LA ESCUELA CABALÍSTICA DE GERONA

La antigua capital de Cataluña La Vieja fue sede de la primera escuela cabalística importante que hubo, hasta ser desplazada por la escuela de Barcelona.


Gerona, a principios del S XIII, fue un importante centro cabalístico – donde nació la Kabalá  contemplativa,  creado a partir de Isaac  El Ciego, hijo del Rabad (Rabí Abraham Ben David) De aquí sobresale Ha´Rambán, o Najmánides y la oposición a la modernidad de Maimónides.

Pero en la segunda mitad de ese mismo siglo XIII el epicentro de la intelectualidad abandona Gerona y pasa a Bacerlona, donde se creará la escuela cabalística extatica, círculo de mekubalím impulsado sobre todo por Abraham Abulafia. (Zaragoza, 1240-?, 1291/1292.

La presencia judía en Gerona se remonta al año 888 y los moradores de su judería  vivieron con los demás hasta el  S XII, cuando el decreto real del rey Jaime I de Aragón – que reinaba también sobre el condado de Cataluña- les hace vivir apartados en su propio barrio, el call (del hebreo kahal )

En la aljama gerundense, en el S XIII florecerá la sabiduría mística de la Kabalá -la recepción, en hebreo- de una serie de rabinos como son r Azriel de Gerona, Meshulam de Piera , Yona ben Abraham, Jacob ben Shestet y Esdras ben Salomón, y, por encima de todos ellos, Isaac El ciego -invidente de lo corpóreo y visionario de lo incorpóreo- que vivía sobre la sinagoga de Gerona, en aquellos tiempos era un sótano. Hoy es el Museo de Historia Judía.

Ha´Shem y el Mikdash, de Isaac El Ciego

Isaac El Ciego no era nacido en el call de Gerona, sino en el de Posquiéres, en el Languedoc, y fue hijo de un talmudista llamado  Abraham ben David , más conocido como el Rabad II. Encarcelado su padre, es posible que el hijo huyera de Francia y se asentara en Gerona a cultivar la industria de lo místico hasta el año de su muerte, que fue el de 1235.

Entre sus discípulos están quienes fueron los maestros del Rambán (Bonastruc ça Porta)  Por eso los rabinos hispano-hebreos de su tiempo le llamaban simplemente Ha´Jasid, el Piadoso.

Para los grandes estudiosos de la historia y desarrollo de La Kabalá hay una polémica que aún sigue servida: si fue o no el autor del Sefer Ha´Bahir, El Libro de la Claridad, obra fundamental y básica del desarrollo cabalístico. Muchas de sus obras sin inéditas y sus manuscritos están repartidos por grandes bibliotecas de todo el mundo, en especial en El Vaticano y en Roma. Sí está publicada la epístola al Rambán, o las explicaciones al Sefer Yetzirá, el Libro de la Creación.

Alrededor de su casa en Gerona se creó el círculo de mekubalím -iniciados en La Kabalá- estudiosos de La Torá no en tanto que relato histórico sino como experiencia interna en su camino en busca de la luz. No leen de forma denotativa los episodios narrados en La Torá sino de forma connotativa,  interpretdo los hechos  de forma supranatural para luego  aplicar su enseñanza a la vida cotidiana.

Entre estos makubalím del call de Gerona, el Rambán, Moshé  ben Najman (Najmanides, para los cristianos), junto a David Kimji, Yona ben Abraham o Isaac Halevi.