LA SINAGOGA

 Breve introducción al mundo de la sinagoga en tanto espacio físico , sagrado e  intelectual para el desarrollo y la conservación  del judaísmo.


La sinagoga -una palabra que siquiera es semítica, pues es griega (sÿnagōgē, Συναγωγή del verbo sÿnágein , reunir, congregar) es, como sabemos, donde actualmente se oficia el culto de la primera religión monoteísta del mundo : el judaísmo.

Resultado de imagen de dura europos
Dura Europos, en Aram, hoy Siria, con frescos del s III d.e.c. el edificio es anterior. De las más antiguas que conocemos.

Para los judíos este espacio recibe, además de las variantes de cada lengua para el término griego, diversos nombres:

  • En judeo-español, esnoga, o kal (contracción del hebreo  קהל”kahal”, congregación pública, de donde kehilá, קהילה , comunidad)
  • En yidish, shul, germanismo emparentado con el inglés “school” , que en lenguas neo-latinas aparece como “escuela”, otro término griego en origen, scholí, σχολή, ocio; no en vano las sinagogas suelen tener un espacio reservado para el estudio, el beit midrásh -primer nombre de la sinagoga- el lugar (bait) donde (mi) se realiza la (drashá), la exégesis, el análisis intelectual (de la Torá, sobre todo en época talmúdica)
  • Por último, en hebreo, beit knéset, בית כנסת, lugar de la asamblea (de tres viejos sabios que dirigían  el funcionamiento de la institución, cuando todavía había Templo en Jerusalén) Esta asamblea, esta reunión para rezar , se debe a que el judío necesita al menos otras nueve personas para poder recitar todo el texto de las oraciones, es decir, se busca un lugar donde se pueda congregar ese quórum mínimo, el minián. (Si no hay minián, se omiten partes del texto del culto)
Inscripción de Teodotos , encontrada en la Ciudad de David en 1913, en grigo, es la inscripción fundacional de una sinagoga de tiempos del Segundo Templo (dinastía hasmonea por ser en griego)

Desconocemos las fechas en que la sinagoga comenzó a funcionar como tal, pero la opinión más generalizada es que , aunque pudo haber lugares destinados a la reunión y el estudio en tiempos del Templo de Salomón, realmente comienzan a adquirir significación social y religiosa con el Cautiverio de Babilonia; es decir, con la imposibilidad de realizar la liturgia hebrea sobre el Har Ha´bait, el Monte del Templo que el Rey Salomón construyera donde Abraham estuvo a punto de  sacrificar a Ya´akob. En tiempos del Segundo Templo en Jerusalén hubo casi quinientas Batei Kneset. La sinagoga se configura así como sustituto del Templo.

Y aún hoy la sinagoga es una mayor o menor “representación”  del Beit Ha´Mikdash (El Lugar donde se Santifica, el Templo de Jerusalén) Y lo es tanto en su forma arquitectónica como en la estructura del rito, ya que los tres servicios diarios de una sinagoga se corresponden con los tres sacrificios del Templo, el de la mañana (Shajarit), el del mediodía (Minjá) y el de la tarde (Arvit) ; y si en Shabat o fiesta de guardar (Yom Tov) se realiza la oración de Musaf (Agregado) es porque en Shabat en el Templo se sacrificaba una víctima más, aparte de la habitual en día de labor.

En cuanto a los elementos arquitectónicos de la sinagoga, esa recreación , esa remembranza del Templo aparece, en primer lugar , con la orientación a Jerusalén del lugar donde están guardados los Sifrei Torá (Los Rollos de la Torá) Si la sinagoga está en Jerusalén, mira al Monte del Templo y, si es fuera de la Ciudad de David, mira a Jerusalén, al este si es de occidente y al oeste si es de oriente..

Después, la parte más importante del Templo, el Hejal, el Kodesh Ha´Kodeshim, el sancta sanctorum, se trasvasa simbólicamente a la sinagoga como el lugar donde se guardan todos los Rollos de La Torá que la sinagoga posea.Las hay que tienen 19 y las hay que tienen uno. Si no hay Sefer Torá es impropio llamar al ligar Sinagoga (Y mucho menos si el lugar pasó a ser lugar de culto para los cristianos, como en el caso de muchas antiguas sinagogas de Sfarad.)

Ese lugar , digno de manual de la ciencia de la  biblioteconomía, llamado Hejál por los sefardíes, y Arón Ha´Kodesh (Armario de la Santidad) por los askenazíes, es-como hemos dicho-  recreación simbólica del sancta sanctorum del Templo, el Hejál, donde sólo entraba el Kohén Ha´Gadol, el Sumo Sacerdote, el día de Kipur; en ese lugar es donde se guardaba el Arca de la Alianza que D´-os ordenó a Moshé Rabenu crear para adorar desde Sinaí a quien entregó las Tablas del Pacto (Lujot Ha´Brit)

Este especial espacio sinagogal rememora ese espacio del Templo con varios elementos:

  • está cubierto por un cortinón suntuoso, llamado Parójet, como en el propio Templo había.
  • y además está siempre iluminado por una vela (a veces eléctrica) el Ner Tamid, la Vela Eterna.
  • también el hejal suele estar flanqueado -depende de la majestuosidad que el edificio pueda tener- por dos columnas, Boas y Jaquín, que eran dos columnas de bronce que simbolizaban el sólido poder de la Casa de David.
  • Flanquea todo el conjunto, al menos una Menorá de gran tamaño.

Es decir, el espacio principal de la sinagoga es una biblioteca -el Sefer Torá- en el que se guardan y veneran los cinco rollos de la esencia del pueblo judío.

Hejal (y tevá) de Sinagoga sefardí de Montreal

Frente a este hejal, que  siempre está más elevado que el resto del suelo de la sala,  como si estuviéramos en el segundo patio del Templo, nos encontramos , primero, una alfombra en la cual estarán de pie los kohaním (descendientes de los Sacerdotes) en el momento de la bendición sacerdotal (Birkat ha ´Kohaním) En las sinagogas progresistas esto se considera clasisimo y no existe.

Después aparece un estrado donde hay un atril ( facistol en español)  desde el que el director del rezo -el jasán para los sefardíes o el shaliaj tzibur para los askenazíes- gestiona el desarrollo de la liturgia, por ejemplo llamando  a subir a ese estrado (tevá para los sefardíes, bimá para los askenazíes) a quienes tienen el honor de leer la porción de texto correspondiente a esa semana, la Parashá (perícopa, en español)

Frente al hejal y la tevá se dispone la bancada –safsalím– (dispuestos en forma de /u/ o de jet (ח) para los sefardíes) en donde ocupan sus lugares los judíos que acudan al servicio sinagogal. Los primeros bancos se reservan para la gente en edad provecta, seguidos por miembros muy activos en la comunidad. Puesto que en el Templo había un patio llamado de las mujeres, esto se conserva (sólo en las sinagogas ortodoxas) con la creación de una galería en un piso superior. Otras sinagogas a veces tienen en la misma sala una especie de cerca, mejitzá,  que separa simbólicamente la congregación entre hombres y mujeres. Los karaítas no separan pero como hay muchas postraciones,  prefieren hacerlo separados. Las sinagogas reformistas no separan géneros, pues como sabemos son totalmente inclusivas en todos los aspectos.

La Victoire, en Paris

Otro elemento típicamente sinagogal es la Guenizá, lugar en el que se archivan los textos (de toda índole) de la sinagoga, textos que por la causa que fuere caen en desuso y no se destruyen porque lo más probable es que tengan escrito el Nombre que no puedes tomar a la ligera. En las sinagogas ni se come ni se duerme porque es un lugar que es santo, pero esto es excepcionalmente olvidado en caso de necesidad, por ejemplo en caso de guerra. Tampoco  música, de hecho sólo en las reformistas hay órgano y de manera especialmente excepcional en la Sinagoga Mayor de Roma. Una sinagoga no es tal si no posee un Sefer Torá en su hejal.  En las sinagogas sefardíes es usual ver numerosas lámparas votivas, en recuerdo de antiguos miembros de la comunidad.

Es decir, la sinagoga es un espacio comunitario (y por tanto unificador de una sociedad) en el que se conserva el legado entregado en Sinaí ( y sus proyecciones intelectuales posteriores) lo cual lo convierte en un espacio socio-cultural que, en esencia,  es una biblioteca de un Libro que es muchos libros, una obra  que tiene un poder santo: el de conectar esa sociedad con su D-os mediante la recreación del rito en el Templo de Jerusalén. Si no hay sinagoga, hay dispersión, con todo el peligro que eso conlleva tanto para los judíos como para el judaísmo en sí mismo.

En Israel,  la mayoría de las sinagogas antiguas están datadas entre el fin de la época del Segundo Templo y el S X d.e.c., con especial predilección por la época del Talmud y en la región de Galilea, aunque la más antigua es la de Jericó. En Europa, la más antigua es una ruina del S II en la isla de Delos, Grecia. En Norteamérica, la de Touro, en Rhode Island, del S XVIII. En Sudamérica , la de Recife, del XVII.

Para consulta de todo el catálogo arquitectónico de sinagogas , el departamento de Historia del Arte de la Universidad Hebrea de Jerusalén permite consultar en línea el espectacular Indice de Betzalel Narkis