LOS PEREIRA

La floreciente dinastía sefardí de los Pereira , factores determinantes del desarrollo de Francia  y, hasta cierto punto, también de España.


Y. PereiraDel primer Pereira que se tiene noticia es de Ya´kov Pereira, que fue a nacer en la localidad de Berlanga, hoy provincia de Badajoz y comunidad de Extremadura. O por decirlo de otra forma, a pocos kms. de Llerena, donde en 1508  se levantó un tribunal de la Inquisición.

Ya´akov Pereira  – o Francisco Antonio Rodrigues-  era hijo de Abrao Rodrigues Pereira y Abigail Rivka; nació el 11 de abril de 1715, pero la familia, cripto-judía, no era española, sino portuguesa (de Chacim, junto a Braganza)  Desde allí, su padre ,  Abrao,  había venido a España en 1698. Luego, dos hijas y dos hijos del matrimonio aparecen en Francia con la madre, concretamente en Burdeos, donde pueden abandonar el cripto-judaísmo. Ya´akov pudo así ser circuncidado a la edad de 26 años. Se dedicó al estudio de los sordomudos y en 1749 se instala en París, se casó con una joven judía portuguesa y fueron padres de seis criaturas.

El primogénito fue Yitzjak, nacido en 1767, que se dedico en Burdeos  a  hacer  pólizas de seguros y que,casado con Rebecca Lopes, fue padre de Emile  e Isaac, dos importantes nombres de la judería sefardí en Francia.

Emile Ya´akov Pereira, nacido en Burdeos  el 3 de diciembre de 1800, se dedicó a las finanzas y la política. En 1822 se instaló en París, a la vera de su tío Isaac Rodriguez  Henriques,  banquero bordelés, casado con Sarah  Sophie, hija de Mordejai Lopes. En esos años el tío era el secretario del Grand Sanhedrin (restaurado burocráticamente por Napoleón) y una hija suya se había casado con el  hijo del gran rabino de Burdeos, r. Abraham Andrade. Emile se casó con su prima Rajel y tendrán cinco hijos de los que hablaremos después.

Emile Y Pereira

Fundador de la sociedad de crédito mobiliario, no sólo en Francia, sino también la de España,  también fue  administrador del crédito agrícola francés; y  propietario del famoso Grand Hotel du Louvre, desde donde el pintor Camile  PISSARRO, cuando ya no podía pintar al natural, pintó las conocidas vistas de las calles de París. (Los nazis lo ocuparon para hacer el cuartel general de la SS. ) Como mecenas y defensor de las artes que fue, Pereire, tomó la iniciativa de la exposición de las obras de Paul Delaroche en el Palacio de Bellas Artes así como del embellecimiento arquitectónico  de París en el Segundo Imperio: la finalización de la Rue de Rivoli, el avance de los bulevares de Sebastopol, Haussmann, Malesherbes, o del Príncipe Eugenio y la creación del distrito de Monceau,  y hasta él mismo dio  su nombre a un bulevar que desemboca en la Avenida de la gran Armada (la parte de atrás del Arco del Triunfo según llegas desde los Campos Elíseos) , por eso existe una estación de metro a su nombre y una plaza en el distrito 17.

Madame Pereire

Emile  también se dedicó a construir redes ferroviarias -entonces un avance tecnológico de asombrosa vanguardia . Y no sólo en el norte de Francia, sino también la vía férrea del Ródano y el Loira, así como las de otros países, como Austria, Rusia, Suiza y España.

Casado con Rachel Henriques, madame Emile Pereire, fueron padres de cinco retoños. A Cecile y a Claire las casaron con  banqueros; Henry fue administrador de la vía férrea del Midi. Emile fue administrador delegado de la Compañía Ferroviaria del Norte de España, que así se llamaba Renfe hasta 1941.

Fanny , la hija mayor, se casó con su tío Isaac, nacido en noviembre de 1806 ; como su hermano, también se dedicó al mundo del ferrocarril y, además, era miembro del comité francés del Banca Otomana. En tanto político, fue diputado de la región de los Pirineos Orientales, accionista del periódico suizo en lengua francesa La Liberté, y que para honrar a su abuelo fue pionero de la ortofonía y de los cuidados de los sordomudos.

En 1881, a madame Isaac Pereira se le concedió el honor de nombrar a una rosa con su nombre.

En primeras nupcias se casó con Rachel de Fonseca, con quien engendró a Eugene Pereire. Y una vez viudo, se casó con su sobrina Fanny, con quien tuvo cuatro hijos: Gustave, que fue mecenas, Alfred, que se dedicó a la literatura, siendo fundador  de la sociedad de amigos de la Biblioteca Nacional, de al que fue su secretario. Edouard, que murió con diecinueve años. Y Henriette, casada con un importante abogado y político francés, Eugene Mir, propietario del castillo de Verduron.

Eugene Pereire
Eugene Pereire

Eugene Pereire, nacido en 1831, ingeniero, siguió la tradición familiar con el crédito mobiliario y las vías férreas; su tío y su padre le enviaron a España para  establecer la sociedad  española de crédito mobiliario y dirigir desde Madrid la  Compañía de los Caminos de Hierro del Norte. Dueño del castillo de Aiguefonde, en el departamento de Tarn, se postuló para las elecciones legislativas de 1863 en la segunda circunscripción de este departamento  y fue elegido diputado al Cuerpo Legislativo el 1 de junio de 1863. Dejó la política en 1869 para fundar el Banco Transatlántico y fue presidente del Banco de Túnez, además de otra serie importante de cargos. De su fortuna salió -junto a los Camondo y otros grandes burgueses parisinos-  la donación para la creación de la sinagoga de la calle Buffault, en París, como respuesta sefardí a la askenazí de La Victoire.

Tuvo dos hijas, Alice y Marie, casadas con dos potentados de la banca  Halphen, y una de sus nietas, Noémi, nacida el 29 de junio de 1888,  se casó con el barón Maurice de Rothschild, y ambos serán padres de Edmond de Rothschild.  Su casa fue hospital militar en tiempos de La Gran Guerra y ella fue la fundadora de la Obra Israelita de Seguridad en Campaña.