestos -familia franca- privilegio real concedido por ser familia vasalla de La Soberana Orden militar y hospitalaria de S. Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta -la Orden de Malta (isla donde perduran los nombres aragonesas en sus calles) Otras prebendas de las familias francas -carne kasher gratis incluso- serían de vital importancia cuando fueran expulsados de Aragón.  Para esta especie de aristocracia hispano-hebrea fue fácil acceder a puestos de poder en la corte de Jaime I, como por ejemplo ese puesto de alfaquín,  cargo cuyas competencias iban desde médico del rey a traductor y diplomático, administrador de bienes e incluso prestamista. A cambio de tanto servicio al monarca, no debían portar distintivos de identidad hebrea y recibían tierras en nuevos territorios reconquistados (como en el caso del Reino de Valencia) No sólo eran terratenientes, sino que eran nombrados “bayles”, gobernadores de esas tierras. En 1492, los Alconstantini eran, con diferencia, la familia más pudiente de Calatayud, según Hinojosa Montalvo.

También les gustaba la cultura; por ejemplo, Janoj ben Solomon ben Janoj fue autor de “Mar´ot EloKím” (Visiones Divinas) sobre las visiones de  Isaias, Ezequiel y Zacarías,  obra que imita al Rambán por explicar hechos religiosos de forma científica,  aunando la filosofía aristotélica con la tradición de Averroes. Su propio padre, Solomon ben Janoj, también fue autor de una obra que se cree compuesta en la localidad de Borja, Zaragoza.

Pero la vocación tradicional de la dinastía es la medicina, ejercida tanto en Aragón como en Navarra, como físicos de los monarcas y sus consortes e infantes, como en el caso del rey de Navarra, Philippe d’Evreux , que recomienda a Janoj y a Solomon como médicos a Pedro IV de Aragón y su esposa María, hasta su muerte en 1386.

Jaime I

Pero antes, cuando en 1229  Jaime I conquista al moro la isla de Mallorca, envía como trujumanes a los hermanos Alconstantini, Bejai y Solomon -árabeparlantes. Ambos redactaron las cartas de capitulación. Así consta en el Libre dels Feits, la autobiografía de Jaime I en tiempos de la reconquista de Mallorca y Valencia, donde Bejai participa en la toma de Játiva. En ese momento, 1232, es cuando estalla la polémica de las lecturas del Rambám (Maimónides) y en la que los Alconstantini están a la vanguardia y en favor del cordobés en Egipto. Y esto, a pesar de que Bejai Alconstantini era el judío más poderoso de Aragón, le valió soportar  críticas de los judíos más tradicionalistas, que creían que su cercanía a posturas mezcladas con la filosofía de los gentiles se debía a sus ansias de escalar en el poder monárquico. Pero aunque los Alconstantini lucharon por obtener un decreto real que los encumbrara como nesi´im -principales (de la judería de Aragón)- esto jamás llegó a término. Y parece ser que eso se debió a que el rey creyó al Rambán (Najmánides) , que los calificaba de viles pecadores con mala reputación, ismaelitas que profanaban el Shabat y  que no merecían tan alto honor con tan baja moral. pero fue nombrado rav de la Corte de Aragón y Valencia.

El hijo de Bejai, Moshé, también fue médico, esta vez del hijo de Jaime I, Pedro III. Desde  1264, alfaquí, junto a su hermano Solomon. En 1274, bayle de Zaragoza, hasta 1279, tiempo en el que recauda todos los impuestos habidos y por haber, mientras que también tiene el monopolio de la sal. A partir de 1279 tiene derecho a cobrar todos los impuestos de Aragón y Valencia. Su fortuna era tal que el rey le pide dinero para sofocar la rebelión de los catalanes. NO obstante, al final de su vida, sólo tendrá los derechos de los monopolios de la sal, destituido como bayle de Valencia por las quejas , tanto de judíos como de cristianos, por la prepotencia de su poder demagógico. Sufrió por ello cárcel. La pena de meurte le fue conmutada por una fianza de 50.000 sueldos. Le rebajaron la fianza a la mitad, pero tuvo que sacar a subasta muchas propiedades en Calatayud.   Moshé fue el último bayle judío de la corona de Aragón. Se retiró a Calatayud como rabino, tras vender la casa de Zaragoza a su nieto.

El hermano de Bejai, Solomon, tío pues de Moshé el bayle, era el presidente de la corte de justicia judía de Zaragoza -rosh beit din- pero fue destituido por el rey después de que la familia Caballería, rivales de los Alconstantini, exigieran que ese cargo no fuera ostentado por una sóla persona, sino por tres. Yehuda de la Caballería también atacaría a Moshé, el sobrino, para destituirle como juez de Valencia, consiguiendo que tuviera que vender la mitad de sus bienes. Cuando Jaime I muere, su hijo Pedro III, gran amigo de Moshé, le nombra bayle de Zaragoza. La bailía pasa luego a Yosef Ravaya, quien en un pleito donde los Alconstantini tienen intereses, nombra árbitro a  Yom Tov Ishbili (el sevillano) , que recibe una paliza de Moshé Alconstantini ( y miembros de la familia Eleazar) que casi le lleva a la cárcel.

Después , Solomon compra la bailía de Murviedro (Sagunto) de amplia jurisdicción (Segorbe, Onda, etc.) Vivirá con su familia en el castillo de Murviedro hasta 1307, que es cuando regresa a Zaragoza con sus hijos, Bahiel y Bonet. Aunque logró que la reina consorte María de Molina, esposa de Pedro IV, intentara le nombrara rosh beit din de Aragón, no lo consiguió.

Fin de la primera parte.

 

 Bibliografía Básica:

Ascoli, Luca, “Los Alconstantini antes de la expulsión de 1492”