LA PINTORESCA SINAGOGA DE CAVAILLON

En la localidad provenzal de Cavaillon hay una sinagoga que no sólo es una de las más antiguas de Francia, sino una de las más singulares del mundo. Te contamos por qué.


En la comuna de Provenza-Alpes-Costa Azul, en el departamento de Valecluse, antiguo condado  de Venaissin y  capital del melón, vivían-allá por el S XIII- los llamados “Judíos del Papa” (de Avignon), expulsados a la Saboya en el S XIV (cuando en Tortosa se realizaba la famosa disputa del Papa  Luna)   Luego fueron  obligados a vivir en cuatro guetos  de la Provenza -carriéres- las “Arba Kehilot”: Avignon, Carpentras,  L’Isle-sur-la-Sorgue y Cavaillon.

Los de Cavaillon, en el S XV, concretamente en 1494, obtuvieron permiso del obispado para construir una sinagoga de la que apenas queda nada, pero que fue profundamente reformada en 1771.

En ese año triunfaba en el mundo de la estética francesa el estilo del Rococó, resultado de la pomposidad y lujo de las cortes de Luis  XIV  y Luis XV; o rizar el rizo de la profusión del Barroco en lo  que luego llamaríamos Neoclasicismo.

Sinagoga singular donde las haya, por muchos motivos. Estamos acostumbrados a ver sinagogas con corredores  femeninos en un piso superior . Aquí, las mujeres están en un piso inferior, que además es también usado como boulangerie, panadería. Hay una galería superior, y enfrente del hejal, pero esa galería no es para damas de  abullonados miriñaques, sino la tevá desde la cual el rabino dirige la liturgia. Esto no es exclusivo de Cavaillon, también se ve en Padua y en otras sinagogas italianas.

Lo que sí parece ser solamente propio de esta sinagoga es la silla de Elías -la silla de la circuncisión- que permanece alzada en un ángulo de las paredes del edificio, que-por cierto- fue abandonado como espacio de oración en elSXIX.

En el año 2011,  hubo intenciones de ser comprado por cierta fundación que pretendía vaya a saberse qué proyecto inmobiliario.

Pero por suerte está protegido desde el fin de la Segunda Guerrra Mundial.

La última campaña de restauración, llevada a cabo  por acuerdos  entre el consistorio local  y el estado francés ,  y con el apoyo financiero de la Fundación del Judaísmo Francés, el Departamento de Vaucluse y la Asociación Culturelle Israelita de Carpentras, se completó en el año  1988.

 

 

La sala de mujeres  y panadería, hoy museo