OSHIK LEVY, MÁS DE MEDIO SIGLO EN LOS ESCENARIOS

Uno de los grandes nombres de la escena en Israel, tanto en el teatro como en la música pop-rock, clásico entre clásicos del mundo del espectáculo israelí .


Oshik Levy es sefardí por los cuatro costados: Asher, que es su verdadero nombre, nació y creció en el  Bnei Brak de 1944. Su padre era hijo de un búlgaro y una yemenita; su madre, hija de una bujarit y un griego. Con todo lo que eso implica en Israel  en la época de los años ´50 ( e incluso hoy mismo)

Cuando le tocó servir en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) participó en la Banda del Comando Central, Lehakat Pikud Ha ´Merkaz (de donde surgieron muchos grandes nombres de la música israelí, ese mundo donde a pesar de los problemas, hay siempre música y motivación a través de la música) Después de la Guerra de los Seis Días las actuaciones televisivas de la Lehaká eran un éxito asegurado. Sus canciones siguen sonando en la radio hoy mismo.

Después formó una banda, Cuarteto del Paseo, y participó en el famoso musical Kasablank, que luego fue una película donde el tema central es la complicada sociología entre askenazíes y sefardíes, los amores inter-étnicos en un barrio de Yafo -Shikun Taú- , con amores contrariados por padres que no quieren a Kasablank, a quien toman por criminal y ladrón, y  quien tiene que demostrar que es todo una calumnia por ser un sefardí de un barrio pobre de Yafo.

A principios de los años ´70 , comienza con el Trio de los Gemelos”  y seguidametne saca a la luz su primer éxito como cantante solista de pop-rock en hebreo: José lejá baraj, Se te escapó el contrato. UN clásico hebreo que todo israelí conoce de memoria.

 Ese mismo año pone música a la película El policía Azulay;  y aunque sus éxitos no son pocos,  consigue el que posiblemente sea su mayor éxito: Balada para un policía (escrita por un nombre mítico de la composición popular en Israel, Ehud Manor)

1974: hace programas de televisión para niños, con lo cual toda una generación crece con su matizada voz . En este programa, Jag Li, Una fiesta para mí, colabora con el grupo Chocolate Chicle y Menta , Ese año , con producción de Mati Kaspi,  saca su segundo álbum, Oshil Levy, en el que se recogen las canciones de toda una época, en compañía de los mejores  músicos de la época, como Riki Gal  o Ruti Navón, con letras de poetisas de la magnitud de Lea Goldberg.  O con temas que marcarán su nombre de por vida, como la muy sionista y estremecedora Vuelve a casa, Yonatán! , que tantas lágrimas ha provocado en la diáspora a lo largo de cinco continentes. La canción está compuesta en Londres, en 1971, casa de Shalom Janoj y el Yonatán de la canción es ni más ni menos que Yonatan Guefen.

Después de un tercer álbum en solitario, participa en el festival de canciones para niños con una canción que habla de una perra llamada Tulik, y más atrde, Un pájaro en la mano. Mientras sigue cantando, continúan sus programas para niños.  Al acabar la década de los ´80 saca a la luz un álbum titulado “Al final de mi infancia”, en el que canta todas las canciones sefardíes que recordaba de su niñez.  A partir de este momento, su vida artística empieza a presentar álbumes recopilatorios con coelgas como Yehuda Póliker y demás, a la vez que participa en distintas series televisivas.

Para finalizar, una canción popular de su infancia cantada por él mismo: