BENDIGAMOS

Cántico de la tradición sefardí para la bendición de los alimentos, Birkat Ha´mazón.


La judería ibérica, hispano-portuguesa, y por ende, toda la diáspora sefardí, desarrolló a lo largo de los siglos una serie de rasgos distintivos que van mucho más allá del folclore y la gastronomía -sectores que,  para algunos,  son el sefardismo en sí, sin ir más allá, minusvalorando el ingente acerbo cultural del orbe sefardí.

Una muestra de estas tradiciones es el himno titulado “Bendigamos”, que se cantaba tras las comidas -tras la bendición de Birkat Ha´Mazón.

Hay dos teorías sobre su origen. Por un lado, probablemente se originara  entre los judíos de habla hispana de Burdeos, donde ahora se canta en francés usando una traducción de David Lévi Alvarès. Desde Francia,  fue llevada a las Indias Occidentales Holandesas (Curazao) a mediados del siglo XIX y desde allí llevada a Nueva York y Amsterdam.

Por otro lado,   la canción puede haberse originado  ya por los judíos de la Península Ibérica,  los que luego se radican en distintos lugares del  Imperio Otomano y en los Países Bajos. Originalmente pudo haber sido escrito como una forma secreta de decir la Birkat Ha´Mazon.

Coro de la sinagoga hispano-portuguesa de Londres, Bevis Marks

El texto que hoy es popular -por ejemplo en el repertorio del Coro de Bevis Marks-  está traducido al español contemporáneo por el rabino David de Sola Pool, líder de la comunidad sefardí de los Estados Unidos en el S XX (falleció en 1972) Es por eso que es cantada en la congregación Shearit Israel, de Nueva York,  en la fiesta de Sukot, así como en Shabatot y  en celebraciones privadas. La melodía , que es una de las melodías españolas y portuguesas más conocidas y queridas,  es utilizada también para la Canción del Mar (en el servicio matutino de Shabat) y, a veces, en  el “Hallel” del primer día del mes hebreo, rosh jodesh.

También se canta en distintas  comunidades judías en el norte de Brasil (Manaus y Belem), y hay que decir que fueron miembros de estas comuidades quienes recuperaron  la melodía, que permanecía guardada en las tradiciones de  Marruecos en el siglo XIX.

Al final, se canta en hebreo .הוֹדוּ לַיָי כִּי־טוֹב. כּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ, Hodú L´Adonai Ki tov, Ki l´olám jasdó. Demos gracias a Adonai por su bondad y por su infinita piedad.

El canto está estudiado por Solomon, H.P. en 1969, y en 2012 por Edwin Seroussi, musicólogo de la Uiversidad Hebrea de Jerusalén.

Aquí podemos escuchar cómo suena , con la voz del rabbi Shuviel Maaravi

 

En ladino, el texto es

Bendigamos al Altisimo,
Al Senyor ke nos krio,
Demosle agradesimiento
Por los bienes ke nos dio.

Alavado sea su Santo Nombre,
Porke siempre nos apiado.
Load al Senyor ke es bueno,
Ke para siempre su mersed.

Bendigamos al Altisimo,
Por su Ley primeramente,
Ke liga a nuestra rasa
Kon el sielo kontinuamente,

Alavado sea su Santo Nombre,
Porke siempre nos apiado.
Load al Senyor ke es bueno,
Ke para siempre su mersed.

Bendigamos al Altisimo,
Por el pan segundamente,
I tambien por los mandjares
Ke komimos juntamente.

Pues komimos i bevimos alegremente
Su mersed nunka nos falto.
Load al Senyor ke es bueno,
Ke para siempre su mersed.

Bendita sea la kaza esta,
El ogar de su prezensia,
Donde guardamos su fiesta,
Kon alegria y permanensia.

Alavado sea su Santo Nombre,
Porke siempre nos apiado.
Load al Senyor ke es bueno,
Ke para siempre su mersed.