ANTONIO FERNANDEZ DE CARVAJAL

 Un judío de origen canario, nacido en Portugal, que fue el primer judío naturalizado como inglés allá por el S XVII.


Su familia, canaria, emigró a Fundao, pequeña localidad portuguesa junto a la frontera de lo que hoy es Extremadura -a unos 40 kms en línea recta de Hervás, do judíos los más. Y en este lugar fue donde nació en el año de 1590. Pero cuando el acoso inquisitorial en Portugal se hizo insoportable, regresó a las Islas Afortunadas, donde compró muchas propiedades y desde donde empezó a tejer sus redes comerciales internacionales. En 1635 pasó a Londres, donde recibió licencia para el comercio del maíz y desde donde manejó sus barcos propios con las Indias Orientales y Occidentales, Brasil, y el Levante, traficando con  pólvora, vino, pieles, cuadros, cochinilla, y especialmente  plata, de la cual se informa que traía unas 100,000 libras de la época al año. Aunque nominalmente era un súbdito portugués, sus barcos estaban por decreto exentos de incautación…

En 1655, a él y sus dos hijos,  se les otorgó la ciudadanía como sujetos ingleses (la patente, una forma burocrática de naturalización británica ,  ya anacrónica,  está fechada el 17 de agosto de ese año) Al año siguiente, estalló la guerra de Inglaterra contra España, con lo que sus propiedades canarias eran susceptibles de poder ser embargadas, ahora que era un súbdito inglés….pero el mismo Oliver Cromwell, por el cual los judíos pudieron volver a Inglaterra, medió para que los bienes de Carvajal fueran transportados desde Canarias en un barco inglés con bandera holandesa.

Regalo de ben Israel a Cromwell

Cuando Menashe Ben Israel llegó a Inglaterra en 1655 para solicitar al Parlamento el regreso de los judíos a Inglaterra, Carvajal -que no tenía motivos para tal empresa porque su estadía en Inglaterra estaba más que asegurada-  se asoció con la petición de ben Israel para sin duda alguna utilizar la fuerza de su influencia; él fue una de las tres personas  bajo cuyo nombres se adquirió el primer cementerio judío.

Carvajal, además de  haber adelantado dinero al Parlamento , fue de gran utilidad para Cromwell en la obtención de información sobre las actividades de los realistas en Holanda (1656). Uno de sus sirvientes, Somers, alias Butler, y también un pariente, Alonzo di Fonseca Meza, actuaron como agentes de la inteligencia para Cromwell en Holanda, e informaron acerca de impuestos, finanzas y espías realistas, así como de  las relaciones entre Carlos II y España.

Carvajal murió después de una cirugía de cálculos biliares el 10 de noviembre de 1659.