LA FIESTA DE «LA´G BA´OMER»

Festividad de la luz  de La Torá, como símbolo de la luz -Or- de la MenORá, que a su vez es símbolo de la zarza que no se consumía en Sinaí ante Moisés. La ´g Ba ´Omer.


Como sabemos, los signos del alefato hebreo no sólo representan fonemas consonánticos sino también números. Así, álef es 1, bet, 2 y guimel, 3. Lamed es 30. Lamed´´ Guimel, 33. Y se lee y pronuncia LA´´G. El trigésimotercer (día de la cuenta) del Omer -siendo la cuenta del Omer -Sfirat Ha´omer- la de las cinco semanas que median entre el primer día de Pésaj y Shavuot, la fiesta de la Entrega de la Torá.

¿Pero qué se conmemora en esta fecha, que siempre cae en el día 18 del mes de Iyar, es decir, 33 días después de Pesaj, el trigésimo tercer día de la Cuenta del Omer?

Tumba de Rabi Akiba en Tiberias

 

Hadrianus Imperator , Museo de Israel

A finales del S. I, tras la destrucción romana del Templo de Jerusalén, Vespasiano, el padre de Tito,  permitió a Rabí Yojanán Ben Zakai trasladar el Sanedrín -el Tribunal Supremo  de los Hebreos- a la localidad de Yavne, donde permanecería durante setenta años. Luego, bajo el Imperio de Hadriano, gran enemigo de los judíos, surgió la rebelión  de Bar Kojba (132-136 d.e.c.) que sería el punto final a la existencia de un estado judío , hasta su refundación en 1948.

Esta rebelión judía contra los romanos estaba apoyada por Rabí Akiba, de la tercera generación de los sabios tanaítas: para hacernos una idea de su importancia rabínica, decir que se le menciona en el Talmud 1500 veces. Rabí Akiba fue capturado por los Romanos y torturado hasta morir en Cesárea en el año 135 de la era común. Por estudiar la Torá, que es algo que Adriano había prohibido ( y que a M. Yourcenar se le olvidó mencionar en su novela con ínfulas de memorias.)  Le arrancaron la piel a tiras con peines al rojo vivo por leer La Torá. Mientras recitaba  Shmá Israel.  Por eso se le recuerda en Yom Kipur .

La cueva de Bar Yojai

Cuenta un Midrash que, en el momento en que Moshé ascendió al cielo encontró a D´s trazando coronas sobre las letras de La Torá y le preguntó: » Señor del Universo, ¿a pedido de quién te estás demorando (trazando las coronas ya que nadie entiende su significado)? D´s le respondió: «En el futuro vivirá un hombre llamado Akiva , hijo de Yosef, que interpretará cada trazo, deduciendo de estos numerosas halajot…(hiljot) Le dijo Moshé: Señor del Universo, ¿tienes un hombre así y entregas La Torá a través de mí? Y Hashem le dijo entonces: «Cállate, ese es mi plan…” (Tratado de Menajot 29(B)).

De aquí inferimos que,  de todos los futuros sabios de Israel,  D´s le mostró a Moshé únicamente a Rabí Akiva, por lo que se entiende que fue el más grande en La Torá Oral (ver en el Tratado de Sanhedrín 86(A)   Toda Halajá sobre la cual no se menciona la fuente de modo específico proviene de Rabí Akiva)

En un momento dado, una plaga asolaba la Tierra de Israel, provocando mucha mortandad y desesperación. El día 33 de la Cuenta del Omer cesó la plaga de peste que asolaba en Yavne a los discípulos de Rabi Akiba. Dicen que perecieron unos 24.000. Pero además de ese evento, en Lag Ba´Omer  también se conmemora la hilulá -el aniversario funeral-  de uno de sus alumnos:  Shim´on Bar Yojai (Rashbi)

Shim´on Bar Yojai también estaba condenado a muerte por Roma, pues había hecho unos comentarios muy críticos contra ella;   para evitar ser ejecutado por los invasores romanos, se escondió en una cueva de La Galilea, con su hijo Eleazar, durante doce años; cuenta la leyenda que alimentados por un algarrobo y un manantial. Sólo abandonaron la cueva cuando Elías llegó a la cueva y les anunció que el emperador había muerto y todos sus decretos dejaban de tener validez. El resto de su vida enseñó Torá en Jurbat Shmá, en el Monte Merón, en  La Galilea. El día de su muerte reveló los conocimientos que servirían después a Moisés de León a redactar la obra cumbre de la cabalística, El Zohar. Aunque muchos dicen que es Bar Yojai su autor.

Es así que en Lag Ba´Omer, desde el S XI al menos,  se peregrina en muchedumbre a su tumba en el Monte Merón, portando   antorchas, tal como requirió el mismo Bar Yojai: con hogueras que simbolizará la luz espiritual de La Torá, la luz iluminadora que hubo en su casa el día de su muerte, revelando los secretos ocultos de La Torá, En El Zohar, un apodo para referirse a Bar Yohai es «בוצינא קדישא, Butsina kadisha, La Vela Eterna. Es tradicional leer esta obra en esta fecha.

La hoguera de la tumba de Bar Yojai es tradicionalmente encendida por miembros de una dinastía jasídica, los Boyan, por un privilegio concedido  hace muchos años -s XVIII-  por los rabinos sefardíes de Tzfat. En el año 2000 por ejemplo asistieron unos 300.000 al encendido de la medurá, la hoguera.

Ese día también es el momento de la ceremonia de los upsherin, el primer corte de pelo de los niños de tres años, mientras sus padres agasajan a los presentes con vino y dulces.

El 18 de iyar, el 33 del Omer, si se prefiere, también es un día en que los jajamín de La Galilea ayunaban en recuerdo de Yehosúa Ben Nun. Según la tradición ese día no sólo Bar Yojai habría muerto sino que también habría nacido.

Peregrinación a la tumba de Rashbi en 1920