ABRAHAM JAIM DE LUCENA

 Apunte biográfico de uno de los primeros judíos de New York.


  En 1601, las fuerzas navales de las Provincias Unidas de los Países Bajos invadieron los territorios que el Reino de Portugal en América había obtenido por el Tratado de Tordesillas (y también invadieron las posesiones lusas en Africa y Asia; esta inestabilidad fue aprovechada por  los británicos, aliados de los holandeses, para quedarse con Malaca, Ceilán y Malabar) Cuando decimos que los Países Bajos invaden territorios coloniales de Portugal en realidad estamos refiriéndonos a una consecuencia internacional de la Guerra de Flandes entre los Países Bajos y el Reino de España, pues en ese tiempo Portugal está anexionada a España.

 Los judíos de origen hispano-luso que se habían refugiado de la Inquisición en Amsterdam y habían decidido emprender la aventura americana se asentaron en la ciudad de Recife, capital de la provincia de Pernambuco. Entre 1630 y 1654, Recife estuvo bajo mandato neerlandés y es el período en que se construye la primera sinagoga del continente americano. Cuando el conde de Nasau, gobernador de la plaza, regresa a los Países Bajos, surge un levantamiento de los portugueses, que culmina con la expulsión de los holandeses en 1654. Los judíos, pensando que con los portugueses vendrá el Tribunal de la Inquisición, se van de Recife hacia Jamaica. Pero tienen un problema cerca de Cuba y parte de ellos -23 familias- embarcan en otra nave con destino a una plaza neerlandesa, Nueva Amsterdam. Para su sorpresa, el gobernador de la colonia , Peter Stuyvisant, no les acoge con los brazos abiertos. No obstante fundan la congregación de Shearith Israel, hoy por hoy el epicentro de mayor prestigio entre la comunidad sefardí de Nueva York.

Una de esas 23 familias fundadoras fue la de Abraham Haim de Lucena, el cual habría nacido en Recife unos pocos años antes del abandono de la ciudad por la comunidad. Por supuesto, como queda claro por el toponímico apellido, la familia en sí procedía de la localidad cordobesa de Lucena, donde hasta la invasión cruenta de los almohades había brillado una comunidad de gran esplendor rabínico.

Abraham de Lucena, en Nueva Amsterdam (hoy N.Y.C) estudió en la primera sede de Shearith Israel y se convirtió en rabino; luego, se casó con Rajel, también hija de aquellas familias fundadoras, y formaron una familia de cinco hijos: Samuel, Rebeca, Moshé, Esther y Judith. Paralelamente a la labor rabínica se dedicaba también al comercio, pues consta que le negaron en 1710 al licencia para la exportación de trigo. Es el año en el que se convierte en el rabino mayor de la ciudad, por lo cual en tanto que hombre de religión queda exento de sus obligaciones como ciudadano, es decir, pago de impuestos. Quizás por eso se podía permitir donaciones como la que hizo para construir el campanario de la iglesia de la Trinidad. Abraham de Lucena falleció en 1725.

 Su primogénito, Samuel, nacido en 1711 -en cuanto su padre fue ordenado rabino de la ciudad- recibió la naturalización estadounidense en 1754, pero dejó de vivir en Nueva Amsterdam y pasó a vivir en Filadelfia, donde abrió un negocio de corretaje con Europa. No le debía ir mal: por un lado, se podía permitir hacer donaciones para la construcción de la sinagoga de Mikve Israel; porotro lado, había conseguido que Luis Gómez, el judío más rico de Nueva Amsterdam -también de las 23 familias fundadoras- consintiera casar a su hijo Mordejai -nacido en las Barbados-  con Rebeca de Lucena, que pasa a llamarse Rebeca Gómez. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Rajel, Abraham, Eve, y Moshé. No vivieron juntos muchos años: Mordejai murió en 1759 y estaba casado con Rajel en segundas nupcias, pues había estado primero casado con Rajel Campos, fallecida en 1736.

Eve Esther casó con Uriah Hendricks, y fueron de los más ricos judíos de Nueva York en el S XVIII.

 

Bibliografía:

  • J.R. Rosenbloom, A Biographical Dictionary of Early American Jews (1960), 101

 

  • .