LOS PASTORELLS Y LA MATANZA DE MONCLÚS

Al norte de Aragón, la judería de Monclús fue asolada  por los franceses de la  Segunda Cruzada de los Pastorcillos.


A finales del S XIII y  principios del S XIV toda Europa sufre una crisis -una ruptura de equilibrio- en la que no hay relación positiva entre el número de personas y el número de alimentos, con la peste negra asolando hasta límites insospechados. En estas condiciones que la Historia llama la muerte de la Edad Media, se produce en el sur de Francia  “La Segunda  Cruzada de los Pastores”, movimiento popular, multidudinario de una gente que se creía descendiente de los pastores evangélicos de Belén ….y que por eso se hacían llamar Los Pastorcillos, los pastorellos. En realidad, una banda de  andrajosos sin recursos que tras el fracaso de la Séptima Cruzada  se rebelaba contra sus propios reyes haciéndose  disculpar en sus fechorías con el presunto hecho de haber recibido el mandato divino de luchar contra los musulmanes que había en la Península Ibérica.

En el mes de mayo de 1320, vagabundeando por el sur de Francia, vieron que el tiempo les permitía atravesar los Pirineos y entrar en Aragón por los puertos del río Cinca, los valles de Bielsa y Broto, hoy provincia de Huesca.

Aunque presuntamente su objetivo era unirse a las huestes del hijo del Rey Jaime y llegar así  hasta Granada, su primera parada fue en la población de Monclús, donde había una judería que se dedicaba básicamente al préstamo para toda la comarca, dinamizando así la vida comercial de todas las localidades aledañas.

El jueves 3 de julio, los pastorells, ayudados por diversos vecinos del país, asediaron Monclús y procedieron al asesinato de la mayor parte de los judíos, saqueando la judería.

En los archivos consta el asesinato de 35 judíos, pero en realidad debieron ser muchos más. Algunos se convirtieron al cristianismo  -unos diez- y de unos 17 no se sabe nada, posiblemente huyeran hacia los montes o se refugiarían en alguna casa de cristiano amigo. Incluso podría ser que no estaban en Monclús en ese momento.

Luego, los pastorcillos se llegaron a Barbastro, donde vendieron los robado a los que mataron: sayuelas, tabardos y tabardillos, túnicas, velos y espalderas,  ceñidores  y  vestidos, entre las prendas de vestir; pero también  alhajas,  anillos de oro y plata, frontaleras  de perlas, pulseras , botones de perlas, limosneras etc. El prior de Naval compró  artilugios  que eran de Bonafós Gallipapa y su esposa: una taza de plata, un mortero de cobre, ropas y otros bienes que después tuvo que devolver. Diversos objetos de oro y plata fueron vendidos a un platero de Lérida. La pieza de mayor valor, robada a los judíos, era la corona de la Torá ,  de plata; se indagó mucho para intentar saber su paradero, sin resultados positivos.

Fue el principio del fin para el pueblo: los judíos que quedaron vivos decidieron marcharse a otras aljamas, y los cristianos, con el tiempo, también tuvieron que dejar el pueblo porque con la marcha del negocio del prestamismo la localidad se vio inmersa en la crisis económica total.

Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito de www.sfarad.es y sin citar el enlace original completo”www.sfard.es/5274-2 “.
Copyright © 2017-2018 www.sfarad.es. Todos los Derechos Reservados.