MEMORIA HISTÓRICA JUDÍA EN EL CALL DE BARCELONA

La comunidad judía de la ciudad condal solicita cambio de nombre para una calle de la judería por considerar que el actual es ominoso para los judíos.


Sant Domènec del Call es la calle que ostenta tener la casa más antigua de Barcelona.  Las ventanas del segundo piso son del S XIII. Un poco inclinada por efecto del terremoto de 1428. Y como cabe suponer, una atracción turística en mitad de la judería medieval. Pero a muchos visitantes -y la mayoría de los miembros de la actual judería barcelonesa les indigna que en plena judería exista la infame memoria de un ser nocivo para los judíos: Santo Domingo, fundador de la orden de los dominicos, a la cual pertenecía la Inquisición Española. Además, el día de la onomástica de ese santo, pero del año 1391, y de ahí el nombre de la calle, se perpetró en esas calles la gran matanza del 5 de agosto de  1391. En ese momento la calle se llamaba “de las carnicerías”, porque en ella estaban los puestos de los shjetím de la época (matarifes kasher)

Es así que la comunidad ha solicitado el cambio de nombre y la calle pase a llamarse Shlomo Ben Aderet, (Ha´Rashba para quien lo estudia en las yeshivot)  Barcelonés de 1235, fue discípulo de Najmánides,  para luego ser  rabino de una de las muchas sinagogas de Barcelona y  gran defensor del judaísmo en la Disputa de Barcelona; además fue prestamista de Jaime I El Conquistador. Tras cincuenta años de rabinato su fama era tal como talmudista que lo llamaban el Rab de España. La primera traducción de Maimónides al hebreo se debe a él, aunque también hay que decir que prohibió la lectura de aquellas  modernidades a todo judío menor de 25 años. Murió en 1310.