CARDONA LOCALIZA LA UBICACION DE SU JUDERÍA

 El municipio barcelonés ha sabido a través de unas actas notariales antiguas en dónde se encontraba la judería de la localidad.


Cardona, hoy, es un pequeño pueblo de apenas unos cuatro mil habitantes, pero en la antigüedad  -el castillo es del S IX- fue una plaza importantísima : en el S. XV, los duques de Cardona  eran, tras la Casa Real,  la familia más importante de la Corona de Aragón, conocidos como “los reyes sin corona”, de tan  extensos dominios como disponían  en todo el condado  de  Cataluña, reinos de  Aragón y Valencia, con vínculos dinásticos con las casas reales de Castilla, Portugal, Sicilia y Nápoles. Ni Napoleón pudo con el pueblo. Hoy es un feudo independentista.

El descubrimiento de la judería no es in situ, sino documental., a través de unos papelorios de 1426 que hablan de la extinta judería, no sólo de su ubicación sino también de su desarrollo y formas de vida.

Los resultados de la investigación fueron presentados ayer en la Casal Graells -sede del Archivo Municipal y la Fundación Cardona Histórica. Dirigieron el acto de presentación Manel Forcano, director del Instituto Ramon Llull -poeta y  divulgador del  mundo hebreo- y el doctor Andreu Galera, director del Archivo Histórico de Cardona.

 

Casal Graells

Al tenor de estos documentos, la judería de Cardona se ubicaba en la parte alta de la poblabción, en la zona conocida como La Serra,y más concretamente en donde hoy se levanta el Instituto de Secundaria de S. Ramón .

A esta conclusión se ha llegado tras un par de años de investigación minuciosa de los fondos notariales referentes a Cardona. Concretamente, los que van desde el 1359 hasta el 1430, periodo que coincide con las últimas fases de las comunidades judías en el periodo bajomedieval. Según remarca Andreu Galera, esta inmersión en los fondos notariales se tradujo en el vaciado detallado de 69 protocolos (o libros) que sumaban unos 9.000 folios y que han permitido reunir 1.010 referencias o documentos en torno a la comunidad judía local.

El origen de esta investigación viene por tras la construcción de un campo de fútbol que sacó a la luz una necrópolis. Al estudiar estos hallazgos arqueológicos empezó a aflorar el mundo de los judíos de Cardona. Pero el cementerio no es judío. La judería estaba eso sí a un km de  ese cementerio.

Los documentos hablan de compras y ventas de inmuebles, deudas y finanzas de prestamista, noticias sobre el lucrativo comercio del azafrán, en un call que debía tener no más de quince familias.