HA´RAMBÁN

Uno de los mayores nombres de la intelectualidad rabínica en la Edad de Oro del judaísmo en Sfarad.


Ha´Rambán –Rabí Moshé Ben Najmán-para el mundo ajeno al judaísmo  -las fuentes cristianas- es llamado  Bonastruc Ça Porta (SAPORTA) e incluso, en griego, Najmánides.

Su casa
Su casa en Gerona

La fecha de nacimiento es el año 4954 ( 1194) y el lugar, la bonita ciudad de Gerona -la Gerunda romana- que en tiempos de los musulmanes se entregó al Imperio de Carlo Magno y, luego, el condado carolingio pasó a ser vasallo del condado de Barcelona. En tiempos del Rambán, la ciudad estaba regida por la Corona de Aragón en la persona del rey Pedro II, padre de Jaime I El Conquistador. Si bien extendió la Corona hasta Ademuz, hoy Valencia, su reinado está marcado por la frustración: no consiguió extender su reino por el mediodía francés ni casándose por razón de estado con María de Montpellier ; y el Papa, influido por la reina consorte,  no le concedió la bula para casarse con María de Montferrato, heredera que fue del reino cruzado de Jerusalén.

La familia del Rambán -o lo que sabemos de ella-  estaba emparentada  por vía materna con el rabino Yona Girondi , rabino mayor del condado,  de quien el Rambán era primo carnal.  Además de primo también fue luego su suegro, pues Shlomó, el hijo del Rambán, se casó con la hija de Yona. En 1264, muchos Pesajim después, cuando Yona muere, el Rambán lo sucederá en el cargo de rabino mayor. Hay que decir que a pesar de estos lazos familiares y políticos de rabinato, había entre ellos una diferencia intelectual: Yona fue acérrimo opositor a la filosofía del Rambám, mientras que Ha´Rambán es fiel admirador e incluso difusor aunque no por eso deje de cuestionar asuntos tratados por Maimónides, como es por ejemplo el caso de la visita de los ángeles a Abraham.

Pero todo eso fue al final. Para entender la significación profunda del legado rambánico, de no poco calado para todas las generaciones posteriores, hay que conocer su germinación.

Mientras en la sierra de Jaén se producía la decisiva batalla reconquistadora de Las Navas de Tolosa,  1212, el Rambán se aplicaba al estudio con r. Yehudá bar Yakar, rabino francés establecido en Sfarad, que le instruyó en la ciencia teológica de los tosafistas, los  Ba´alei Tosafot (tosafá, añadidos)  Los tosafistas son así llamados porque añadieron comentarios a los escritos de Rashi y estas novedades  son parte profunda de las innovaciones propias de la era rabínica de los Rishonim. El Rambán, era, por así decirlo, un rabino moderno en su tiempo, ya que la lista de tosafot completa se publica sólo en el S XVI y el ya andaba en ello alboreando el  S XIII. También estudia con r. Natán Ben Meir, otro rabino occitano, de Arlès.

Y de aquí -de la convergencia de la sabiduría de los rabinos de la Edad de Oro sefardí, que están llegando desde Babilonia al Al Andalus y a Corona de Aragón con las sabidurías askenazíes de los tosafistas-  irá surgiendo su grandeza intelectual como  comentarista tanájico, erudito talmúdico, médico y filósofo, cabalista e incluso  poeta.

Su sello

Siendo aún un mozalbete, escribió una paráfrasis al Libro de Job y, poco después, una de sus grandes obras, Los Cinco Libros de la Torá, explicando el sentido filológico de los conceptos, explorando las mitzvot del texto, relacionándolas con los midrashím de los Sabios y sus significaciones internas.

También escribió  comentarios al Cantar de los Cantares, y el famoso comentario a Isaías 53, un asunto que coleteaba desde los tiempos de Jazál, en los primeros siglos del milenio, cuando redactaban el Talmud.

El Rambán fue el primero de los  comentaristas de La Torá en tratar los asuntos en cuatro planos (cuyo origen es Jazal)  Lo que la cristiandad, admirada, llamó  quattuor sensus scripturae:

  1. litteraliter : interpretación literal
  2. anagogice : interpretación tipológica de los eventos como generadores de eventos
  3. allegorice : interpretación alegórica, una sucesión de metáforas sobre la historia de la providencia divina.
  4. mystice: interpretación cabalística, lo que él llama, el camino de la Verdad.

Además, como no había hecho bastante, fue un gran talmudista desde la yeshivá que presidía en Barcelon, y parte de su obra forma un compendio de textos destinados a defender los ataques que recibían los rishoním sefardíes -sí, ya había esto entonces. En ese marco se encuadran obras como Las Guerras del Nombre (entendiendo nombre como eufemismo divino, Ha´Shem) El Libro del Derecho, la Defensa de los Libros del Rambám. Y por supuesto, literatura cabalística como el Libro de la Guematría.

Se le presuponía tal conocimiento profundo del judaísmo que ya en tiempos de Jaime I de Aragón se le pidió enfrentarse con un con converso ya llamado Pablo Cristianao en lo que pasaría a la Historia como la Disputa de Barcelona, una confrontación teológica entre el cristianismo y el judaísmo que tuvo lugar el 20 de julio de 1263, ​​frente al rey, los ministros y monjes de la Orden Dominicana de la Iglesia Católica, de la cual surge en última instancia la Inquisición.

El Shabat posterior al fin de la Disputa, en la sinagoga mayor de Barcelona, el Rambán realizó una lectura de la parashá de “VA´ETJANÁN” que fue incluso publicada de tanto éxito como tuvo. Jaime I lo premió con 300 ducados por haber defendido tan bien el judaísmo. Poco después, en 1267, esta gloria del judaísmo rabínico en Sfarad partió a la Tierra de Israel para nunca volver.

Como era entonces habitual, desembarcó en el puerto de Ako, subió a Jerusalén, donde fundó una sinagoga en el Monte Sión que luego se trasladó al interior del barrio judío, y que hoy sigue llevando su nombre,  siendo hoy LA SINAGOGA MÁS ANTIGUA DE LA CIUDAD VIEJA. 

En esta sinagoga, como recuerdo emblemático de su paso por la Ciudad Santa,  se puede ver en la pared  una reproducción de la Epístola a su hijo, Igueret ha´Rambán, una muy famosa  misiva entregada a su hijo , que se quedó en Sfarad, y que comienza con una cita de los Proverbios. Adjuntamos traducción de un rabino de Bnei Brak:

 

Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre y no descuides La Torá de tu madre (Mishlé/Proverbios 1:8).

Adquiere el hábito de hablar siempre calmadamente a todo hombre y a toda hora. Y con ésto te salvarás de la ira, un serio defecto de carácter que hace pecar a los hombres. Como dijeron nuestros Rabinos (Nedarim 22ª): Quienquiera que estalla en ira, todo tipo de infiernos (Gehinam) dominan sobre él, como está escrito (Kohelet/Eclesiastés 12:10), “Destierra la ira de tu corazón y aparta el mal de tu carne”. “Mal” significa aquí Gehinam, como leemos (Mishlé/Proverbios 16:4): “…y los malvados están destinados al día del mal”.

Una vez que te hayas salvado de la ira, la cualidad de la humildad entrará en tu corazón. Esta cualidad es la mejor de todos los rasgos admirables (ver Avodah Zarah 20b), porque (Mishlé/Proverbios 22:4), “Siguiendo a la humildad llega el temor a D-os”. A través de la humildad también llegará a tu corazón la cualidad del temor a Dos. Hará que siempre pienses acerca de (ver Avot 3:1) tu proveniencia y de tu destinación, y que mientras estás vivo eres siempre como un gusano, y lo mismo después de tu muerte.

También te recordará ante Quién has de ser juzgado, ante el Rey de la Gloria, y está escrito (Melajim I/Reyes I 8:27; Mishlé/Proverbios 15:11), “Ni siquiera el cielo ni los cielos del cielo pueden Contenerte” – “¡Cuánto menos el corazón de los hombres!” También está escrito (Yirmeyahu/Jeremías 23:24), “¿Acaso no lleno Yo cielo y tierra? Dice D-os”.

Y cuando pienses en todas estas cosas temerás de tu Creador y te protegerás del pecado y con estas cualidades serás feliz con tu porción. Y cuando actúes humildemente y te averguences de todo hombre y les temas, y te cuides del pecado, el espíritu de la Shejina y la radiancia de Su Gloria y la vida del Mundo por Venir descansarán sobre ti. Y ahora, hijo mío, entiende y observa que el que se enorgullece en su corazón sobre las criaturas, se está rebelando contra la Realeza de D-os, porque se está adorando a sí mismo con las vestiduras del reino de los Cielos, como está escrito (Tehilim/Salmos 93:1), “Hashem reina, El viste ropas de orgullo”.

¿Y con qué habría uno de sentirse orgulloso? ¿A causa de la riqueza? D-os lo hace a uno pobre o rico (Shmuel Alef /Samuel I 2:7). ¿Es a causa del honor? Pertenece a D-os, como leemos (Divrei Hayamim Alef/Crónicas I 29:12), “Riqueza y honor vienen de Ti”. ¿Así que, cómo podría uno adornarse con el honor de D-os? ¡Y alguien que está orgulloso de su sabiduría seguramente debe saber que D-os “aparta el habla de hombres locuaces y quita el razonamiento de los sabios” (Iyov/Job 12:20)!

De modo que vemos que todo el mundo es igual ante D-os, ya que con Su ira El rebaja a los orgullosos y cuando El lo desea El levanta a los que están abajo. ¡Así que rebájate y D-os te elevará!. Por consiguiente, ahora te explicaré cómo comportarte siempre humildemente.

Todas tus palabras serán amables, con tu cabeza inclinada, tus ojos viendo hacia el piso y tu corazón enfocado hacia arriba. No mires al rostro de la persona con quien estás hablando. Considera a todo el mundo como mayor que tú . Si él es sabio o rico, debes darle respeto. Si él es pobre y tú eres más rico –o más sabio- que él, considera que eres más culpable que él, y que el es más meritorio que tú, dado que cuando él peca lo hace por error, ¡mientras que tú lo haces deliberadamente!

En todas tus acciones, palabras y pensamientos y en toda hora, considera en tu corazón como si estás parado ante D-os, con su Shejina encima de ti, porque Su gloria llena el mundo entero. Y tus palabras serán con temor y espanto, como un esclavo de pie ante su amo. Avergüenzate ante todo el mundo.

Cuando alguien te llama, no contestes en voz alta, sino gentil y suavemente, como alguien parado ante su amo.

Cuida de estudiar siempre la Torá diligentemente, de modo que seas capaz de cumplir sus mandamientos. Cuando te levantes de tu aprendizaje reflexiona cuidadosamente acerca de lo que has estudiado, a fin de ver qué hay en ello que puedas poner en práctica.

Examina tus acciones todas las mañanas y todas las noches, y de esta manera en todos tus días habrá teshuvá(arrepentimiento). Concéntrate en tus Tefilot removiendo todas las preocupaciones mundanas de tu corazón. Prepara tu corazón ante D-os, purifica tus pensamientos y piensa en lo que vas a decir antes de sacarlo de tu boca.

Y así harás todos los días de tu vana vida y no pecarás. De esta manera, todos tus palabras, acciones y pensamientosrectos y tu Tefila será pura, clara, limpia, devota y aceptable a D-os, pues como está escrito (Tehilim/Salmos 10:17), “Cuando su corazón está dirigido a Ti, escúchales”.

Lee esta carta al menos una vez por semana y no descuides ningún aspecto de ella. Cumple con su contenido y, al hacerlo, camina con ella para siempre por los senderos de D-os, Bendito sea, de modo que tengas éxito en todos tus caminos.

Así tendrás éxito en todos tus caminos y merecerás el Mundo por Venir que se encuentra escondido para los Tzaddikim. Y cada día que leas esta carta el cielo responderá siempre conforme a los deseos de tu corazón. ¡Amén, Sela!

Rabino Moshe Levy

 

Durante su visita a Jerusalén,  pasó por la Tumba de Raquel, y  tras visitar la Majepelá en Jebrón  regresó a Ako, donde dio el Sermón de Rosh Hashaná en 1269. A partir de este momento no tenemos más datos.

Varias tradiciones  indican que su sepultura está en Jerusalén (en Siloé, para más señas, en la cueva del rabino Ovadia de Bartenura), otros dicen que está en  Jaifa, otros que en Jebrón (donde  sí es cierto que el tenía planeado ser enterrado) La  más plausible es la que lo entierra en las faldas del Monte Carmelo.  El sello personal del Rambán fue descubierto en 1972 en Tel Kison, en la parte sur de Akko.

Cenotafio de Rambán en Jebrón