LA SENDA DE LOS RECTOS

La mayor obra escrita por Ha´Ramjal, libro básico en el estudio del Musar (ética) en las yeshivot de todo el mundo.


Cerca de Ako, en Kfar Yosef, está la tumba de Rabí Moshé Jaím Luzzato, conocido en el estudio rabínico como Ha´Ramjal;  autor de numerosa obra,  su opera magna es “La Senda de los Rectos” , Mesilat Ha´Yesharím:  uno de lo más importantes tratados sobre ética judía habidos y por haber.

Ha´Ramjal fue a nacer en Padua, Italia, en 1706. Su madre, Diamante, estaba casada con un importante jajám de la ciudad, Ya´acov Jai Luzzato. A los catorce años, eso dicen, sabía de memoria todo Shas (abreviatura de los Seis Ordenes del Talmud) además de toda la mística del Zohar y todos los escritos cabalísticos del Ari. Todavía le quedaba tiempo para la literatura general, que será sobre lo primero que escriba en su vida, a los 17 años de edad.

En 1726 recibió su rabinato y comenzó una etapa de profunda dedicación al estudio y el rezo que culminó con apariciones reveladoras que acabaron siendo de dominio público mediante la revelación de unas cartas. Fue entonces cuando desde Jerusalén se le acusó de pertenecer a la cizaña herética de los sabateos ( SHABTAI TZVÍ, EL MÁS FAMOSO DE LOS FALSOS MESÍAS) Después de unos años alejado de los delirios cabalísticos y concentrado en las enseñanzas de la filosofía hebrea, intentó escribir sobre temas que tenía privados y se radicó en Amsterdam.

Fue allí donde en 1740 va a editar La Senda….obra básica en el estudio de la Etica judía hasta nuestros días.

La macro-estructura  inicial de la obra era un diálogo entre un sabio  y un pidadoso, un jajam y un jasid, pero  luego se remodeló para dejarlo en monólogo. Y está basado en una baraíta -ideas  citadas  en el Talmud. Concretamente esta de la Masejet Avodá Zará:

El estudio conduce a la precisión, la precisión conduce al celo, el celo conduce a la limpieza, la limpieza conduce a la moderación, la moderación conduce a la pureza, la pureza conduce a la santidad, la santidad conduce a la mansedumbre, la mansedumbre conduce al temor al pecado, el miedo al pecado conduce a la santidad, la santidad conduce a la posesión del espíritu santo, el espíritu santo conduce a la vida eterna.

La senda – que dicen corrobora la no pertenencia del autor a la secta sabatea y demás desmadres cabalísticos-  está concebida con una ascensión de distintos peldaños: Justicia (en el sentido de Tzdaká) , donde entran en acción la precaución, la agilidad, la limpieza, para pasar luego al peldaño de la Piedad, con el celibato, la purificación, y la piedad en sí misma, de donde pasa al peldaño de la Santidad y para terminar con el conocimiento del Espíritu Divino, que es un peldaño que no depende del Hombre, sino que es una especie de regalo del cielo, por lo cual este último peldaño está sin escribir.

En  el año de 1743, Ramjal abandonó Ámsterdam con su esposa e hijo y  se fue a  establecer en Eretz Israel. Como era costumbre entonces, llegó al puerto de  Ako , en la bahía de Jaifá, y es en esa encantadora localidad  donde la tradición le tiene dedicada una sinagoga -que no tiene mucha documentación al respecto-  donde se venera , también de forma tradicional, un Sefer Torá que,  si bien no fue de su propiedad,  sí que  está claro que fue de su tiempo.

Los tres miembros de la familia, los padres y el hijo,  fueron  fulminados por la epidemia de  peste el 26 de iyar de 1744.  Su tumba puede visitarse en el antiguo cementerio hebreo de Kfar Yosef, una localida en la que había ido creciendo una comunidad de jajamím de Tzfat que huían de los terremotos en la montaña.

Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,
Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Proverbios, 4-