EL MES DE NISÁN

Nisán, el mes primero, el mes de meses, el más importante del año,  el mes  de los  inicios y de  las primaveras, con fiestas y efemérides de todo tipo.


Crepúsculo del 29 de Adar  del año  1313   antes de la era común – es decir, hace unos 1500 años. Moshé Rabenu recibe de H´  noticia de  la primera  mitzvá que los  Hijos de Israel deben guardar eternamente: santificar la luna nueva  y , así, establecer un calendario lunar.  Las  generaciones  posteriores a este evento primordial proclamarán el novilunio cada mes :  dos testigos atestiguaban ante el Sanhedrin que habían visto el molad, la luna nueva.  Y será el Sanhedrín quien declare la efemérides, además de calcular el resto de calendario anual. Cuando Roma anula el poder legislativo del Sanhedrín, les peritirá unicamente calcular el calendario, cuyo destino es determinar con exactitud cuándo es Yom KIpur.  En el S IV,  Hillel II previó que los judíos no podrían seguir un calendario basado en el Sanhedrin, así que Hillel estableció  el calendario perpetuo – de Nuestros Sabios- que es seguido hoy —hasta que venga el Mashíaj y restablezca el Sanhedrín, pues entonces dejaremos el calendario actual para seguir el de La Torá, en el que los meses no tienen nombre, sino que llamados por orden. Nisán -que significa brote- es el primer mes del calendario hebreo antiguo.

Es decir, D-os, en el Sinaí, ordena a Moisés santificar la ausencia  de la luna en el cielo  -Rosh Jodesh, Primero de Mes – y empezar a contar el tiempo a partir de un calendario (cuyo objetivo será determinar cuándo es Shabat y, por tanto, cuándo es Yom Kipur )  Al día siguiente de este día importante en la historia hebrea   ya era  el primer día del mes primero.

Nisán -como otros meses, Siván, etc-   también es un nombre de chico, un nombre muy lógico para el mes naciente en la primavera. De hecho, en Deuterenomio también se llama Mes de Aviv, Primavera. Porque en Aviv nos sacó El de Egipto. Además, desde el punto de vista de  la guematría la palabra aviv, אביב, se puede entender como  que es el av (padre)  de yod bet, que es como se representa el número 12, el padre de los 12 meses. Se dice que esen Nisán cuando Abraham recibió el primer mensaje de H´, el momento en queAbraham decidió elimar de su vida todo lo «inflado» (como lo leudado)

El Primero de Nisán, Rosh Jodesh Nisán, es el día que se inauguró el Mishkán -el Tabernáculo- y es día en que nació Yitzjak Avinu, (y Yitzjak Navón, presidente de Israel) Es considerado el Año Nuevo de los Reyes, y sirve para contar los años de los reinados de los reyes de Judea. También sirve para contar las doce parashot ( porciones) de los Nasí -los presidentes, o líderes de las doce tribus.

Después del día primero, con la inauguración del Tabernáculo, cada día se lee una parashá adicional por cada uno de esos líderes que ofrecieron los primeros sacrificios del rito, empezando por el de Judea, Najshon Ben Aminadav. También es el día en que los judíos cautivos de Babilonia regresaron a Sión.

Nisán, hoy, además,  tiene dos fechas remarcables para todo judío:

Por un lado, por el lado festivo,  una fiesta religiosa, Pésaj, una de las mayores fiestas del Judaísmo, una de las tres fiestas de  peregrinación a Jerusalén –Shloshet Ha´Regalím– con la Luna Llena del mes, el 15 de Nisán (que también marca el comienzo de la cuenta del Omer, hasta La´´G Ba´Omer) y por tanto la determinación de la fiesta de Shavuot (semanas)

Y por otro, la conmemoración civil del Yom Ha´Shoá, el día de memoria por las víctimas del Holocausto, una de las más tristes efemérides de la historia del Pueblo de Israel. En un principio la fecha elegida fue el 14 de Nisán -fecha del levantamiento del Gueto de Varsovia- pero ese día es  el  anterior a Pésaj y por eso se trasladó al 27 de Nisán. (Esta fecha no debe olvidarse jamás, la memoria de esas víctimas la deciden los judíos, no las instituciones políticas extranjeras que consintieron esa ignominia)

Hay más efemérides. Cada 28 años, también se celebra la bendición de  Birkat ha´Jamá, en agradecimiento a la creación divina del Sol. Según el judaísmo, el Sol completa un ciclo de 28 años, lo que se llama Majzor Gadol, el Gran Ciclo. La última vez que se bendijo fue en el mes de abril de 2009.

En Rosh Jodesh Nisán hay una tradición que se realiza entre los judíos de Túnez, Libia y Argelia: Leil Ha´Basisa, La Noche de la Basisa, noche de luna nueva en la que el pater  familias prepara para su prole la basisa, una pasta a base de trigo o cebada molidos, con almendras y dátiles, además de especias al gusto, sobre la cual se vierte agua y aceite de oliva, con la puerta de la casa abierta para que entre la prosperidad y se vaya lo malo, en recuerdo siempre de la ceremonia con que en las noches de Rosh Jodesh  Nisán se bendecía el Tabernáculo,  erigido  en el  primer día del mes de Nisán. Como es una ceremonia de principio, se hace también cuando se estrena vivienda o cuando hay un parto. Y los tunecinos también lo hacen en Tu Bi´Shvat, porque es Año Nuevo para los árboles, que en primavera florecen.

El primero de Nisán es asímismo el momento en el que la mayoría de las  comunidades judías comienzan su campaña de recaudación de fondos para realizar  «KIMJÁ DIPISJA» (literalmente, «harina para Pesaj»).

Matzot auténticas, horneadas en casa.

Al séptimo día de la fiesta de Pésaj, también hay una fiesta de dos hornadas, Shiv´i Le´Pesaj, El Séptimo de Pésaj, en recuerdo del paso del Mar Rojo, así como la Mimuna, el fin de Pésaj para la comunidad marroquí, y el Sheharáne  para los kurdos, una de las festividades más importantes del año para esta comunidad y sus descendientes en Israel desde el S XVI, aunque ahora  se ha trasladado a Sukot.

Según La  Halajá, no se ayuna en todo el mes y en los oficios sinagogales se omite el tajanún. Como en Rosh Jodesh se inauguró el Tabernáculo, los doce días posteriores se leen episodios relativos a cada una de las doce tribus, pues cada día una tribu hizo su sacrificio (korbán)

Según el Talmud, en Nisán se creó el mundo (Rav Yehosúa)  y es el mes también de la Gueulá, la Salvación.

Otras fechas dignas de recordar: el diez de Nisán es el día de la Aliá,- el dái que se conmemora el regreso de los judíos a Sión- que coincide con el día en que murió Mirián, la hermana de Moisés, y Abraham, Isaac, Yaakov.

Un tres de Nisán se decretó el edicto de Granada, que marca la expulsión de los judíos de Sfarad, misma fecha que los israelitas cruzaron el Jordán.