GÖKE

 El barco en el que  zarparon hacia Constantinopla  muchos hispano-judíos del S XV  al ser expulsados de las coronas de Castilla y Aragón.


Los judíos expulsados de los reinos de Castilla y Aragón, como sabemos, no  abandonaron la Península Ibérica en un sólo grupo; de hecho siquiera todos la abandonaron; muchos se fueron a Portugal, o a Navarra, incluso es muy probable que algunos se refugiaran tras las montañas de la cornisa cantábrica;  otros, en barcos,  partieron hacia el norte de Africa, o hacia la Península Itálica; y un tercer grupo se refugió en el entonces incipiente Imperio Otomano, donde el proyecto de erigirse en una entidad política dominante necesitaba de seres capaces y hábiles que colaboraran en esa empresa.

Pero los judíos que no abjuraron de la fe mosaica y zarparon hacia Constantinopla tampoco lo hicieron de forma homogénea, en un único viaje, sino en varias oleadas. Eso sí, parece ser que todos lo hicieron  a bordo del Gücke, buque insignia de la armada de Beyazid II cuyo capitán era  el  temido almirante  Kemal Reis.

Nacido en Gallipoli en 1451, Camali -así le conocían en Sfarad en lengua española-  comenzó su carrera militar como comandante en jefe de la isla de Eubea -hoy Grecia. En 1487, en el esplendor de su facultades, le fue encargado por el propio poder imperial defender las tierras del emir que gobernaba en Granada, acosado por las tropas de la reconquista cristiana. Para ello, se le concedió el mando de un prodigio de la navegación de entonces, el Göke, una nave construida en 1485 , capaz de acoger a setecientos soldados y equipado con el último grito en cañones.

Kemal surcó las aguas mediterráneas, desde el Egeo a Gibraltar, infundiendo en todas las costas el poderío de la armada turca.

De esa manera -entre las muchas escaramuzas que protagonizó-  llegó a las costas de Málaga ,que asoló, junto a las poblaciones aledañas.  Dejó  a su paso una gran destrucción y apresó un  gran número de prisioneros. Luego pasó a las Islas Baleares y a  Córcega -entonces bajo la Corona de Aragón- hasta llegar a Pisa, en la ribera toscana del Arno. Desde  allí regresó con sus naos a las costas andaluzas, donde recogió tanto a musulmanes como a judíos,  tanto en 1490 como en 1492. Y además, bombardeando Elche, Almería y Málaga, contra la cual tenía especial inquina parece ser.

Todas estas incursiones mediterráneas, incluso más allá del Estrecho de Gibraltar, pues llegaron incluso a las Islas Canarias, las hizo en compañía de su sobrino , Piri Reis, gran cartógrafo marino de su época.

Mapa de la costa andaluza de Piri Reis

En agosto de 1501 regresaron , esta vez a Mallorca, donde sembró el pánico; y luego se acercó hasta la cercana costa peninsular para apresar siete barcos en Valencia.

La última singladura hasta las costas ibéricas es de 1506, año en el que embarcaron más judíos de Almería y Málaga.

El Göke, con su almirante a bordo, se hundió un día azotado por una terrible tempestad en el Mar Mediterráneo, en aguas de los territorios que le habían confiado al Duque de Naxos,  sobrino de la sefardí Doña Gracia Nasi, alias La Señora.