LOS JUDÍOS DE SUDÁN

Algunas notas sobre la poco conocida comunidad de Sudán, hoy totalmente inexistente, pero que en su tiempo fue flroeciente.


El 23 de octubre de 2020, la República de Sudán firmaba el reconocimiento del estado de  Israel y la normalización de las relaciones bilaterales entre ambos países. Pero Sudán tiene una relación con el judaísmo que, al menos, está documentada desde el S XIX.

  Egipto perteneció al Imperio Otomano desde el año 1517 y, excepto durante la ocupación francesa – de 1798 a 1801- el eyalato egipcio perduró hasta 1867. Durante esos siglos, muchos judíos otomanos -sefardíes- vivieron en distintas comunidades egipcias. En 1840 se produjeron una serie de libelos de sangre en Alejandría,y es quizá ese el motivo por el cual muchos judíos decidieron emprender una nueva vida en otro lugar más al sur, concretamente en las localidades sudanesas de Omduman y Jartún, donde confuyen el Nilo Azul y el Nilo Blanco. El Africa negra.

Al sur de la primera catarata del Nilo, según el relato tanájico, era el País de Kush (término hebreo que designa a los de raza negra) donde reinaban los cusitas, que los griegos llamaron nubios. Muchos siglos después, cuando en el S XIX los rosáceos británicos llegaron a Egipto, los gobernadores que regían el territorio acabaron por dimitir de sus cargos, propiciando la autoproclamación de máximo oligarca de Mohamed Ahmed. Este, imbuido de islamismo, calificaba a los otomanos, enemigos de los británicos, de musulmanes infames. Y a las ocho familias judías que había en 1881 en Sudán, de las cuales siete eran sefardíes, y residentes en la ciudad de Omurdam,  fueron obligadas a convertirse al mahometanismo. En septiembre de 1898, el general Kitchener y 20.000 soldados anglo-egipcios, incluido un joven Winston Churchill, entraron en Omdurman y recuperaron el control del Sudán. Fue entonces cuando llegó el ferrocarril, que facilitó mucho el comercio de los judíos.

Con la llegada de los británicos, 36 familias se autodeclararon judías y retornaron al judaísmo. Con las evidencias del desarrollo económico de la nueva etapa, a estos retornados se les unieron más judíos egipcios, iraquíes y sirios. En 1905, Farag Shua, un comerciante judío-egipcio,  emigrado a Sudán en 1900, estableció una sinagoga improvisada en una pequeña habitación alquilada y comenzó a enseñar Torá, hebreo y oraciones judías a niños judíos. Luego, en 1908 recibieron a un rabino marrqouí, r Malka y organizaron una comunidad. Con dos mikves. Una en la sinagoga y otra en casa del rabino. Y con sohet y moel. Pero los niños estudiaban en un colegio católico dirigido por italianos. Hacia 1930 eran unas 1000 familias.

Gabriel R Warburg, profesor de Estudios del Oriente Medio en la Universidad de Jaifá, especialista en la historia de Sudán, cuenta que una de las  primeras familias judías de Sudán  fue  la de Moshé Ben Sión Koshti, hijo de un rabino de Jebrón. Nacido en 1842 y que había emigrado, primero a Egipto y luego  a Sudán,  con su esposa,  una judía que había llegado a Jebrón desde Esmirna. Su nombre de  converso forzado fue Musa Basiyouni y ofició como asesor financiero del califa. En cuanto le fue posible retornó al judaísmo.

Yvonne Cohen, miss Sudan 1956 (en Egipto no pudo ser por ser judía)

En 1909, en Omurdam, nació Eli Malka, que a fines de S XX escribirá la Historia de los Judíos de Sudán, donde vivió hasta mediados de los ´60. En ese momento pasó a vivir en Suiza y luego en Estados Unidos. Era hijo del rabino mayor de Sudán, Shlomo Malka, fallecido en 1949 y que escribió en hebreo la historia de la judería sudanesa. Por desgracia ese manuscrito se ha perdido. Sólo conocemos los detalles que recordó en un libro otro de sus hijos, David. R. Shlomo Malka había nacido a principios del S XIX en Marruecos, y llegó a Sudán después de haber pasado por Palestina.  Estudió en Tsfat pero no lo podían ordenar rabino porque no estaba casado. Buscaron una esposa en Marruecos y después de la boda fue ordenado rabino en Tiberias ; al poco tiempo, fue enviado a Jartún por el rabino jefe de Alejandría. Sus sermones fueron publicados en un periódico judío de El Cairo, y publicados hace unos años como libro.

Al principio no tenían sinagoga, pero eso cambió en 1926, cuando pudieron comprar el solar donde se edificó la sinagoga. Para los años ´30 en Sudán tenía mil miembros que socializaban entre deporte y eventos varios en el Macabi Club.

El último presidente gue Ishag Mousa El Eini, que fue elegido para el puesto en 1965, ocupando el cargo hasta 1970. Para ese entonces los daños colaterales de la Guerra de Los Seís Días se expresaban en Sudán con un total abandono del país por parte de los judíos.

Purim en Jartúm

En 1975,  después de vandalizaciones varias, algunos miembros prominentes de la comunidad organizaron una transferencia aérea de restos humanos del cementerio judío de Jartum; se  organizó una ceremonia de sepultura en el cementerio de Givat Shaul,  Jerusalén . Desde 2015 sólo quedan en Sudán quince tumbas, que consta han sido profanadas.

En 1975, varios miembros prominentes de la comunidad organizaron un traslado aéreo de algunos de los restos humanos del cementerio judío en Jartum y se organizó un nuevo entierro en Jerusalén después de que se publicaran varios  informes de profanación y vandalismo . Los cuerpos fueron trasladados y enterrados nuevamente en el cementerio de Givat Shaul en Jerusalén.  En 2005, quedaban al menos 15 tumbas judías en el cementerio judío de Jartum. Sin embargo, en los últimos años, incluso estos han sido profanados y el sitio se utilizó como vertedero de piezas de automóviles usadas. En el último año se han realizado esfuerzos para preservar y limpiar el cementerio .

La sinagoga fue vendida y demolida en 1986. Ahora es un banco.