LOS PALACHE

Linaje hispano-hebreo instalado en toda la diáspora sefardí que dio grandes rabinos, fundadores de sinagogas y batei midrash, científicos, empresarios, escritores y hasta un pirata.


Ha´Ravad,  Abraham ibn Daúd (ben David) , historiador hebreo nacido en Córdoba y fallecido en Toledo en  el S .XII, escribió una crónica histórica titulada Sefer Ha´Kabalá , en la cual para denostar a los judíos karaítas y encumbrar a los judíos rabínicos aporta muchos datos de los judíos de su época. Es en ese marco donde encontramos la más antigua referencia a los Palache,que  Ibn Daud dice que son los descendientes de los Bene Palyāj, literalmente los Hijos del Palacio, prominente familia de la judería cordobesa en tiempos del Califato de Córdoba.

Sinagoga de Córdoba

Cuando ese califato es conquistado a golpe de espada por el integrismo musulmán de los almorávides y los almohades, ocurre un movimiento migratorio que podríamos llamar intradiaspórico, por el cual la mayoría de judíos de  Al Andalus se refugian en los reinos cristianos reconquistados.

Los Palache deciden asentarse en lo que había sido la Lusitania romana y el sur del reino suevo con los visigodos, un condado – el Portucalense-  que Alfonso VI dono a su yerno, Enrique de Borgoña, para ir configurándose  en ese entonces como Portugal.

A principios del S XV, Portugal, reina de los mares, conquista plazas en la costa mediterránea del  continente africano, como Ceuta o Tánger y para el S XVI, cuando en Portugal ya se ha instaurado la Inquisición, aparecen los primeros Palache en Maraquesh, como Mois al- Palas, que fue rabino de Tetuán hasta su muerte en Venecia en  1535.

O Isaac Palache, rabino de Fez en 1588, autor  de los estatutos  rabínicos de su comunidad -takanot- Se casó con la hija del gran rabino de Fez,  Yehudá Uziel, con quien tuvo dos hijos, también rabinos, Samuel y Yosef. El sobrino político de Issaac Palache, Isaac Uziel, era rabino en Amsterdam.

Shaar ha´Samáim, en El Cairo, pagado todo por los Palache

Samuel y Yosef pasaron a  en lo que entonces llamaban Flandes, los Países Bajos, donde fueron representantes diplomáticos del sultán de Marruecos.

Samuel, el más conocido, para algunos historiadores más que diplomático fue un auténtico pirata.

Algunos de sus hijos, como David Palache, continuaron la labor de sus padres, abriendo así la rama holandesa de los Palache.  Miembro famoso de la familia en Holanda fue Juda Palache,  gran rabino de Amsterdam a finales de la Primera Guerra Mundial ,  y su hijo  Juda León, filólogo asesinado en Auschwitz en 1944.

No se sabe cuándo llegaron los Palache al Imperio Otomano, pero lo hicieron llegando a Esmirna, que entonces aún no se llamaba Izmir. Allí, rabí Jacob Palache se casó en el s XVII  con la hija del rabino Yosef ben Jaím. El hijo que tuvieron, Jaím Palache, fue rabino mayor de Esmirna hasta 1868, y dos de su hijos, Abraham e Isaac también fueron rabinos de Esmirna. Muchos Palache se quedaron allí tras la Gran Catástrofe y Deportación  de 1922 y otros ,después, con la Segunda Guerra, para acabar asesinados en el Holocausto.

1840, la casa de Pallache en el barrio Kemeralti de  Esmirna se convirtió en la Sinagoga Beth Hillel de hoy -sede de un beit midrash.

Tampoco consta el origen de la rama egipcia. Egipto, que desde mediados del S XVI era parte del Imperio Otomano, a finales de S XIX pasó a ser un protectorado inglés.Es entonces cuando los hermanos Henry y Vita Palache fundan unos Grandes Almacenes, las Tiendas Palache,  en El Cairo, y junto a la Opera. Dedicaron su bienestar económico a fundar instituciones benéficas relativas a los campos de la sanidad y el estudio rabínico en Alejandría, además de abriendo sucursales en distintos lugares de Egipto y en los años ´20 incluso en París, hasta que con las nacionalizaciones judías de Nasser en los años ´50 les hacen emigrar a países como Bélgica. Pero en El Cairo  dejaron su huella  en la casa principal de Vita Palacci, una villa  en el número 23 de la calle Ahmed Basha (calle Ahmad Pasha) en Garden City.

Dos de los nietos de Vita Palacci, los hermanos Eddy y Colette, escribieron  respectivamente memorias de su infancia en El Cairo (y París), que documentan la vida judía sefardí en en la década de 1930, incluidas las tradiciones, el uso del ladino   y las recetas gastronómicas.

Además, el comercio de los Palache se extendió al antiguo Congo Belga, fundando “La Coupole” en Kinsasa en los años ´40.

También en el S XIX en Jamaica, con el comercio del azúcar, se asentaron Palache en la isla, para luego pasar a Estados Unidos, de los cuales desciende la escritora feminista  Judith Palache Gregory, fallecida en 2017. A Estados Unidos también emigraron Palache, como la periodista Collette Rossant, nacida en París

Incluso en Argentina en 1825 aparece un tal Vital Palache.

Y en Israel un seminario rabínico en Bnei Brak lleva el nombre de Jaím Palache, en recuerdo del Jajam Bashi, cuyo funeral -cosa que sólo se hizo en tres ocasiones- fue escoltado por una guarda otomana de tan importante como fu en su tiempo.

Hoy su tumba es lugar de peregrinación , pues sus obras escritas fueron numerosas y decisivas, así como muchos de sus descendientes, que recopila Abraham Galante en su Historia de los Judíos.