SLIJÁ Y MEJILÁ, EL PERDÓN HEBREO

Algunos matices lingüísticos de palabras hebreas en boca de todos estos días en que el pueblo judío reflexiona -o debiera reflexionar- sobre sus hechos de todo el ciclo anual.


La raíz סל”ח (sámej, lamed, jet) existe en todas las lenguas semíticas y, por tanto, es de una gran antigüedad. Even Shoshán, la mayor autoridad semántica de la lengua hebrea de la actualidad, dice que su origen, su etimología, es la lengua acadia, hablada por asirios y babilonios en el segundo milenio antes de la era común.

En aquel tiempo, sin embargo, no significaba perdón, ni era un sustantivo , ni una interjección, como lo es en hebreo, sino una acción, un verbo intraducible que se refería al hecho de salpicar con aguas purificatorias  (y conjuros mágicos) sobre alguien que estuviera enfermo. Es decir, en origen, saláj (tercera persona, masculino, singular, del pretérito: la raíz pura) no significaba sino curar  mediante la palabra. Luego , esa sustancia semántica del campo de la sanación adquiere connotaciones con el paso del tiempo y ya no sólo concierne a la sanación física, sino también a la psicológica: ante un daño moral, una reparación mediante la palabra, a través del reconocimiento verbal de ese daño.

 

 Pero en el Tanaj sólo Dios perdona ( o puede perdonar) y no el Hombre.

 Por ejemplo, en el episodio de los exploradores o espías que cruzan a Canaán antes que el resto de hebreos cruce el Jordán se comete una transgresión -una averá- y Moshé Rabenu ruega a Dios los perdone:

וַיֹּאמֶר מֹשֶׁה אֶל ה’… סְלַח נָא לַעֲוֹן הָעָם הַזֶּה כְּגֹדֶל חַסְדֶּךָ וְכַאֲשֶׁר נָשָׂאתָה לָעָם הַזֶּה מִמִּצְרַיִם וְעַד הֵנָּה. וַיֹּאמֶר ה’ סָלַחְתִּי כִּדְבָרֶךָ” (במדבר יד, יג­–כ)

Y dijo Moisés a Dios: Te ruego perdones a este pueblo, tan grande como tu piedad, al cual has sacado de Egipto para traerlo hasta este lugar.  (Exodo, 14)

Por eso, porque sólo El puede perdonar, desde el segundo día de Elul, y en especial desde Rosh Ha´Shanaá hasta el fin del día de Yom Kipur -los 10 días terribles- el pueblo judío reza en la noche el servicio de Slijot (plural de slijá)  Y quien perdona, es “salján” En la literatura litúrgica de las Slijot, el salján es Dios, por supuesto. Y la conclusión es lo que en Yom Kipur el Salján de los saljanes escriba en el libro de la vida de ti.

La palabra mejilá ,מחילה , se empieza a usar después, en tiempos del Segundo Templo, y aunque es sinónimo de Slijá, tiene un matiz: es una acción que no está restringida a Dios. La etimología del término no tiene una conclusión concreta, pero se cree mayoritariamente que la raíz viene del arameo (aunque no termine en álef, de ahí las disquisiciones filológicas) Se usa en hebreo moderno como cultismo de slijá. O para enfatizar, parafraseando al versículo del Avinu malkenu que reza:

“אבינו מלכנו כָּתְבֵנוּ בספר סליחה וּמחילה”.

Padre nuestro y rey nuestro, escribe en el libro Slijá U´Mejilá”